Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se lanza a arropar al nuevo presidente de Brasil

En una bilateral invita a Michel Temer a una visita oficial a España

Mariano Rajoy (d), y el presidente brasileño, Michel Temer (i), este jueves en China. Ampliar foto
Mariano Rajoy (d), y el presidente brasileño, Michel Temer (i), este jueves en China. EFE

Mariano Rajoy y Michel Temer estrecharon lazos e intercambiaron invitaciones de visita en la reciente cumbre del G-20 en China. El presidente español en funciones se apresuró así a arropar al nuevo jefe de Estado y Gobierno de Brasil, ratificado en el cargo tras la destitución parlamentaria de Dilma Rousseff. 

El nuevo presidente brasileño ha encontrado en otros líderes resistencias a reuniones bilaterales, dada la forma en que ha accedido al poder, tras la recusación de su predecesora, de la que era vicepresidente. En Hangzhou se reunió cara a cara con los primeros ministros de Japón, Shinzo Abe, e Italia, Matteo Renzi

Y aunque hubo fotografías de los encuentros con ellos, sólo con Rajoy hubo un posado formal, con las banderas nacionales de fondo y los equipos de ambos. Fue, aparte del posado inicial con el anfitrión, el presidente chino Xi Jinping, el mayor gesto de respaldo que podía recibir el nuevo presidente de Brasil, que ha visto como las protestas en su contra se han multiplicado en las calles de Brasil.

El presidente brasileño invitó, además de a Rajoy, al rey Felipe VI a una visita de Estado. Rajoy y Temer conversaron también sobre la nueva situación de paz que se abre en Colombia tras el acuerdo del Gobierno con la guerrilla de las FARC y sobre la conflictividad política e institucional en Venezuela.

Desde la comitiva española se informó de que los dos presidentes habían intercambiado puntos de vista sobre la escena política de sus países.

Michel Temer y Xi Jinping, en el G-20.
Michel Temer y Xi Jinping, en el G-20. EFE

El líder español le dio los datos sobre los resultados electorales registrados en España tanto el pasado 20 de diciembre como el 26 de junio y también le habló del posterior bloqueo que no permite que haya un gobierno con plenas funciones en España desde hace casi un año. También le indicó su visión sobre lo que había pasado la semana anterior en el Congreso de los Diputados con su investidura fallida y las negociaciones que se llevan a cabo para desatascar el parón político antes de que se tengan que convocar unas terceras elecciones el próximo 31 de octubre.

Michel Temer, siempre según fuentes oficiales de La Moncloa, le expuso a Rajoy lo que está pasando en Brasil y también la decisión final del Senado con el proceso de destitución de la ya expresidenta Rousseff.

El líder brasileño evitó ese tipo de charlas políticas con otros presidentes pero sí recibió felicitaciones de otros mandatarios, como el presidente chino Xi Jinping, por la "fantástica y exitosa" celebración de los Juegos Olímpicos y por su estreno como líder de su país en una cumbre del G20.

"Me pareció que fue muy productivo el encuentro desde todos los ángulos", señaló luego Temer a la prensa de su país según la agencia española Efe, sobre todo "desde el punto de vista del reconocimiento y de los homenajes a Brasil, que ninguno (de los participantes) se cansa de hacer".

"Cada vez que yo llegaba a alguna sala conversando (con alguien), los homenajes (alabanzas) a Brasil eran muchos", dijo.

Rajoy y Temer trataron también sobre las perspectivas económicas de ambas naciones y sus áreas de influencia. Y de las relaciones bilaterales, tanto políticas, económicas como empresariales, con numerosos intereses comunes. Brasil es el tercer país receptor de inversión española, y grandes empresas como Santander o Repsol tienen intereses allí.

El presidente español invitó a Temer a visitar España y el presidente brasileño hizo lo mismo con respecto a Brasil tanto para el jefe del Gobierno como con el Rey. Fuentes de La Moncloa precisaron en cualquier caso que esas visitas no se concretarán a corto plazo y podrían tardar en desarrollarse unos seis meses.

Los dos mandatarios aprovecharon su encuentro en China para abordar otras cuestiones de la región y de Latinoamérica que afectan muy directamente a los dos países, como el nuevo escenario que se ha abierto en Colombia con el acuerdo de paz entre el Gobierno y las guerrillas de las FARC, que debe ser refrendado por la población en una consulta programada para octubre. Y también comentaron el conflictivo momento que se registra hace tiempo en Venezuela con la reclamación de un revocatorio contra el presidente del país, Nicolás Maduro, y las manifestaciones de la oposición en las calles.

Rajoy aprovechó la cumbre del G-20 en China para mantener una reunión bilateral también con el presidente argentino Mauricio Macri y con el presidente chino Xi Jinping.