Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos disparos a quemarropa acaban con la vida de la viuda del expresidente de la CAM

La policía ha descartado el móvil del robo e investiga otras causas

La policía científica registra el vehículo.

La viuda del expresidente de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Vicente Sala, muerto en 2011, recibió dos balazos a quemarropa en la cabeza. La autopsia ha confirmado que no hay señales de lucha o defensa. La víctima fue ejecutada de dos disparos. Presenta dos orificios de bala en la parte izquierda, que refuerza la tesis de que estaba sentada en el vehículo cuando la tirotearon.

El móvil del robo pierde fuerza. En un principio los investigadores barajaron que el asesino o asesinos pretendieran robar su vehículo, un todoterreno Porsche Cayenne que la víctima, de 72 años había acudido a recoger al concesionario que su familia regenta en Alicante. Conforme pasan las horas ese móvil pierde fuerza en favor de otras líneas de investigación, según han señalado hoy fuentes de la policía.

El crimen fue descubierto sobre las 19.00 de la tarde de ayer por un empleado del concesionario, Nococar, ubicado en la plaza de la Luna. María del Carmen Martínez acababa de ser tiroteada, pues los trabajadores creyeron advertir en ella algún signo de vida. No obstante, el personal sanitario que se desplazó a la escena del crimen no pudo hacer nada por la mujer.

Agentes de la policía científica acordonaron de inmediato la zona en busca de pistas. La viuda de Sala fue tiroteada en el interior de su coche, que se encontraba en un lavadero del concesionario. Los investigadores interrogaron a varios empleados del concesionario, pero ninguno de ellos había visto ni oído nada. Esa ausencia de testigos puede dificultar enormemente la investigación. Tampoco ha sido localizada el arma homicida. Sin embargo, fuentes de la comisaría provincial y de la Subdelegación del Gobierno han anunciado que no van a "escatimar medios" para esclarecer lo ocurrido.

Mientras tanto, la policía mantiene todas las líneas de investigación abiertas, sin descartar ninguna. Pero la hipótesis de un robo como móvil del crimen ya no es la prioritaria, según las fuentes consultadas. No encaja con el desarrollo y circunstancias del suceso. La víctima conservaba dinero y otros efectos personales de valor y, difícilmente, hubiera podido oponer resistencia dada su avanzada edad a unos ladrones armados.

Los agentes están explorando otras hipótesis que no han querido por el momento revelar. La familia Sala es una de las más preeminentes en la alta sociedad alicantina y regenta varios negocios. Vicente Sala Belló, natural de Novelda, donde nació en 1939, comenzó su trayectoria empresarial en el sector químico, con una industria dedicada a las resinas, y desarrolló también una importante actividad en la automoción y el negocio inmobiliario. En 1998 alcanzó la presidencia del consejo de la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), cargo que ocupó hasta 2009, al cumplir los 70 años. Durante su última etapa en esta entidad se encontró en medio del fuego cruzado del PP, cuando se enconó la lucha interna entre los afines al expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana y del entonces jefe del Consell, Francisco Camps.

La actividad empresarial de Sala no estuvo exenta de polémica. La Fiscalía Anticorrupción llegó a atribuirle un delito de aprovechamiento de información privilegiada en una de las causas derivadas de la 'Operación Brugal', la referida al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante. Sin embargo, su delicado estado de salud -sufría un cáncer que acabó con su vida unos años más tarde- hizo que nunca llegara a ser imputado por estos hechos.

Más información