Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El denunciante de Gürtel: “Mariano Rajoy es el mayor responsable político de la trama”

Peñas dice que la trama estaba "integrada en el PP" y que Correa no tenía conciencia del delito

Jose Luis Peñas (i) y su abogado, Ángel Galindo.

José Luis Peñas Domingo, el hombre que grabó 80 horas de conversaciones con los cabecillas de la red Gürtel y las puso en manos de la Fiscalía Anticorrupción, ha afirmado este martes que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “es el mayor responsable político del caso”. Peñas, cuya denuncia fue fundamental para poner en marcha la investigación, se enfrenta a una petición de seis años y medio de prisión por supuestamente apropiarse de fondos procedentes del Ayuntamiento de Majadahonda y favorecer al líder de la organización, Francisco Correa, en la adjudicación de contratos públicos.

En una declaración previa al inicio del interrogatorio, Peñas acusó a Rajoy y la anterior presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, de “mentir” a la sociedad desde que en febrero de 2009 se destapó la investigación. Según ha dicho, ambos “tenían comunicación de lo que estaba pasando, especialmente en Arganda, y miraron para otro lado”. Arganda del Rey, localidad a las afueras de Madrid, es uno de los municipios en los que la red liderada por Correa realizó alguno de sus negocios más lucrativos.

Peñas ha asegurado que al estar los líderes de la trama corrupta vinculados al PP les era mucho más sencillo hacer negocios, especialmente los urbanísticos. “Al estar la trama integrada en el PP, partido que maneja las instituciones, o te aumentan la edificabilidad o el número de viviendas. Tenían los tentáculos necesarios, y si encima iban con el aval de que el señor Correa era amigo del presidente del Gobierno en aquel momento [José María Aznar], entrar en el circuito de corrupción era relativamente sencillo”, ha dicho Peñas a preguntas de la fiscal Concepción Nicolás. Según él, Correa "no tenía conciencia de lo que realmente hacía, siempre pensaba que hacer negocios era hacer dinero de la forma que sea, no entiende lo que es un cohecho, una malversación".

Según la Fiscalía, Peñas se apropió de al menos 32.273 euros de una cuenta corriente del grupo Correa, denominada “Gabinete Majadahonda” y que se usaba para sufragar eventos del PP y actos de comunicación del alcalde de esa localidad, Guillermo Ortega. También se quedó supuestamente con otros 4.637 euros de la llamada “Caja Fija”, una cuenta del Ayuntamiento concebida para agilizar pagos de escasa cuantía.

Entre los años 2002 y 2004, Peñas, junto a la exesposa de Correa, Carmen Rodríguez Quijano, incorporó a su patrimonio fondos de la Caja Fija utilizando a Special Events, Boomerangdrive y Down Town —mercantiles del entramado de Correa—. Estas sociedades emitieron facturas falsas de servicios supuestamente prestados al Ayuntamiento. El pago se hacía con dinero de la supuesta caja b de Correa y luego José Luis Izquierdo, el contable de la trama, lo anotaba en dicha contabilidad opaca.

Asimismo, participó en el enriquecimiento de Correa, ya que, según explican las representantes del ministerio público, se benefició de más de 226.000 euros generando la facturación de trabajos a la primera cuenta.

Peñas ha relatado los motivos que le llevaron a realizar las grabaciones a los miembros de la trama. “Cuando entiendo que estoy en una red que es más de una red de amigos, tengo que decidir”, ha afirmado. Según él, las grabaciones, cuya validez ha sido avalada por la Audiencia Nacional en al menos dos ocasiones, las realizó al principio junto al concejal de Majadahonda Juan José Moreno, que finalmente no secundó su denuncia. Sin embargo, Peñas ha dicho que la colaboración de Moreno fue “absolutamente idéntica” a la suya.

Peñas ha asegurado que “jamás” ha tocado o manipulado las grabaciones que entregó a Anticorrupción. Sí ha dicho que eliminó algunas de las grabaciones, que contenían asuntos personales íntimos o información que él entendía irrelevante para la investigación.

Peñas ha asegurado que accedió a poner a su nombre un Mini para que funcionara como una prueba más contra Correa. Este vehículo, que sigue constando como suyo en los registros, acumula 125 sanciones de tráfico, pese a que lo conduce el jefe de la trama, que incluso acude con él a las sesiones del juicio y lo aparca ante la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares.

Más información