Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Audiencia Nacional

Absuelto el ‘francotirador’ que simuló atentados contra el Rey y Rajoy

Santiago Sánchez, aficionado al tiro olímpico, declaró que quería demostrar fallos de seguridad

Felipe VI, en un coche descubierto, el día de su proclamación. Ampliar foto
Felipe VI, en un coche descubierto, el día de su proclamación.

La Audiencia Nacional ha absuelto a Santiago Sánchez Ramírez, que simuló varios atentados contra los reyes Juan Carlos y Felipe VI, la princesa Leonor o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, entre otros, de los delitos de depósito de armas de guerra y tenencia ilícita de armas por los que fue juzgado el pasado 15 de noviembre.

Sánchez, de 47 años, aficionado al tiro olímpico y con título de vigilante de seguridad –oficio que nunca ha ejercido- grabó los simulacros de atentado con el ánimo de demostrar supuestos fallos de seguridad que podían afectar a estas personalidades. La Sección Primera de lo Penal, presidida por Fernando Grande-Marlaska, considera que no se le puede condenar pues la mayor parte de las armas de que disponía están inutilizadas para disparar y, además, disponía de licencia para los fusiles útiles.

Sánchez publicó en la plataforma Youtube varios reportajes con los simulacros de atentado. El 12 de octubre de 2012 se alojó en la habitación 432 del hotel Palace de Madrid, cuya ventana da a la plaza de Neptuno, donde se hallaba la tribuna desde la que don Juan Carlos presidía el desfile militar de la Fiesta Nacional. Sánchez aparece en el vídeo con pasamontañas y con armas cortas y rifles de precisión con mira telescópica, todas ellas réplicas no aptas para el disparo. Desde la ventana, el aficionado a la seguridad grabó en vídeo a todas las altas personalidades del Estado que acudieron a presenciar el desfile en la tribuna y colocó una diana sobreimpresionada sobre la imagen del Rey, para simular que le tuvo en el punto de mira desde el Palace.

Un año después, aprovechando la misma celebración, Sánchez repitió la operación. Alquiló la misma habitación del lujoso hotel madrileño y, portando un rifle con mira telescópica, simuló disparar contra el Felipe VI, que presidía, como Príncipe de Asturias, la parada militar. Todo ello fue publicado en otro vídeo de Youtube.

El 23 de junio de 2014, Felipe VI fue proclamado Rey en el Congreso de los Diputados. Ese día, Sánchez también perpetró otro atentado fingido contra el Monarca. En la habitación 412 del hotel Villa Real, situado frente al palacio de la Carrera de San Jerónimo, plantó un trípode adaptado como arma de fuego de largo alcance y simuló disparar al Rey. En ese vídeo, el aficionado al tiro olímpico, también puso en la diana a la princesa Leonor, heredera de la Corona, y otras personalidades que asistieron al acto.

Esas fueron las acciones más espectaculares de Sánchez. El acusado también produjo un vídeo el 8 de junio de 2014, con motivo del día de las Fuerzas Armadas, en el que se grabó a sí mismo a escasa distancia tanto del rey Juan Carlos como de los entonces príncipes de Asturias y manifestaba portar dos armas cortas. Otro día no precisado simuló atentar contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando salía del Congreso.

Fue el servicio de seguridad del Real Madrid quien en julio de 2014 dio la voz de alarma sobre las actividades del falso francotirador, cuando recibió una comunicación sobre la inseguridad que afectaba al club. La Sección Primera de lo Penal, presidida por el juez Fernando Grande-Marlaska, considera probado que Sánchez publicó los vídeos, pero sostiene que no ha quedado acreditado que el acusado tuviera intención de llevar a cabo los magnicidios. También considera el tribunal que “no se ha acreditado” que Sánchez tuviera un número de armas superior al permitido, estando inutilizadas todas ellas excepto un rifle Samopal, que tenía bajo licencia.