Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vicepresidenta de Castilla y León, Rosa Valdeón, dimite tras ser sorprendida ebria al volante

Rosa Valdeón presenta su renuncia al presidente regional, Juan Vicente Herrera

Rosa Valdeón, vicepresidenta de Castilla y León, del PP, ha dimitido a última hora de este sábado. La política ha presentado su renuncia al presidente regional, Juan Vicente Herrera, tras ser retenida en la noche del viernes por la Guardia Civil tras protagonizar un incidente de tráfico con un camión y dar posteriormente positivo en un control de alcoholemia, ha reconocido que cometió "un error".

Rosa Valdeón durante la rueda de prensa ofrecida este sábado en Valladolid.

Valdeón, en una rueda de prensa celebrada en la sede de la Junta de Castilla y León, ha asegurado que en "ningún momento" fue consciente de haber tenido un roce con el camión y ha atribuido los 0,77 miligramos de alcohol por litro de aire espirado -el triple de lo permitido- al efecto combinado de "dos cervezas" y un ansiolítico que está tomando y que, según ella, médico de profesión, "potencia" el efecto etílico.

Los hechos ocurrieron en torno a las 18.00 del viernes, cuando Valdeón regresaba a Zamora, su ciudad, tras dejar a sus hijos en el aeropuerto de Barajas, en Madrid. Según la investigación, en el kilómetro 118 de la A-6, cerca de Arévalo (Ávila) la política adelantó de forma brusca a un camión y rozó con la parte trasera de su vehículo la cabina del vehículo pesado.

Tras el supuesto roce, el conductor del camión, que tuvo que hacer una maniobra para evitar volcar, hizo señales acústicas y luminosas a Valdeón para que parara el vehículo. Sin embargo, como esta no se detuvo, dio parte de lo ocurrido a la Guardia Civil, que interceptó en un control a la política a la altura de Morales de Toro (Zamora). Los agentes, según ha contado, le hicieron notar que el parachoques trasero de su coche estaba "suelto" y tenía un "rayón rojo".

Valdeón ha reconocido que los daños de su coche coinciden con lo manifestado por el conductor del camión. "La primera sorprendida fui yo. En ningún momento he sido consciente. Si yo hago un rayón dejo mi móvil y hago un parte", ha asegurado ante los periodistas. "Los guardias me dijeron que lo raro es que tuviera un accidente más grave", ha señalado.

Valdeón, que en los últimos días se ha significado por ser la primera política del PP en criticar el nombramiento del exministro de Industria José Manuel Soria como director ejecutivo de Banco Mundial, se sometió a un control de alcoholemia en el que dio 0,77 en la primera prueba y 0,72 en la segunda, cuando los máximos permitidos son de 0,25 mg/l en aire espirado y 0,5 g/l en sangre.

Valdeón ha negado la posibilidad de que circulara a 170 kilómetros por hora, como se ha publicado. "Iba a una velocidad normal, y llevaba el regulador de velocidad puesto. La Guardia Civil no me ha dicho nada de esto (...) Si voy a 179 por hora y rozo al camión hoy no estaría aquí", se ha defendido.

Un juzgado de Toro (Zamora) ha abierto una investigación, pero en caso de que Valdeón fuera imputada por un delito contra la seguridad vial, el caso debería llevarse al Tribunal Supremo al estar aforada la política.

Los periodistas han preguntado insistentemente a Valdeón si piensa presentar la dimisión por este incidente. Ella, que ha pedido "perdón" públicamente tanto al camionero como "a cualquier persona que se haya podido sentir mal", había declinado anunciar públicamente su renuncia hasta hablar en persona con el presidente regional, Juan Vicente Herrera.

"He pasado una temporada con un gran nivel de estrés por trabajo y razones personales, y daría cualquier cosa por no tener que estar contando esto (...) Voy a hablar inmediatamente con Herrera y tendrán la respuesta, por respeto voy a esperar, e inmediatamente se lo diré", ha dicho Valdeón

En los últimos años varios diputados del PP han sido condenados por conducir bajos los efectos del alcohol. Un viernes de febrero de 2010 a las siete de la mañana, Ignacio Uriarte, diputado por Valencia, embistió a otro coche que estaba parado en un semáforo en rojo en la confluencia de la calle Serrano con Villanueva en Madrid. El Tribunal Supremo le condenó a ocho meses sin carné de conducir y una multa de 2.400 euros. Uriarte siguió en el Congreso aunque renunció a ser vocal de la comisión de Seguridad Vial.

En junio de 2010, el diputado murciano Arsenio Pacheco, arrojó una tasa de 0,58 mg/l tras colisionar con un coche que circulaba en paralelo a él. El Supremo le impuso en 2011 una multa de 2.400 euros y le retiró el carné por un delito contra la seguridad vial. Pacheco siguió en el escaño porque según él, el delito no tenía "nada que ver" con su condición de parlamentario.

En 2012, el diputado popular Vicente Ferrer, también elegido por Valencia, recibió una sanción similar por dar positivo en un control de alcoholemia. Ferrer, portavoz de Defensa en el Congreso y que se hizo famoso en 2010 por llamar "timonel borracho" al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvo su escaño.

Quienes sí dimitieron de sus cargos tras ser cazados en controles de alcoholemia fueron el diputado regional madrileño y exconsejero de Transportes José Ignacio Echeverría, quien el 17 de diciembre de 2015, tres días antes de las elecciones generales dio positivo en alcohol tras protagonizar un accidente de tráfico en la autopista A-6, y el magistrado del Tribunal Constitucional Enrique López, que fue imputado por un delito contra la seguridad del tráfico tras dar positivo con su moto en Madrid en junio de 2014.