Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional rechaza que Henri Parot cumpla su pena en Francia

La Sala toma en cuenta que el etarra está condenado por delitos "gravísimos" y que reincidió

Henri Parot, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Henri Parot, en una imagen de archivo. EFE

La Audiencia Nacional ha rechazado el traslado de Henri Parot a una cárcel de Francia para cumplir su condena al entender que dicha medida no contribuiría a su "resocialización". La Sección Primera de la Sala Penal argumenta que el etarra no se ha desvinculado del terrorismo, está condenado por delitos "gravísimos" con múltiples víctimas mortales, reincidió mientras cumplía su pena, no ha manifestado su voluntad de reincorporarse a la sociedad y su arraigo en aquel país se ha "difuminado".

En otros dos casos, los de los etarras Arkaitz Arrieta y Aratz Gómez, la Sección Primera de la Sala Penal sí accede a su traslado a Francia para terminar de cumplir sus condenas al entender que sus casos son diferentes puesto que extinguen la pena dentro de unos meses, no les constan delitos de sangre y tienen arraigo en territorio galo.

En tres autos difundidos este viernes, los seis magistrados de la Sección Primera en pleno han resuelto los recursos presentados por los tres reclusos contra la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que les denegó el cumplimiento de sus penas en Francia, que habían solicitado en virtud de la Ley sobre Reconocimiento Mutuo de Resoluciones Penales en la Unión Europea.

En sus resoluciones, los jueces explican que el principal argumento para aplicar la transmisión de condena es el de garantizar la posible "resocialización" del preso, teniendo en cuenta como variables la naturaleza del delito, la pena impuesta, el tiempo que le resta por cumplir, la actitud en relación con su voluntad de asumir su responsabilidad, el resarcimiento el daño, así como el arraigo y las vinculaciones familiares y sociales.

Sin embargo, aplicado al caso de Parot, la Sala —con el voto discrepante del magistrado Ramón Sáez— entiende que debe denegarse su traslado a Francia, puesto que está condenado por graves delitos de terrorismo con múltiples muertos, que cumpliendo pena volvió a reincidir, lo que le supuso una nueva condena por integración, y que no extingue la condena hasta el año 2030. A lo anterior se une que no ha manifestado voluntad alguna de reincorporarse a la sociedad civil respetando el ordenamiento jurídico y la no utilización de la violencia como instrumento para imponer su voluntad, al tiempo que no consta que se haya desligado de ETA que, si bien ha declarado el cese definitivo de la violencia, no se ha disuelto.

La Sala entiende que la "resocialización" no puede limitarse a tener mayores o menores vínculos familiares y sociales en cualquiera de los Estados concernidos, sino que debe valorarse como un elemento más. En el caso de Parot, señalan los jueces, su vinculación originaria familiar con el sur de Francia queda "difuminada" por las relaciones familiares y personales que ha ido adquiriendo en el norte de España. Por todo ello, los magistrados de la Audiencia Nacional rechazan que la transmisión de su condena a Francia vaya a influir "positivamente" en su "resocialización".

Más información