Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso, de acuerdo en regular los deberes escolares con el rechazo del PP

Ciudadanos y Podemos respaldan una iniciativa del PSOE que insta a debatir sobre las tareas

Almudena, de cinco años, y su madre.

Las tareas escolares llegan al Congreso de los Diputados. Los principales partidos, excepto el PP, han respaldado este miércoles abrir un debate para regular los deberes de los alumnos, después de una intensa campaña de la confederación de familias de la escuela pública, que incluyó una huelga de tareas, y de que distintas comunidades autónomas hayan aprobado iniciativas propias sobre este asunto. La proposición no de ley, presentada por el PSOE, ha contado con el respaldo de Ciudadanos y Podemos y la abstención del grupo mixto. 

El asunto se ha tratado en la Comisión de Educación en la que participan todos los partidos con representación parlamentaria. Tras este primer paso, que es un mandato para el Congreso, los partidos deberán articular cómo y cuándo se producirán esos debates.

"Como madre soy consciente de que existe un problema, lo he vivido en mi familia con mi hija, que ha llegado a tener cinco horas de deberes escolares", ha señalado la diputada socialista María Luz Martínez, que ha defendido la proposición no de ley sobre la regulación de los deberes.

La diputada socialista, que también es profesora, ha presentado el proyecto en el que insta al Gobierno a crear una mesa de trabajo en la que participe el Consejo Escolar del Estado para "consensuar una postura sobre la finalidad de los deberes, los tiempos recomendables destinados en cada etapa educativa, el tipo de tareas que se pueden asignar, la coordinación de equipos docentes, el papel de las familias en la realización de los deberes y los recursos que deben disponer los niños en sus casas".

Su propuesta incluye también "promover" un acuerdo con las comunidades autónomas "para incorporar la enseñanza de técnicas y hábitos de estudio". Y prevé, además, que las conclusiones de ese trabajo queden recogidas en la futura ley de educación.

El texto incluye la necesidad de "reconocer el derecho a disponer de forma efectiva al tiempo libre del niño o de la niña" y que sus tareas extraescolares "respeten el tiempo y las necesidades" de los menores.

"No tenemos que trabajar en la legislación de los deberes", ha rechazado la diputada del PP Carmen González, también docente, que ha citado el acuerdo alcanzado en Castilla y León, la comunidad en la que es docente, como un ejemplo de los pactos necesarios. "¿No seremos los padres los que estamos proyectando una competitividad que no está en la mente de los docentes?", ha planteado González durante el debate. La enmienda presentada por su partido, que no ha sido aceptada por el PSOE, incluía "respetar la autonomía pedagógica y organizativa de los centros y los docentes".

"No estamos en contra de las tareas escolares", ha dicho Marta Rivera (Ciudadanos), "pero sí de la racionalización de los deberes". Su grupo ha planteado una enmienda para que el debate se plantee dentro de la subcomisión del pacto por la educación que se acaba de poner en marcha. El PSOE ha aceptado esta enmienda.

Casi la mitad de los ciudadanos considera que las tareas diarias son positivas y la otra mitad, que no. Eso sí, son muchos más (61%) quienes creen que hay demasiados deberes, según el sondeo de Metroscopia elaborado para EL PAÍS el pasado octubre. España está también a la cabeza de la OCDE entre los países en los que los alumnos trabajan más fuera del aula.