Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP ofrece cambiar las reválidas educativas para seguir en el Gobierno

Los populares acordaron con Ciudadanos y Coalición Canaria suspender el decreto que las regula y buscar alternativas si siguen en el Ejecutivo

 El ministro de Educación y Cultura en funciones, Iñigo Méndez de Vigo, llega esta viernes al Congreso para el debate de investidura.
El ministro de Educación y Cultura en funciones, Iñigo Méndez de Vigo, llega esta viernes al Congreso para el debate de investidura. EFE

Las reválidas, los exámenes externos que los alumnos de ESO y Bachillerato deben aprobar para seguir estudiando, se implantan este curso, pero aún pueden sufrir cambios. Las polémicas pruebas, que el PP incluyó en su ley educativa y que ha defendido de las críticas que han llegado incluso desde sus filas, han sido materia de negociación para intentar formar gobierno. El PP ha ofrecido a Ciudadanos y Coalición Canaria paralizar el decreto que las regula, publicado el 30 de julio en el BOE, y abrir un periodo de negociación para cambiarlas.

Pese a que no figuraba por escrito en los acuerdos firmados, Andrea Levy, vicesecretaria de estudios y programas del PP, asegura que el pacto contemplaba “suspender el real decreto para abrir un periodo de transición a la espera de que una subcomisión parlamentaria elija, en un plazo de seis meses, una nueva fórmula”. Con ese plazo considera que llegarían a tiempo de la prueba para el curso que arranca a partir de la semana que viene, aunque nada de esto se pondrá en marcha si se disuelven las Cortes y hay nuevas elecciones, añade Levy, que ha estado supervisando la negociación con Ciudadanos.

El ministerio, al tanto de las negociaciones

El ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, está al tanto de estas negociaciones, señala un portavoz oficial del ministerio. Añade, no obstante, que las reválidas están en la ley y se tienen que llevar a cabo a no ser que un nuevo gobierno cambie la ley en ese sentido.

Los acuerdos firmados con Ciudadanos y Coalición Canaria para intentar sumar apoyos contemplaban distintos aspectos educativos. El de Ciudadanos plantea “impulsar” un pacto nacional por la educación que cuente con “el consenso de las fuerzas políticas, de la comunidad educativa y de los colectivos sociales”. En ambos casos, el PP acepta “congelar el calendario de implementación de la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa)”. En la práctica, esa frase tiene poco recorrido. En el curso 2016-2017, que se inicia a partir de la semana que viene, los cambios de la LOMCE llegan a los cursos pares de la ESO (2º y 4º) y a 2º de Bachillerato, completando la implantación.

CC: "Es un tema urgente"

“Durante la negociación, los miembros del PP nos dijeron específicamente que en la redacción de congelar la aplicación se entendía que las reválidas de 4º de la ESO quedan fuera”, asegura Ana Oramas, de Coalición Canaria. “Es un tema que planteamos como urgente porque es para este curso y tiene a casi todas las comunidades en contra, incluidas las del PP. No queremos dejar a nadie en el limbo”, añade. La prueba de Bachillerato sustituye este curso a la Selectividad.

Las reválidas son rechazadas por distintos sectores educativos. Hasta 13 de las 17 comunidades autónomas (las 12 en las que no gobierna el PP y Castilla y León, en la que sí hay un Ejecutivo popular) han mostrado reticencias. Cataluña, además, ha presentado un recurso judicial contra el decreto que las regula por considerar que invade sus competencias y Aragón ha iniciado los trámites para lo mismo. Asociaciones de familias de la escuela pública y sindicatos de enseñanza también se oponen al examen, así como el 80% de los docentes, según una encuesta elaborada por la Universidad Autónoma de Madrid.

Más información