Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi cierra la campaña con la duda de los pactos en Vitoria y Madrid

La gobernabilidad de España y el autogobierno centran los mensajes en vísperas del 25-S

Urkullu y dirigentes del PNV, en el cierre de campaña en Bilbao.

La campaña electoral vasca ha echado este viernes la persiana con más dudas que certezas. Hay seguridad en que el PNV va a reeditar su victoria, pero en minoría, por lo que tendrá que recurrir a las alianzas. Los sondeos diezman al PSE y complican la reedición de los actuales acuerdos de estabilidad parlamentaria. Pero, además, la situación sigue atascada en Madrid y el PNV cree muy peligrosos, por frustrantes, otros cuatro años sin avances en autogobierno ni interlocutor en La Moncloa.

El cierre de la campaña ha acabado muy condicionado por el anuncio del líder del PSOE en el último suspiro de la contienda: está dispuesto a intentar conformar, por segunda vez, un Gobierno de cambio.

La campaña, que se había centrado ya en los temas sectoriales y en el debate sobre el nuevo modelo de relación con España, volvió a girar hacia la política de alianzas tras las elecciones y las preferencias de unos y otros sobre el inquilino de La Moncloa. Desde el PNV hasta Ciudadanos, pasando por EH Bildu, Elkarrekin Podemos, el PSE y el PP, se cruzaron acusaciones de falta de responsabilidad para conformar un Gobierno en Madrid capaz de romper el bloqueo y evitar las terceras elecciones generales.

El candidato del PNV, Iñigo Urkullu, se mostró hastiado en vísperas de la jornada de reflexión porque unos días le meten en el Gobierno central y otros le sacan. "Unos días ha sido que la conformación de un Gobierno vasco está sujeta a un cambio de cromos en cuanto a la posibilidad del Gobierno español y otros días, cuando ya el PNV había insistido y reinsistido en que su voto era no a Mariano Rajoy, nos vienen del PP y nos dicen que con el PNV no hay nada que hacer", dijo un tanto contrariado poco antes de pedir el voto por última vez a los vascos.

El partido de Andoni Ortuzar huye de inestabilidades. Y de lejos la que más le preocupa es la que se ha instalado en el Gobierno central por las consecuencias que puede acarrear. Tras una legislatura en blanco, el PNV cree peligroso, por frustrante, un nuevo periodo de sesiones con avances en Euskadi —si como parece hay puntos de encuentro con Podemos y EH Bildu en torno a una Ley de Claridad y nuevo estatuto—, pero con un bloqueo total ante cualquier intento por pactar con el partido del Gobierno en Madrid, como le augura EH Bildu.

"El PNV tiene 48 horas para decir si va a apoyar a un Gobierno de extremistas e independentistas", le ha emplazado el candidato del PP, Alfonso Alonso, en referencia al que quiere impulsar Pedro Sánchez. El PNV, por su parte, ha criticado a Alonso por la falta absoluta de sintonía con el gabinete de Rajoy.

Más autogobierno

Pero en el plano autonómico también hay asuntos por resolver. Nadie en Euskadi duda ya de que el PNV va a ganar, pero a partir de ahí, pocos se atreven a vaticinar quién se aupará como líder de la oposición —EH Bildu o Podemos— y cómo va a ser la respuesta del electorado ante la caída que auguran las encuestas al PSE. Es decir, qué posibilidades tiene el PNV para articular las mayorías que le proporcionen estabilidad y que le permitan avanzar en cuanto a la nueva propuesta de autogobierno.

Al norte del Ebro, el que le reclamó más claridad fue el candidato inhabilitado de EH Bildu, Arnaldo Otegi. Fueron varias las veces que le emplazó a decir si va a consolidar una alianza con el PSE o con el PP (o ambos) o va a dejarse seducir por su propia oferta para liderar una mayoría junto Podemos en favor del controvertido derecho a decidir.

De hecho, el propio Arnaldo Otegi propuso el jueves al PNV una alianza para reproducir en Euskadi un Gobierno a la navarra, con PNV, EH Bildu y Podemos. El PNV, sin embargo, "no confía" en EH Bildu. Tampoco acaba de encajar ese plan en los planteamientos de Podemos, cuyos líderes respondieron ayer mismo que un Gobierno con el PNV no es "de cambio".

Los partidos han aprovechado los mítines de campaña para realizar un último llamamiento al electorado. "No prometo lo que no puedo cumplir. No ofrecemos cantos de sirena, ofrecemos un camino realista", ha dicho Urkullu en el mitin que ha cerrado en Bilbao la campaña del PNV. El lehendakari en funciones ha asegurado que "el voto al PNV es el voto a una utopía realizable", que consiste en que Euskadi siga "creciendo como pueblo y como país en el mundo".

Aire fresco

Idoia Mendia ha despedido la campaña en Vitoria pidiendo el voto para el PSE "frente a los que se niegan a romper con su pasado de violencia", ha dicho en alusión a la izquierda abertzale, y "frente a los que hacen discursos sobre la nada, pero defienden lo mismo que los nacionalistas", en referencia a Podemos. Los socialistas, ha insistido la candidata a lehendakari, defenderán la "convivencia democrática".

Ha solicitado el apoyo de los votantes para impulsar "la limpieza y la transparencia" frente a "los que siguen enfangados en la corrupción institucional", ha afirmado sin citar al PP. Y frente al nacionalismo del PNV, "que oculta con una mano lo que quiere hacer con la otra", ha prometido defender un modelo de autogobierno que permite "ser iguales a todos los vascos".

"Que entre aire fresco" en Ajuria Enea, la sede del lehendakari, ha proclamado Pilar Zabala en el mitin de cierre de campaña que Elkarrekin Podemos ha celebrado este viernes en Zarautz (Gipuzkoa), la localidad donde reside la candidata. Zabala ha repetido los mensajes centrales que estado ofreciendo durante las dos últimas semanas y ha pedido el voto para su formación porque servirá para "cambiar las políticas ancladas en la autocomplacencia" y adoptar una senda política en el País Vasco que "ponga fin a la injusticia y la desigualdad".

Pablo Iglesias, máximo dirigente de la formación morada, se encontraba por la mañana en San Sebastián para asistir al pase de la película de Fernando León de Aranoa Política. Manual de instrucciones, que se proyectaba en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. No ha coincidido con Zabala pese a que era el último día de campaña.

Arnaldo Otegi, que ha estado presente en toda la campaña pese a no estar habilitado para presentarse como cabeza de lista de EH Bildu, ha vuelto a tender la mano "a quienes comparten con nosotros que el camino lo tenemos que dibujar y andar aquí sin permiso de nadie", un mensaje que ha sido una constante durante la campaña del líder de la izquierda abertzale. En el mitin celebrado en San Sebastián, ha propuesto "acuerdos de país" al PNV y Podemos, ante un auditorio en el que se encontraban el diputado Joan Tardá (ERC) y David Fernández (CUP).

Miren Larrion, número uno por Álava, ha lamentado que el lehendakari Urkullu sea partidario de sellar un tripartito con el PSE y el PP. "El futuro [de Euskadi] no va a venir de quienes nos niegan. La dirección del PNV mira al pasado", ha señalado.

Más información