Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberto Garzón: “No estoy de acuerdo con las tesis de Íñigo Errejón”

El líder de IU y coportavoz de Unidos Podemos se declara crítico con el populismo de izquierdas

Alberto Garzón, este jueves en la redacción de EL PAÍS.

El líder de Izquierda Unida y coportavoz de Unidos Podemos, Alberto Garzón (Logroño, 1985), asiste con expectación al debate interno de sus socios. Garzón, crítico con el populismo de izquierdas que entiende como el vaciamiento del discurso político y que atribuye a Íñigo Errejón, advierte de que si las tesis de éste se imponen en la formación se frustrará el desarrollo de su alianza.

Pregunta. ¿El minuto de silencio en el Congreso por Rita Barberá, del que se ausentaron, era un homenaje o un mero gesto de respeto?

Respuesta. En este caso, además de un gesto de respeto, era un homenaje político. Nosotros hubiéramos estado de acuerdo con cualquier gesto de respeto, como una mención, incluso unos aplausos. Pero un homenaje así, un minuto de silencio extraordinario que no se ha hecho en el caso de otros diputados... Fue parte de una estrategia del PP de santificar en cierta medida la figura de Barberá. No íbamos a participar en un ejercicio de hipocresía.

P. ¿Cómo se explica la contradicción de que los senadores de Unidos Podemos sí participaran en el minuto de silencio en el Senado?

Soy absolutamente crítico con el populismo de izquierdas”

R. Por una cuestión cronológica, el Senado se hizo después, y porque ella era miembro activo del Senado, tenía algo más de sentido. En el caso del Congreso no tenía ningún sentido el reconocimiento a una figura que ni siquiera había sido diputada.

P. ¿Qué quiere decir con “superar” IU?

R. En primer lugar, cumplir con lo acordado por IU. En 2009 ya se aprobaron unos documentos en los que se decía que IU tenía que ser superada para construir un nuevo sujeto político. IU es un instrumento útil para la gente, pero no es suficiente. Necesitamos construir un espacio mayor en el que esté la gente de IU junto con otras organizaciones sociales y políticas y otra gente que todavía no está en política. Un sujeto político, una nueva organización. Hay que construir algo con más gente. Ahora hay más gente más visible. Existe Podemos, En Comú Podem…

P. ¿Usted quiere que Unidos Podemos evolucione de una alianza electoral a un partido o una coalición de partidos?

R. Un partido clásico sería un gran error. Yo quiero un movimiento político y social, que es algo distinto. Que de vez en cuando se presenta a las elecciones, pero que sobre todo actúa en el terreno. Yo quiero que los militantes de mi organización estén insertos en el barrio, no que cada cuatro año salgan a repartir papeles para que nos voten. Eso es lo que yo aspiro. Lo importante es que se entienda que los militantes de Podemos, de En Comú, En Marea, e IU, todo un espacio político que más o menos pertenecemos a las mismas ideas, colaboremos. Hay que ir creando espacios de colaboración que ahora no existen. Ahora solo hay una colaboración parlamentaria. Nos ponemos de acuerdo para ver quién presenta una proposición no de ley, quién pregunta al Gobierno…Yo quiero que nos pongamos de acuerdo en muchas más cosas, que tienen que ver con la vida real que ocurre fuera del Parlamento. Y eso es avanzar. Yo no sé si Íñigo Errejón está de acuerdo, pero esa es mi opinión. Y si ese avance significa que dentro de unos años podemos construir una institución nueva...

P. ¿Una institución...?

R. Un Unidos Podemos que se pueda registrar, puede ser un partido o una coalición. Yo soy miembro del PCE, y de IU, y no ha pasado nada. Se puede ser de las dos cosas.

P. Porque IU es una coalición de partidos.

R. Correcto. Pues el resultante podría ser una coalición de partidos. Nosotros no estamos hablando de que el espacio político resultante sea totalizante, acabe con todo lo demás…

P. Osea que una coalición de partidos sí podría ser una fórmula que le gustaría.

Hay problemas más urgentes en la ciudadanía que la República

R. Sí, perfectamente podría ser, pero dentro de un abanico enorme que no tengo la capacidad de predecir. Depende de un país enorme que tiene muchas diferencias.

P. Usted fue crítico con el discurso populista de Podemos antes de aliarse con ellos. ¿Ya no?

R. Yo soy absolutamente crítico, antes y después, con el discurso y estrategia política del populismo de izquierdas. Es una estrategia que dice que para llegar a la gente hay que moderar el discurso. Hablar de cosas que no ofendan para intentar ganarse a la mayoría. Gente como [Gaspar] Llamazares, cuando gobernaba IU, mantenía una posición muy similar. De aproximación al PSOE... Las conclusiones son las mismas. Íñigo Errejón tiene una estrategia con fundamentos teóricos distintos de los que tenía [Santiago] Carrillo, pero las conclusiones se parecen mucho. Ahora se llama estrategia populista, antes eurocomunismo.

P. ¿Teme que se impongan las tesis de Errejón en Vistalegre 2?

R. Somos respetuosos con los procesos internos de otras organizaciones. Pero cuando haya un debate político que nos afecte vamos a tomar una posición. Si me preguntas por la estrategia populista yo te doy mi opinión. Vamos a respetar los procesos, independientemente de quien venza, aunque discrepemos, aunque no estemos de acuerdo. La diferencia de camino es diferente, pero gente como Íñigo o como Pablo son necesarios, igual de necesarios que la gente de IU. Dentro de la discrepancia, pertenecemos al mismo proyecto político.

Yo no estoy de acuerdo con las tesis de Errejón, con sus fundamentos teóricos en general, no me agrada que eso sea la línea dominante, no digo solo en Podemos, sino en la izquierda en general. Creo que tenemos que ser una izquierda radical, que va a la raíz de los problemas, que no se esconde a la hora decir lo que piensa, y que plantee una ruptura democrática. Somos conscientes de que la construcción de un nuevo espacio político esta condicionada por lo que ellos decidan. Yo no me meto en las peleas internas, pero es evidente que quien gane tiene un proyecto político. Si no coincide con el nuestro, se bloqueará la construcción de ese espacio político y, a lo mejor, se queda en una colaboración parlamentaria, o implosiona, o IU construye un espacio político con mucha otra gente y con Podemos fuera.

A este país lo que le falta es una izquierda más fuerte, como vacuna del fascismo, y voy a hacer todo lo posible por construir esa izquierda. Hay gente que no lo comparte, veremos en los próximos años qué izquierda es la que resulta.

P. ¿Va a presentar IU una iniciativa por la República esta legislatura?

R. Por supuesto que sí, pero tenemos también nuestra hoja de preferencias. Somos conscientes de que los problemas más urgentes en la ciudadanía son la precariedad, el hambre, la misera, los desahucios...

P. ¿La República no es una prioridad?

R. Si vas a un barrio popular y preguntas a los que cobran menos de 300 euros, o de 900, porque uno de cada dos ingresa menos de 900 euros, cuál es su prioridad, no dirán la República.

P. ¿Comparte con Pablo Iglesias que la oposición se hace fundamentalmente en la calle?

R. Sí. La institución es un instrumento útil, pero limitado. Tenemos que hacer una oposición beligerante. Por lo tanto, no voy a participar del sistema, del establishment, y en los juegos parlamentarios que son juegos de teatro. Hay que trabajar en la calle ofreciendo soluciones reales.

Más información