Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incendio en la planta ilegal de Chiloeches causó un vertido al río Henares

La Confederación Hidrográfica: no es posible fijar una relación entre la contaminación y los peces muertos

La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) ha admitido este jueves que, tras el incendio que se registró en una planta ilegal de tratamiento de residuos peligros de Chiloeches (Guadalajara), se produjo un vertido al río Henares, algo que negaron en un principio las Administraciones. Sin embargo, la Confederación sostiene que no se puede establecer una conexión entre ese vertido y la aparición de peces muertos en el Henares.

Trabajos de extinción en la planta de Chiloeches.

La nota técnica difundida este jueves por la CHT señala que "el día 26 de agosto [el fuego comenzó la madrugada de aquel día] se produjo la incorporación al río Henares de un volumen indeterminado de vertido procedente de la planta incendiada a través del barranco Valhondo". El informe establece que en todas las muestras tomadas en el Henares —salvo en dos— los niveles de contaminantes estaban por debajo de lo que fijan las normas ambientales.

En la planta incendiada había alrededor de 20.000 toneladas de residuos peligrosos, entre disolventes y otros desechos industriales. Estas instalaciones, que estaban siendo investigadas por la Guardia Civil y la fiscalía por las malas prácticas en la gestión de los residuos, no contaban con una autorización ambiental en vigor. A pesar de no tener este permiso, la planta estuvo operando durante meses, hasta que el Ayuntamiento de Chiloeches la clausuró.

Peces muertos

Tras el incendio, Ecologistas en Acción denunció la aparición de peces muertos en el río a la altura del municipio de Alcalá de Henares. A pesar de reconocer el vertido, el informe de la CHT concluye que "no es posible establecer una relación causa-efecto entre el vertido incorporado a través del barranco Valhondo y la aparición de peces muertos".

La Confederación cita los análisis realizados a lo largo del río para no dar por cierta esa relación entre el vertido y los peces muertos. Además, indica que "si el vertido hubiera generado una concentración letal de contaminantes en el río Henares para la fauna piscícola, se hubiera producido una mortandad masiva en todo el tramo del río Henares aguas abajo del barranco Valhondo". "Sin embargo", continúa ese informe, "el episodio acaecido tiene una localización espacio-temporal clara y afectó a un número muy limitado de ejemplares piscícolas".

La CHT recuerda que el "4 de julio de 2016, se produjo una mortandad de peces de características muy similares" sin que "mediara incremento alguno de la concentración de amonio", algo que sí se detectó tras el incendio de la planta.

Más información