Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho confesiones de Francisco Correa en el juicio del ‘caso Gürtel’

Así ha sido la primera parte de la comparecencia del presunto líder de la trama que involucra al PP

Juicio del caso Gürtel.  Francisco Correa, este jueves, en la Audiencia Nacional.

Francisco Correa ha narrado este jueves ante la Audiencia Nacional los inicios de su relación con el Partido Popular (PP). El presunto cabecilla de la trama Gürtel ha contado que el extesorero del PP Luis Bárcenas lo introdujo en la formación y ha reconocido que cobraba mordidas a cambio de intermediar en contratos públicos. Parte de ese dinero, ha asegurado, se lo daba a Bárcenas para el PP. Estas son algunas de las frases de la primera parte de su comparecencia:

1. Sus inicios en el PP:

"Tras una crisis empresarial un amigo me presentó [en 1993] a Bárcenas, [un hombre] muy complicado, muy serio. [...] No nos dio opciones; [estuvimos] un año sin trabajar con ellos. Pero una vez, en un congreso de la Democracia Cristiana, faltaban habitaciones. Bárcenas me llamó para ver si lo podía arreglar a través de la agencia de viajes. Me dijo: 'Así metes la cabeza y poco a poco te puedo dar trabajo'. Solucionamos el problema que tenía y poco a poco Bárcenas me fue dando juego a través de la agencia de viajes". "De repente, un día Luis Bárcenas me llama y me dice: '¿Tú sabrías hacer un mitin político?'. Y yo al único que fui en mi vida fue cuando acompañé a mi padre en el año 75 o 76 a uno con La Pasionaria. Bárcenas me pidió presupuesto y pasé uno de 1,45 millones de pesetas. Y repasándolo con [Francisco] Paco Cascos, entonces secretario general, me dice que estaba mal. Lo repasamos en mi oficina y vemos que es correcto. El revuelo fue importantísimo porque los presupuestos que tenían eran de 11 millones de pesetas.  La diferencia de mi empresa con otras era de 10 millones. Lo hicimos y salió bien".

2. El pago de comisiones:

"En el 96 hablo con Luis Bárcenas y me dice: 'Tú tienes contacto con empresarios y yo, con políticos. Vamos a intentar hacer gestiones para que cuando salgan los concursos públicos de la Administración intentar favorecer a empresarios que luego van a colaborar con el partido'. Cuando salía una licitación, [el antiguo dueño de Constructora Hispánica] Alfonso García-Pozuelo me llamaba si estaba interesado. Era una licitación pública, salía para todo el mundo. No había un incremento de la adjudicación para aumentar la comisión que me entregaba y luego yo le entregaba a Bárcenas. Yo gestionaba, por mi relación con Bárcenas, si era posible ese candidato, que daba buenas licitaciones. Y si teníamos éxito, me daba comisión y yo me quedaba una parte y otra parte se la daba a Luis Bárcenas. Pero eso se hacía no solo con García-Pozuelo; también con otros empresarios". "Las entregas económicas en efectivo y dinero nadie de mi empresa las ha hecho. La relación con los políticos la tenía solo yo. Las entregas de dinero... quedaba con ellos y les daba el sobre. [...] Cuando yo cobraba de empresarios constructores, la parte que yo me quedaba se la daba en efectivo a Antonio Villaverde para que lo ingresara en Suiza".

3. El exmarido de Ana Mato:

"Con Jesús Sepúlveda [exmarido de Ana Mato] tuve atenciones: le regalé un coche, realizaba viajes él y su familia con nuestra agencia de viajes. Les hicimos algunas atenciones: la comunión y el cumpleaños de hijos. No nos costaba dinero. Los globos, los payasos, el castillo hinchable... no eran un coste, eran un regalo. [...] Empezamos a trabajar en las campañas electorales. Mi contacto era con Sepúlveda, secretario electoral, y Luis Bárcenas, el gerente. Era una actividad profesional muy estrecha, continuamente trabajando. Alcanzamos un punto de tanto trabajo casi en exclusiva para el PP que los ejecutivos de mi compañía que trabajaban con otras empresas privadas crearon otras empresas. [...] Trabajábamos 25 horas diarias, muy absorbente".

Foto: Francisco Correa. Vídeo: Declaración sobre Jesús Sepúlveda.

4. La sede nacional del PP:

"Yo me pasaba el día en Génova. Estaba más tiempo allí que en mi despacho. Era mi casa, vamos".

5. El contable de la trama:

Correa exculpa a sus subordinados: "Yo daba instrucciones y supongo que José Luis Izquierdo [el contable de la trama] apuntaría. Él no decidía nada. José Luis apuntaba lo que yo le decía, solo yo. [...] Era un administrativo, sin experiencia en contabilidad. Me daba dinero de la caja, de la parte que yo me quedaba de estos empresarios privados que daban sus aportaciones y yo le entregaba a Luis Bárcenas y yo me quedaba una parte, una parte en b que usaba para mis gastos personales".

6. El fin de la relación:

"Creo que [la relación termina] en 2004 o 2005. Nosotros trabajábamos con todo el equipo de José María Aznar. Luego nombran presidente del partido a Mariano Rajoy. Pablo Crespo [ex secretario general del PP gallego y socio de Correa] no tenía buena relación con Rajoy en Galicia y no había química. Luego iniciamos una actividad en Valencia, de Álvaro Pérez con Paco Camps".

7. Suiza y Londres:

¿Cuál era la finalidad de tener una cuenta en Suiza? "Yo tenía fondos en Suiza, por no tenerlos en España". ¿Por la misma finalidad de opacidad? "Efectivamente". "Luis de Miguel me creó las empresas con sede en Londres y la propietaria fuera, pero jamás facturamos por la filial para evadir impuestos en España". Sobre el entramado de empresas: "Me lo montó Luis de Miguel. Son sociedades legales y el objetivo era ser legal, pero yo no volví a declarar a Hacienda tras el incidente de 1993". "Quería mantener la opacidad. Le dije a Luis de Miguel que era un imprudente manteniendo estas carpetas en la oficina; luego tuvo un registro".

8. Las disculpas:

"Yo no tenía ninguna conciencia de estar cometiendo ningún delito. Lo estoy pagando y pido disculpas públicamente al tribunal, al ministerio público, pero se han magnificado cosas que no son tan importantes. Había cosas personales y, si no hubieran tenido connotaciones políticas, el juez [Baltasar] Garzón me tenía que haber llamado, dado un tirón de orejas importante y las empresas debían seguir funcionando". "Las empresas fueron cerradas el 6 de febrero de 2009 como si fuéramos un laboratorio de cocaína. No tengo nada contra Baltasar Garzón, nada en absoluto, pero me podía haber llamado. Me ha pillado con el carrito del helado, tengo dinero en Suiza, no lo he declarado. He ganado mucho dinero fuera de España: en Colombia, no con el narcotráfico; en Venezuela… No tienen nada que ver las empresas con mi actividad personal, las empresas han actuado muy profesionalmente".

Más información