Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿Por qué crece la desigualdad?

Las diferencias de renta se acentuaron porque las rentas bajas se empobrecieron

Esta semana una columna de Julio Carabaña reabría el debate sobre la desigualdad, y hoy la OCDE publicaba un informe al respecto. ¿Pero qué dicen los datos sobre España? A continuación muestro la evolución de tres indicadores: el índice Gini, la cuota de renta del 1% más rico, y la tasa de pobreza relativa.

España es más desigual que Francia pero menos que Estados Unidos. España es uno de los países con rentas más desiguales de la Unión Europea. Los peores en el índice Gini son Lituania, Rumania, Bulgaria, Letonia, Estonia, España, Grecia y Portugal. Fuera de Europa hay países como EE UU que son más desiguales. También los países emergentes son en general más desiguales.

La desigualdad sí creció con la crisis. En España el índice Gini ha pasado del 31% al 34,6% desde 2007. El porcentaje de personas en pobreza relativa (aquellas con ingresos inferiores al 40% de la mediana) ha pasado del 7,2% al 10,2%. España se ha alejado de Francia y se ha acercado a EE UU.

Pero la renta no se concentró en las rentas altas. En EE UU el 1% de personas con más ingresos pasó de llevarse el 8% del total a llevarse el 18%. Han duplicado su parte entre 1985 y 2015. En España ese fenómeno no se ha producido. La rentas más altas no se han disparado. Al contrario: el porcentaje de renta que se llevan quienes pertenecen al 1% más rico ha caído con la crisis. Lo mismo pasa con el 5% y el 10% que más ingresa.

¿Está España en máximos de desigualdad? Depende. En 1996 las rentas se distribuían de forma más desigual: el índice Gini era algo más alto. Pero la tasa de pobreza relativa sí está en su nivel máximo desde 1985. Nunca hubo tanta gente con ingresos bajos en relación a la mediana.

Esto apunta un fenómeno: la desigualdad en España aumentó por abajo, por la gente que más se ha empobrecido. He dado dos indicios de esto. Primero, que los ingresos de los más ricos no aumentaron. Segundo, que la tasa de pobreza relativa sí sube, lo que implica que más gente se descuelga respecto la renta mediana. Podemos añadir un tercer indicio con datos de la OCDE: desde 2007 se ensanchó más la distancia entre rentas bajas y medias que entre medias y altas.

La crisis ensanchó la distancia entre ricos y pobres. Pero los pobres también se empobrecieron respecto las rentas medias. La desigualdad de renta aumentó sobre todo por abajo.

Fuentes. Los datos del índice Gini provienen del Luxembourg Income Study (LIS), excepto para el año 2015 que lo he tomado de Eurostat. La tasa de pobreza relativa proviene también de LIS. El dato de la cuota de renta del 1% proviene de la World Wealth and Income Database.

Nota. Hay al menos tres formas de medir la desigualdad económica: sobre ingresos, patrimonio, o consumo. En este texto he hablado sólo de desigualdad de ingresos.

Más información