Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal en el Mediterráneo se cobra seis víctimas mortales

Un hombre falleció ahogado en Murcia, otros cuatro en Valencia y uno en Almería

Una vivienda afectada por el temporal en Ontinyent, Valencia, donde el río Clariano se desbordó.

El temporal que empezó a azotar el viernes el litoral mediterráneo se ha cobrado este lunes cuatro nuevas víctimas mortales, lo que eleva a seis el número de fallecidos.

Un hombre de 40 años ha muerto ahogado en Los Alcázares (Murcia) tras ser arrastrado a una piscina por una tromba de agua. Y este martes la Generalitat valenciana ha informado de dos nuevos fallecimientos. El de un hombre de 58 años, que fue rescatado por los servicios de emergencia de una cueva inundada situada en la subida al castillo de Xàtiva (Valencia) y que tras ser atendido por traumatismo cranoencefálico e hipotermia murió en el servicio de urgencias del hospital Lluís Alcanyís de esta población. Y el de otro hombre de 64 años, cuyo coche fue arrastrado por la corriente de una rambla en Enguera (Valencia) cuando trataba de llegar desde su vivienda a una caseta agrícola. Los servicios de rescate hallaron primero el vehículo vacío y, a unos 300 metros, el cadáver.

También este martes, un vecino ha encontrado en Bédar (Almería) el cadáver de un hombre de 65 años que desapareció el sábado, cuando abandonó un bar de la localidad en mitad del temporal. El cadáver no presenta signos de violencia y ha sido encontrado debajo de un árbol junto al cementerio del pueblo, hasta donde fue arrastrado por el agua.

Las fuertes lluvias han obligado a suspender las clases en 144 municipios de la Comunidad Valenciana. El riesgo de que varios ríos se desbordasen ha llevado a la Generalitat a desalojar viviendas en Orihuela, Torrevieja, Dénia y Ontinyent.

El Gobierno murciano ha solicitado la intervención de la Unidad Militar de Emergencia, que ha rescatado a 80 personas en Los Alcázares, cuyo centro urbano ha quedado anegado. El fallecido este lunes en una piscina de este municipio era de nacionalidad marroquí. Desde el viernes, el temporal ha dejado otros dos muertos. Un hombre que fue arrastrado al mar en Finestrat (Alicante) cuando trataba de alcanzar el coche que tenía aparcado en una rambla. Y un conductor que perdió el control del vehículo y cayó en una acequia inundada en Castellón.

El temporal ha provocado el corte de medio centenar de carreteras entre las provincias de Murcia y Valencia, la interrupción de líneas férreas, la cancelación de vuelos en el aeropuerto de San Javier y ha causado abundantes daños materiales en bajos, viviendas e industrias. La factoría de Ford en Almussafes (Valencia) ha tenido que interrumpir su producción durante cuatro horas debido a fallos eléctricos en la planta. Y la Asociación Valenciana de Agricultores ha estimado en 172 millones las pérdidas en el campo.

Las lluvias registradas desde el viernes llegaron a superar los 400 litros por metro cuadrado en Beniarrés (Alicante) de los que 260 litros han caído este lunes. El aumento del nivel de tres pantanos ha llevado a la Confederación Hidrográfica del Júcar y a la Generalitat valenciana a realizar desembalses para garantizar su seguridad.

El río Clariano se ha desbordado a la altura de la localidad valenciana de Ontinyent, inundando varias viviendas y forzando a una treintena de personas a abandonar sus hogares. La Generalitat y las autoridades municipales han dictado igualmente desalojos en Dénia y Xàbia (Alicante), ante las crecidas de los ríos Girona y Gorgos, así como en Torrevieja.

El río Segura se ha desbordado en distintos tramos del casco urbano del municipio alicantino de Orihuela, algo que no ocurría desde 1987, obligando también al desalojo preventivo de varias casas.

Durante todo el día, la crecida del río Júcar, el más caudaloso de la Comunidad Valenciana, ha mantenido en vilo a los municipios de su ribera. El Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat ha decretado la alerta hidrológica situación 0 en nueve poblaciones ante el riesgo de un inminente desbordamiento con peligro potencial para personas y propiedades.

Pantanada de Tous

Los Ayuntamientos de las localidades valencianas de Albalat de la Ribera, Alzira, Algemesí, Fortaleny, Polinyà, Riola, Benicull, Sueca y Cullera han pasado las horas midiendo la altura del río, que en 1982 se desbordó causando una treintena de muertos en la conocida como Pantanada de Tous.

La intensidad de la lluvia ha llevado al Gobierno valenciano a ampliar la suspensión de las clases de los 50 municipios inicialmente previstos a un total de 144. En Murcia la misma medida se ha extendido a 28 poblaciones. Las tres universidades de esta región han permanecido cerradas y lo mismo ha sucedido con los tres campus de la Universidad Miguel Hernández de Elche. El presidente valenciano, Ximo Puig, ha anunciado la aprobación de un decreto de ayudas, informa María Pitarch. Felipe VI ha telefoneado tanto a Puig como al presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, para trasladar su solidaridad con los afectados. 

Más información