Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pamplona exhumará los cuerpos de Mola y Sanjurjo del Monumento a los Caídos

El forense Francisco Etxeberria dirigirá el proceso de remoción de los cuerpos enterrados en el recinto

Imagen de archivo del Monumento a los Caídos, en Pamplona, durante la exposición 'La ciudad recreada'. LUIS AZANZA ATLAS

"No entendemos cómo no se ha hecho antes", proclama el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (EH Bildu), sobre la decisión del ayuntamiento de clausurar el panteón del Monumento a los Caídos y entregar a sus familias los restos de los generales Emilio Mola y José Sanjurjo, protagonistas del golpe militar del 18 de julio de 1936, que acabó con la II República. Un equipo de cinco forenses dirigido por el catedrático de la Universidad del País Vasco Francisco Etxeberria realizará la exhumación de los restos de los dos generales y de otros seis combatientes del bando franquista enterrados en la cripta de ese monumento. La extracción de los cuerpos se llevará a cabo el 16 de noviembre, una vez finalizados los trámites administrativos. Etxeberria, presidente de la sociedad Aranzadi que ha realizado más de 400 exhumaciones relacionadas con la Guerra Civil, estima que será un proceso sencillo que tomará tres días.

El alcalde ha asegurado que el proceso se inició hace varios meses "con la máxima discreción y respeto" con las familias de las personas enterradas en la cripta del recinto y con el Arzobispado de Pamplona. "No se trata de revanchismo, sino de cumplir con la legalidad vigente y hacer justicia con nuestra historia", remarca el regidor. El Parlamento navarro aprobó en 2013 la ley de reconocimiento y reparación de las víctimas del golpe de 1936, que obliga a la retirada de símbolos, leyendas y menciones franquistas, así como las distinciones y títulos honoríficos. Sin embargo, el panteón central de la cripta mantiene la inscripción "Navarra a Mola" junto al escudo de la comunidad con la cruz laureada de San Fernando, otorgada por Franco por la participación navarra en el bando sublevado.

Emilio Mola Vidal era el general gobernador militar de Navarra en 1936, desde donde dirigió el golpe de Estado del 18 de julio, que desencadenó la Guerra Civil. Desde su despacho de la Capitanía Militar, Mola coordinó a los oficiales que conspiraban contra el gobierno de la II República y los apoyos de grupos políticos como la Falange o el carlismo, que contaba en Navarra con un numeroso grupo armado, los requetés. Mola murió en un accidente de avión un año más tarde del golpe, en 1937, dejando como incuestionable el liderazgo de Franco en el bando antirrepublicano. También en accidente aéreo moría dos días más tarde del golpe el general pamplonés José Sanjurjo. Regresaba de Estoril, en Portugal, donde huyó tras protagonizar una intentona fallida en 1932, para ponerse al frente del golpe militar.

El Monumento a los Caídos, que cierra la céntrica avenida de Carlos III, fue construido en 1942 para homenajear a los 4.500 combatientes navarros del bando franquista muertos durante la Guerra Civil. El edificio fue diseñado en estilo neoherreriano por los arquitectos José Yárnoz y Víctor Eusa y tiene una extensión de 2.000 metros cuadrados en forma de cruz griega y coronado por una cúpula visible desde toda la ciudad. Justo bajo la cúpula se encuentra el mausoleo. El recinto se utilizó como iglesia hasta 1997, cuando el Arzobispado de Pamplona lo cedió al Ayuntamiento, con la condición de que no se retirase ningún elemento de forma definitiva. Por ello, en 2003, cuando Navarra aprobó su ley de símbolos, que obligaba a la retirada de simbología franquista, los elementos relacionados con la dictadura fueron tapados con paneles. También se ocultó con una pancarta el frontispicio de 30 metros que rezaba "Navarra a sus muertos en la Cruzada". Sin embargo, la cripta en la que se encuentran los restos de Mola y Sanjurjo mantuvo el culto religioso y la simbología franquista. Culto promovido por la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, creada después de la Guerra Civil por excombatientes franquistas, principalmente carlistas, y que se mantiene hasta hoy en fechas como el 18 de julio.

Más información