Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fármaco para la prevención

En España hay más de 3.000 nuevos infectados al año

Ampliar foto
Joseph Candeloro, en su casa de Barcelona.

Joseph Candeloro empezó a tomar de forma preventiva el fármaco Truvada en 2012, un año antes de mudarse a España. El Truvada es un antirretroviral empleado en los tratamientos de los infectados de SIDA, que en Estados Unidos y Francia ha empezado a ser recetado de forma preventiva, es decir, para reducir las posibilidades de contagio. Gesida, el grupo de profesionales de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas que investiga sobre VIH, pide que también en España se aplique la conocida como profilaxis pre-exposición (PrEP). En España en 2014 hubo 3.366 nuevos infectados de VIH, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, un incremento regular desde 2010.

“Conocí la PrEP porque un novio que tuve participó de forma voluntaria en las investigaciones”, relata Candeloro al detallar que, antes de dejar San Francisco para establecerse en Barcelona, decidió empezar con la profilaxis. Según explica Santiago Moreno, jefe de infecciosas del Hospital Ramón y Cajal y miembro de Gesida, ha quedado demostrado que la profilaxis pre-exposición puede reducir el riesgo de contagio en más de un 86%. Las pautas de aplicación pueden ser dos: la continua, que prevé que las personas tomen una pastilla cada día; o 'a demanda', si se suministra el tratamiento antes y después de haber tenido relaciones sexuales sin profiláctico. Esta última forma se receta en España, y según relata Candeloro, es una de las fuentes de abastecimiento de un fármaco que está distribuido en las farmacias hospitalarias, pero solo para los seropositivos.

Los antirretrovirales como Truvada no protegen de otras enfermedades de transmisión sexual, y según explica Moreno, no se conocen todavía los efectos secundarios a largo plazo, al ser muy reciente la conclusión de los ensayos clínicos. En el estudio presentado este mes de julio por Gesida al Consejo Superior de Sanidad se recopilan 12 ensayos, llevados a cabo en distintos países.

"Mientras estaba en tratamiento, tuve una pareja seropositiva" añade Candeloro, "el hecho de que no hubiese riesgos de transmitirme nada, le tranquilizaba a él también. Hemos crecido con el terror". Moreno destaca que como todas las medidas de protección, tampoco los antirretrovirales tienen una eficacia del 100%. "Los métodos tradicionales, sin embargo, han tocado techo desde hace tiempo", explica Ferrán Pujol, director del Barcelona Check Point, centro comunitario de detección del VIH, "lo que pedimos es que se añada un instrumento más a la lucha contra la epidemia".

ampliar foto
Pastillas de Truvada

La Agencia del Medicamento Europea aprobó el pasado julio el empleo de Truvada como fármaco preventivo. Desde la Agencia Española confirman haber recibido la petición por parte del productor de regularizar el empleo preventivo y que la aprobación del fármaco es el primer paso para la implementación de la PrEP. Porque la profilaxis, tal como se explica en el documento de Gesida, implica unos procesos concretos. “Lo que proponemos es un plan especifico de prevención que se ofrece a las personas en alto riesgo”, afirma Moreno. 

Candeloro tiene 39 años y toma una pastilla al día. Confiesa que para él en España es complicado encontrar el Truvada pero no imposible, ya que el fármaco se vende en farmacias online y, según cuenta, la venta está más liberalizada en otros países, como India, Japón, Inglaterra. También hace referencia a la posibilidad de que este tipo de medicamento sea vendido por los mismos seropositivos que cambian de terapia y se deshacen de él. “Hay algo de descontrol”, confiesa al detallar que su médico barcelonés está informado de su terapia y que cada seis meses se somete a analíticas según el protocolo aplicado en Estados Unidos.

España se sitúa, según la ECDC, por encima de la media europea en número de infectados con respecto a la población: un 7,2% frente a un 5,9% en 2014. Según Moreno, España tiene una incidencia de nuevos casos de 90 para cada 10.000 personas y la epidemia se ha ido concentrando con el tiempo en los colectivos homosexuales y transexuales. El 84,7% de los nuevos infectados en 2014, según el Ministerio de Salud, han sido hombres, el 53,9% han tenido relaciones con hombres, frente al 26% de los heterosexuales. La transmisión entre las personas que se inyectan drogas no alcanza el 3,5%. “Los homosexuales y transexuales no tiene comportamientos a riesgo en medida mayor que los heterosexuales”, explica Pujol, “se trata de una razón estructural: hay más infectados en estos colectivos y eso les expones a mayores riesgos”.

Según explica el director Check Point el número de personas que podrían someterse a la profilaxis podrían ser unos centenares, así como pasa en Francia, donde la PrEP se ha hecho efectiva en noviembre de 2015. En Estados Unidos se benefician del tratamiento son unas 150.000 personas. Un mes de medicamento con Truvada cuesta alrededor de 400 euros. “Este coste se reduciría con el empleo del fármaco genérico, del que estamos a la espera”, explica Moreno.

Candeloro confiesa haber tenido que enfrentarse a muchos prejuicios por haber decidido por este tipo de terapia: “la gente deduce cosas absurdas sobre mis valores y mis costumbres sexuales por el hecho de estar en PPrE”, afirma, "pero yo solo quiero cuidar mi salud."

Más información