Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias usa una foto de Churchill para arremeter contra el sector de Errejón

El líder de Podemos reivindica el puño cerrado frente al símbolo de victoria de su 'número dos'

Pablo Iglesias participa en un encuentro con En Marea en Santiago de Compostela, en la campaña de las elecciones del 20-D. ÓSCAR CORRAL / ATLAS

La disputa entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón también tiene que ver con los símbolos y su uso en un contexto determinado. Además de mantener discrepancias ideológicas y tensiones relacionadas con las cuotas internas de poder, los dos principales dirigentes de Podemos entienden de forma distinta el tipo de relación que debe mantener el partido con el patrimonio simbólico, sobre todo el de la izquierda. Los dos se identifican con gestos diferentes. Iglesias suele levantar el puño en los actos o para celebrar, mientras que Errejón y un grupo de cargos afines lo hacen enseñando los dedos en forma de V, en señal de victoria.

La noche de este domingo, el líder de la formación ha dirigido desde su cuenta de Twitter una crítica a este sector recurriendo a una célebre foto del ex primer ministro británico Winston Churchill posando con el gesto de victoria. Lo ha hecho en contraposición con una foto de Angela Davis, activista de los Panteras Negras, en el 50 aniversario de ese movimiento estadounidense. “Todos los símbolos tienen memoria y, como el futuro, su corazón es antiguo”, ha escrito parafraseando al escritor antifascista italiano Carlo Levi. “Solo los mediocres piensan que la historia nació con ellos”, ha agregado. Errejón no le ha contestado directamente, pero poco después ha publicado en la misma red social un vídeo de homenaje a los Panteras Negras, sosteniendo que también esa organización destila “orgullo, identidad y construcción de pueblo”.

El dedo índice y corazón en forma de V, en opinión de Errejón, “identifican una agrupación nueva de gente”. Al margen de Churchill, se trata en efecto de un gesto omnicomprensivo, que por ejemplo ha sido utilizado tanto por los activistas que protestaban contra la guerra de Vietnam como por el expresidente de Estados Unidos Richard Nixon. Pero las palabras de Iglesias se entienden en el contexto de tensión interna que atraviesa Podemos por la redefinición de su proyecto político. En ese camino, el pasado viernes Iglesias enterró el lema fundacional de la formación, Sí se puede, y lo cambió por un Luchar, crear, poder popular, un eslogan que se remonta al Chile de Salvador Allende y que ha sido utilizado también por Izquierda Unida.

Tras varias muestras de desprecio aireadas en el pasado, Iglesias reivindica con orgullo, en esta nueva fase, buena parte del patrimonio simbólico de la izquierda tradicional, y lo hace desde la convicción de que los planteamientos de Julio Anguita, ex secretario general del Partido Comunista, sean mayoritarios en la sociedad.

Más información