Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Bildu impiden una declaración del Congreso sobre el fin de ETA

Los partidos no lograron la unanimidad sobre el aniversario del final del terrorismo

Ampliar foto
Negociación para hacer una declaración por el fin de ETA en el Congreso.

El Congreso de los Diputados fue este jueves incapaz de consensuar una declaración institucional sobre el quinto aniversario del final del terrorismo de ETA. Bildu primero y luego el PP impidieron un acuerdo de mínimos de todos los partidos y, como las declaraciones institucionales requieren de unanimidad, fue imposible que se leyera al término del Pleno. PSOE, Ciudadanos, PNV, ERC y PDC llegaron a cerrar un texto de solo dos párrafos.

Cinco años después de que ETA pusiera fin a los atentados, el Congreso de los Diputados fue incapaz de alcanzar la unanimidad necesaria para leer una declaración institucional sobre el final del terrorismo.

El texto que no ha logrado un consenso

“En el 5º aniversario del fin de la violencia de ETA, el Congreso de los Diputados manifiesta su satisfacción por un presente de convivencia en el recuerdo y homenaje a todas las víctimas del terrorismo.

Afirmamos nuestro compromiso por un futuro donde las ideas políticas, desde la tolerancia, puedan seguir defendiéndose en libertad y en el respeto a los principios democráticos, y en el que ETA culmine su disolución”.

A primera hora de la mañana, Eduardo Madina (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos) y Aitor Esteban (PNV) redactaron un texto de mínimos que debía ser leído al final del pleno del Congreso. El texto de mínimos se limitaba a hablar de satisfacción, de homenaje a todas las víctimas y la invocación a que ETA culmine su disolución.

El portavoz del PNV incorporó al acuerdo a Francesc Homs del PDC; Iglesias a ERC y Madina a Ciudadanos. Inicialmente, los interlocutores del partido de Albert Rivera pusieron pegas a la declaración, hasta que intervino el presidente de Ciudadanos. Rivera garantizó a Madina que su partido aceptaba la breve declaración y entraba en el acuerdo.

El siguiente paso fue negociar con Bildu. Marian Beitialarrangoitia, diputada del partido abertzale, puso pegas como que la declaración da por hecho que existe una situación de convivencia, lo que a su juicio no es real porque no se ha garantizado el derecho de todos.

Llamada a Otegi

En la negociación intervino vía telefónica con varios de los portavoces, incluido el del PNV, el líder de Bildu, Arnaldo Otegi. En los pasillos, el PSOE negoció también con Leopoldo Barrera, diputado del PP, quien se comprometió en principio en estudiar el texto que mantenía bloqueado Bildu. El resto de partidos dio por hecho que el PP se sumaría. Finalmente, el partido abertzale pidió que en lugar de disolución se hablara del desarme de ETA. Para algunos de sus interlocutores, como el socialista Madina, víctima de ETA, la referencia al desarme que pretendía Bildu no solo era asumible, sino que podía ir más allá del texto inicial. Pero, cuando los partidos estaban ya al borde del momento final del pleno y debía leerse la declaración, el PP se descolgó del texto por considerarlo excesivamente inconcreto.

A la entrada del hemiciclo, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, desplazó a su diputado de la negociación y transmitió al resto de portavoces su rechazo al texto final. Según explicó luego Rafael Hernando, portavoz del PP, el texto era inasumible porque no se identifica a ETA como banda terrorista, no se habla de victoria del Estado de Derecho ni de la derrota de la organización y no se emplaza a su disolución y a la entrega de las armas.

Más información