Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“Si solo se midiera la memorización, España lo haría mejor en PISA”

El principal responsable de educación de la OCDE cree que la brecha en los resultados "no es entre regiones ricas y bien educadas y otras pobres y peor educadas"

Andrea Schleicher, director de Educación de la OCDE y responsable del informe PISA, este lunes en Madrid. FOTO: CLAUDIO ÁLVAREZ

El alemán Andreas Schleicher, físico e investigador nacido en Hamburgo, es el principal responsable del informe PISA, el examen internacional de comprensión lectora y competencias científicas y matemáticas. Un total de 535.791 alumnos de 72 países se han examinado en la última edición, elaborada en 2015 y presentada hace una semana. España vuelve a quedar en mitad de la tabla, aunque este año ha superado la media de la OCDE después de que esa media haya bajado. Y muestra diferencias en los resultados que separan más de un curso y medio a los alumnos de Castilla y León de los de Andalucía. Schleicher, de visita en Madrid para analizar los resultados de Iberoamérica con la Fundación Santillana, atendió este martes a EL PAÍS.

Pregunta. España lleva 15 años con resultados similares, igual que muchos otros países de la OCDE.

Respuesta. En España hemos visto una mejora en el caso de lectura, pero en ciencias, donde hemos puesto el acento esta edición, está donde estaba en 2006. No ha tenido grandes cambios. Y el mundo ha cambiado mucho desde 2006: los dispositivos móviles, el big data, la bioingeniería... Debemos pensar cómo podemos hacerlo mejor para que los alumnos tengan más éxito. La diferencia entre lo que la gente necesita y lo que la escuela les da no está creciendo.

P. ¿y qué pueden hacer padres, profesores o familias para mejorar eso?

Muchos jóvenes dejan la escuela en España porque lo que les enseñan no tiene que ver con su vida presente ni futura

R. El hecho de que los padres pregunten cada día a sus hijos cómo les fue la escuela muestra el interés por lo que les pasa. Y eso tiene más impacto en el éxito del chico que sus ingresos económicos. Con muy poco, pueden hacer mucho. No estoy hablando de tres horas de deberes con tus hijos, ni de tener un título universitario o ser un modelo para ellos. Cuando preguntas a los chicos en España qué les lleva al éxito, la mayoría dicen que tiene que ver con el talento. "Como no soy un genio, no voy a tener éxito en la escuela". En China, el 90% de los alumnos dicen que si estudian duro y el profesor les ayuda, lo pueden conseguir. Si piensas en los profesores españoles, pasan todo el tiempo dando clase. Tienen mucho menos tiempo para hacer otras cosas importantes como llegar a las familias, y atender a los chicos de forma individual. En Shanghái (China), por ejemplo, pasan la mitad de tiempo dando clase que los españoles.

ampliar foto
Andreas Schleicher, responsable del informe PISA. EL PAÍS

Es cierto que no es su decisión. Pero es una de las cuestiones que hay que pensar de forma más creativa: cómo emplear mejor a los profesores, cómo darles un entorno más adecuado para que enseñen mejor. Los países con mejores resultados invierten en el profesor, no en tener clases más pequeñas.

P. ¿Por qué cree que existe esa brecha regional de más de un curso?

R. Cuando miras los resultados iniciales en España hay muy pocas sorpresas. Si relacionas el desarrollo económico de las regiones y los resultados de PISA puedes poner a la mayoría en línea recta. Solo existen tres excepciones reales: Galicia y Castilla y León, que lo hacen mejor de lo que se esperaba. Y País Vasco, que lo hace peor. Galicia o Castilla y León nos enseñan que muchas otras regiones pueden también ir hacia delante. España no está dividida entre regiones ricas y bien educadas y otras pobres y peor educadas.

España no está dividida entre regiones ricas y bien educadas y otras pobres y peor educadas

P. Los recursos que destinan unas y otras regiones varían significativamente. ¿Hasta qué punto afecta eso?

R. El dinero es muy importante pero también lo es dirigir los recursos a donde pueden marcar más la diferencia. España puede hacer más para atraer a los profesores con más talento en las escuelas con más alumnos en desventaja. La gran pregunta que España debe responder es dónde dirigir los recursos para que marquen la diferencia.

P. ¿En qué sentido?

R. Si miramos los salarios, enseñar en España debería ser muy atractivo, muy prestigioso. Pero ser profesor no es muy interesante intelectualmente. Mucha gente ve ese trabajo como el de una fábrica. Eso es una pena. No solo hay que hacerlo económicamente atractivo, también en más sentidos. Crear más carreras intelectualmente interesantes para ellos, más posibilidades para que colaboren en su desarrollo. Solo unos pocos creen que su trabajo es válido para la sociedad. En Shanghái, los profesores usan plataformas digitales desde las que unos enseñan a otros. Puedes ver cuántos bajan tus lecciones, cómo las critican. Se preguntan continuamente cómo pueden mejorar su profesión.

P. Andalucía, situada a la cola, acusa a la OCDE de falta de rigor científico. ¿Reciben muchas acusaciones de este tipo?

R. No me sorprendieron mucho los resultados andaluces, están en consonancia con su economía y son los mismos que en 2012. Son resultados consistentes con su pasado y su desarrollo económico. Habría falta de rigor si esos resultados hubieran fluctuado mucho pero son similares a los del pasado. No me sorprendió.

Los profesores de Shanghái pasan la mitad de tiempo que los españoles dando clase 

P. Los críticos de PISA recuerdan que no pueden medir todo lo que se enseña. ¿Teme que las escuelas se centren solo en pasar exámenes como este?

R. PISA es solo una reflexión de parte de lo que es importante.Pero se puede ver desde el lado opuesto. El currículo español, por ejemplo, pone demasiado el acento en la reproducción de contenidos. Si solo se midiera la memorización, España lo haría mejor en PISA. Esta evaluación puede ayudarla a salir de ese currículo de contenidos memorizados y dar más énfasis al contenido creativo.

Muchos de los mejores países -Finlandia en Europa, Singapur en Asia, Canadá en Norteamérica- ponen más énfasis en las destrezas creativas. Finlandia no enseña muchas matemáticas, ciencias o lectura, pero pone el énfasis en otras cuestiones. La respuesta para mejorar resultados es enseñar mejor a los alumnos. Una hora más de música o artes puede suponer mejores resultados que una hora de matemáticas.

P. ¿Cuál es el efecto de tener una alta tasa de repetidores?

R. La repetición es ineficaz, estigmatiza a los alumnos y cuesta mucho dinero. Si tengo alumnos que no lo consiguen, tengo que pensar por qué no triunfan, cuál es mi responsabilidad y encontrar la forma de ayudarles. Que los alumnos repitan curso es el fallo del sistema, no de los estudiantes. No puedes eliminar ese aspecto solo con legislación. Eso no es efectivo.Tienes que reemplazarlo con apoyo individual y redoblando los esfuerzos para ayudar a los estudiantes que se esfuerzan

P. ¿Qué cambiaría de la educación española si estuviera en su mano?

R. Muchos alumnos jóvenes dejan la escuela en España no porque no tengan dinero o tiempo para ir, sino porque lo que les enseñan no está relacionado con su vida presente ni futura. No ven que la escuela les abra nuevas oportunidades. Es algo en lo que España tiene que pensar seriamente, cómo hacer la educación más real, más relevante para la gente, más interesante, alejado de reproducir contenidos.