Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se reunirá con el líder socialista sin nuevas ofertas

El presidente no confía en cambiar la opinión de Sánchez

Mariano Rajoy realiza hoy un último intento de convencer a Pedro Sánchez antes del debate de investidura que comienza mañana. Ambos se reunirán a la una de la tarde en el Congreso, pero el PSOE mantiene que el pacto del PP con Ciudadanos no ha cambiado nada y que votarán en contra de la investidura del líder popular.

El presidente en funciones ya adelantó ayer que acudirá a la reunión con Sánchez sin nuevas ofertas para tratar de convencerle más allá del pacto firmado con Ciudadanos, que incluye medidas que él mismo firmó con Albert Rivera el pasado febrero. “Le voy a decir al secretario general del PSOE lo mismo que le he dicho desde el 21 de diciembre, pero con 170 escaños [incluyendo el voto de Coalición Canaria]. Que nadie tiene mayoría, que el PP tiene 52 escaños más [que el PSOE] y que la situación es excepcional. Le voy a decir que España necesita un Gobierno con urgencia y que unas terceras elecciones son un disparate”, resumió Rajoy.

El presidente en funciones le expondrá hoy las medidas del acuerdo con Ciudadanos y Coalición Canaria, aunque ayer no confiaba en hacer cambiar a Sánchez de opinión, aunque manifestó su intención de “perseverar” en ese intento, también después de la previsible investidura fallida de esta semana. El líder del PP no descarta presentarse a un segundo debate de investidura y ayer aclaró que podría ser incluso antes de las elecciones vascas del 25 de septiembre.

Los populares siguen confiando en que el PSOE, después de hacer pasar a Rajoy por la investidura fallida que vivió Sánchez, termine cambiando de opinión. “Están pervirtiendo el concepto de abstención. Abstenerse no es apoyar y es perfectamente compatible con hacer oposición”, indica el vicesecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maillo.

Los vetos mutuos han marcado los encuentros anteriores entre Sánchez y Rajoy muy distanciados personalmente, sobre todo tras el debate electoral en el que se intercambiaron insultos. La primera vez que se vieron tras las elecciones fue el 23 de diciembre. El encuentro duró solo 30 minutos. Mes y medio más tarde, el 12 de febrero, se reprodujeron las diferencias entre ambos dirigentes, en un encuentro de similar duración. Tres semanas después Sánchez no logró ser elegido presidente en las Cortes.

La tercera reunión llegó el 13 de julio. Tampoco dejó novedades, aunque se alargó hora y media. Sánchez mantuvo el no a Rajoy en su último encuentro, el 2 de agosto. El presidente en funciones ya había recibido el encargo del Rey de presentarse a la investidura.