Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector de Iglesias inicia una campaña pública de desgaste contra Errejón

El secretario de Organización de Podemos califica la presión en las redes de "toque de atención"

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique.

El sector de Podemos más próximo al líder, Pablo Iglesias, ha emprendido una campaña de desgaste contra el número dos del partido, Íñigo Errejón. Le acusan de utilizar un grupo de cargos afines para dividir a la formación, presentándole ante las bases como responsable, en última instancia, de las disputas internas. Buscan aislarle instándole a separarse de su núcleo de confianza. Y usan el argumento de la unidad para rechazar las críticas de esa corriente. El secretario de Organización, Pablo Echenique, culpó este domingo al entorno de Errejón de “poner en peligro el proyecto”.

El dirigente aragonés, que en el pasado fue una de las voces críticas de Podemos y ahora representa la línea política del secretario general, calificó de “toque de atención” la campaña de presión a Errejón organizada en las redes sociales el día de Nochebuena.

Bajo la etiqueta común #ÍñigoAsíNo, los principales cargos de confianza de Iglesias reprocharon al número dos del partido sus críticas por la destitución, la noche del pasado viernes, de José Manuel López como portavoz en la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Ese episodio trasciende los equilibrios regionales de Podemos porque refleja el clima de tensión que atraviesa toda la formación cuando falta mes y medio para la celebración de su congreso. El secretario de Organización de Podemos, de hecho, justificó la advertencia a Errejón y abundó en los argumentos de los llamados pablistas.

“Mucha gente en Podemos pensábamos”, dijo tras valorar el discurso del Rey, “que había que dar un toque de atención porque, efectivamente, están ocurriendo cosas en los últimos días que ponen el peligro la continuidad del proyecto”. Echenique rechaza que los cargos de Podemos expongan reflexiones críticas con la dirección en público o en los medios de comunicación, como ocurrió en el caso del cese de López. “Cuando se utiliza la crítica en los medios de comunicación a las decisiones democráticas de los inscritos, como hemos en visto estos días, personas cuestionando lo que han votado los inscritos de Podemos o decisiones de órganos democráticamente electos, entendemos que eso no es defender unas ideas políticas”, señaló. En su opinión, “eso no es poner encima de la mesa un proyecto político, eso es de algún modo cuestionar los mecanismos más elementales de democracia interna”.

La destitución del portavoz madrileño por la dirección encabezada por Ramón Espinar se dio en unas circunstancias de división interna que el partido arrastra, sobre todo en esa comunidad, desde su nacimiento. López, que fue el candidato de Podemos a las elecciones autonómicas de 2015, y el senador Espinar nunca han mantenido una relación especialmente fluida. El pasado noviembre, López concurrió a las primarias regionales en la lista de Rita Maestre, competidora de Espinar. En cuanto resultó elegido, éste planteó el relevo, pactándolo con la corriente anticapitalista que le había dado su apoyo. Esperó más de un mes para llevarlo a cabo, y lo hizo solo un día después de que el sector de Iglesias lograra una victoria por la mínima en la consulta interna sobre el reglamento del congreso.

Críticas públicas

Errejón criticó esa decisión. “Este no es el camino”, escribió en Twitter tras conocer la destitución, en referencia al diálogo que todas las corrientes de Podemos plantean para llegar a un acuerdo antes de febrero. Otros dirigentes errejonistas hablaron de “purga”. A los colaboradores de Iglesias no les gusta que los cargos del partido hagan reflexiones sobre cuestiones internas en los medios de comunicación, que han calificado en muchas ocasiones de “enemigo”, ni en las redes sociales. No obstante, optaron por criticar a Errejón en público.

Así lo justificó Echenique: “Creemos que compañeros que defienden muy buenas ideas para el futuro de Podemos, y con los que yo estoy en muchísimas cosas de acuerdo, no deberían permitir que se utilicen según qué manera de hacer campaña, según qué manera de defender la propia posición, y queríamos dar un toque de atención”. “Esa campaña en redes iba un poco por ahí. Creo que su punto de vista [el de Errejón] enriquece muchísimo, tanto a nivel político como a nivel estratégico, lo que hacemos en Podemos. Pero sí es verdad que mucha gente en las redes sociales quiso decirle que sus ideas son valiosísimas, que su punto de vista es valiosísimo, pero algunas cosas que hace alguna gente que le sigue no hacen bien al proyecto y dividen a Podemos. Creo que está bien que se diga eso, porque todo el mundo está pidiendo unidad”, zanjó Echenique.

Más información