Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy llama a Sánchez a la desesperada a que sea responsable y no dañe a España

El presidente alaba el pacto con Ciudadanos y Coalición Canaria y arremete contra el PSOE

Rajoy con Feijóo, este sábado en Cotobade.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha reconocido este sábado en su tradicional acto en Galicia de apertura del curso político que "la formación de un Gobierno en España es todavía hoy más un deseo que un hecho", y ha exigido con dureza más responsabilidad al PSOE y a su líder Pedro Sánchez para desbloquear la situación. Rajoy ha destacado y alabado que Ciudadanos y Coalición Canaria "han hecho un esfuerzo" para alcanzar un acuerdo de investidura que permita formar un Ejecutivo tras ocho meses en funciones y ha mostrado su esperanza en que se pueda cerrar "pronto un acuerdo con ambas fuerzas políticas". Rajoy ha llamado casi a la desesperada tres veces a Sánchez en los últimos días para negociar y no ha obtenido siquiera ni respuesta. Aún no desiste pero admite que las opciones reales de un acuerdo son casi nulas.

Rajoy ha recordado minuciosamente que aunque el PP consiga firmar antes del martes cuando comience la sesión de investidura un acuerdo con Ciudadanos y CC, esa suma son 170 diputados y no sería suficiente para formar un Gobierno. El líder popular ha advertido así de nuevo que si el PSOE vota 'no' a su investidura como presidente del Gobierno "estaremos en la misma situación que diciembre y eso ya seria muy peligroso para nuestro país".

"Las cosas van bien pero pueden empezar a dejar de ir bien y ya son muchos los avisos que empezamos a recibir dentro y fuera de España de que no se puede prolongar esta situación en el tiempo, ya que sería tremendo que, tras los esfuerzos de los españoles, la irresponsabilidad de algunos nos volviera a una situación de crisis", subrayó Rajoy para meter más presión en esta semana clave al líder socialista.

El máximo dirigente del PP ha insistido así en que sería "muy negativo" la repetición de unos comicios generales por tercera vez en menos de un año y continuar con un Gobierno en funciones al ser además una "anomalía" que no se ha producido en ningún país europeo.

Fue en ese momento cuando Rajoy conjugó sus mensajes de alerta sobre los peligros que puede sufrir el país durante este bloqueo con las apelaciones a la responsabilidad del PSOE, un partido del que recordó que ha gobernado España muchos años (22 apostilló Alberto Núñez Feijóo) "y ha hecho aportaciones al progreso del país". El presidente popular añadió otra advertencia en esa misma línea cuando acusó a los socialistas y a Sánchez de "jugar con la vida de millones de españoles que no son culpables".

El líder del PP ha compaginado durante estos últimos días, mientras fraguaban las negociaciones abiertas y públicas con Ciudadanos, su intención de intentar abrir alguna vía de comunicación con Sánchez. Desde su gabinete han llamado a Ferraz, la sede del PSOE, tres veces y no han recibido respuesta. Rajoy se reserva la posibilidad de mantener una reunión con Sánchez el lunes, tras firmar probablemente mañana con Albert Rivera el pacto con Ciudadanos y justo un día antes de que pronuncie el martes su discurso de investidura, que se basará en las líneas maestras del acuerdo alcanzado y que presentará como muy similar al que sellaron en febrero el líder del partido naranja con el socialista.

Mientras tanto, el presidente popular, su equipo y los dirigentes del PP incrementarán al máximo la presión sobre el dirigente socialista. Con todo tipo de mensajes, discursos y apelaciones a la responsabilidad. Rajoy recordó los resultados electorales del 20-D y el 26-J, donde el PP ganó y el PSOE concatenó sus peores datos históricos, para ablandar la posición socialista. "Es una enorme irresponsabilidad que aquellos que tienen 52 escaños menos y 2,5 millones de votos menos que quienes han ganado las elecciones volvieran a bloquear la constitución de Gobierno en España, espero que no sea así", remarcó. Luego prometió que él está dispuesto a hacer todos los esfuerzos programáticos, es decir cesiones y reformas, si el PSOE da alguna señal de disposición a dialogar.

Rajoy expuso esta visión de la situación política en España durante la clausura de un acto de partido en la localidad pontevedresa de Cotobade, en la Carballeira de San Xusto, en el que estuvo acompañado del presidente del PPdeG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en las elecciones gallegas del próximo 25 de septiembre; de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y del ministro de Justicia, Rafael Catalá.