Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigado el dueño de tres galgos por arrojarlos a un pozo en Osuna

Un cazador encontró a los perros tras oír los aullidos de uno de los animales

El rescate de los tres perros en Osuna.

La Guardia Civil ha abierto una investigación por maltrato animal contra el dueño de tres galgos que fueron supuestamente arrojados a un pozo en un paraje de Osuna (Sevilla). Según han informado los agentes, un cazador encontró a los animales tras oír los aullidos de uno de ellos y avisó a los guardas del coto y a los bomberos. Estos últimos descendieron entonces al interior del profundo pozo e izaron a los canes hasta el exterior.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) abrió entonces una investigación. Los efectivos del instituto armado comprobaron cómo dos de los perros tenían microchip y cómo el tercero presentaba un tatuaje en la oreja izquierda, que demuestra que se trataba de un animal federado para competiciones. De hecho, al consultar con la Federación Andaluza de Caza el número del tatuaje, resultó asociado a un microchip.

La Guardia Civil localizó al dueño de los galgos, con antecedentes, que no había comunicado ni denunciado su desaparición. Los galgos se utilizan para la caza deportiva y algunos dueños intentan deshacerse de ellos cuando no son supuestamente competitivos.