Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El riesgo de fractura en Podemos crece por el choque entre los dos sectores

El sector de Iglesias asegura que quiere un acuerdo con Errejón, pero a la vez le reta a competir

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, en el Congreso. JAIME VILLANUEVA / ATLAS

El sector de Podemos vinculado a Pablo Iglesias y el más afín a Íñigo Errejón han redoblado su disputa con vistas a la celebración del congreso del partido el próximo febrero. Este lunes se acusaron mutuamente de dañar a Podemos. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, y la jefa de gabinete de Iglesias, Irene Montero, se cruzaron sendas advertencias, que llegaron un día después de la campaña de presión contra Errejón iniciada en Nochebuena en las redes sociales. Las dos almas de Podemos se atribuyen el intento de tensar la cuerda antes del cónclave, con el riesgo de provocar una fractura.

Los miembros de la dirección de Podemos se despidieron la semana pasada con la intención de reflexionar durante las fiestas y preparar las conversaciones previas al congreso previstas para enero. No obstante, días después de la celebración de una consulta a las bases sobre el reglamento del congreso —en la que Iglesias logró una victoria por la mínima ante el plan de Errejón—, la situación se precipitó.

Quienes rompieron de forma organizada esa especie de tregua de Navidad fueron los partidarios del secretario general. Lanzaron en Twitter una campaña de desgaste contra el número dos del partido bajo la etiqueta #ÍñigoAsíNo. Lo hicieron para rechazar el goteo de críticas, también públicas pero menos directas, de los errejonistas a la destitución de José Manuel López como portavoz del Podemos en el Parlamento madrileño. Pero la justificación de esa estrategia —“un toque de atención”, en palabras del secretario de Organización, Pablo Echenique— acabó por enrarecer el ambiente.

El sector de Iglesias asegura que buscará un acuerdo con Errejón y con la corriente anticapitalista, pero a la vez no deja de retar indirectamente al secretario político a que presente una lista alternativa en el congreso. Así lo explicó Montero en la Cadena SER: “No solamente creo que unos compañeros articulados en una corriente tienen su legítimo derecho de presentar su proyecto y su candidatura, sino que cualquier persona tiene el derecho y el deber de, si piensa diferente, presentar una candidatura”, dijo.

“Tenemos un problema”

La jefa de gabinete de Iglesias abundó, además, en la defensa de la campaña de presión. “Podemos no será Podemos sin Íñigo Errejón”, manifestó, “pero la fortaleza de Íñigo no se puede construir debilitando a Pablo o dañando a Pablo”. “En los últimos días hemos dado una imagen de muchísima división”, continuó. “Creo que en las últimas semanas hemos visto ejemplos de eso, yo creo que había que hacer una llamada a la responsabilidad”, prosiguió Montero, quien sugirió que existe el riesgo de fractura interna. “Cuando el debate se convierte en fractura, cuando el debate termina por hacer el daño al proyecto es cuando creo que tenemos un problema”.

Rita Maestre, desde el otro lado, atribuyó las críticas a Errejón en las redes sociales “a un error grave del entorno del secretario general”. “Yo creo que solo puede ser calificado como un error, porque le hace daño señalar y participar en una campaña pública y con su nombre, una campaña de desprestigio y de erosión a una persona que no solo es el número dos del partido, sino que es una persona sin la cual no estaría Podemos donde está ahora, no habría nacido Podemos, no habría conseguido los cinco millones de votos”, consideró esta dirigente. “Solo puede definirse como un craso error, como un cálculo muy mal hecho y como algo que le hace daño a Podemos”, enfatizó.

Maestre compitió el pasado noviembre en las primarias de Podemos en Madrid con el senador Ramón Espinar, afín a Iglesias; Espinar resultó finalmente ganador tras lograr el apoyo de la corriente anticapitalista. En la lista de la portavoz del Ayuntamiento de Madrid concurría también José Manuel López, quien en 2015 fue el candidato de Podemos a las elecciones autonómicas. El pasado viernes por la noche fue destituido por la dirección de Espinar, lo que dio pie a un cruce de acusaciones entre los dos sectores.

Uno de los elementos que más sorprendió al sector errejonista fue la participación de Echenique en la campaña contra el número dos. “Es impropio de un secretario de Organización participar de forma tan explícita en una campaña claramente de parte”, señaló Maestre. El dirigente aragonés explicó sus razones en una carta abierta a la militancia, pero en lugar de apaciguar los ánimos logró el efecto contrario. Errejón ha evitado de momento pronunciarse personalmente sobre el cruce de acusaciones.

Más información