Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE no ha recibido ninguna petición formal para celebrar un comité federal

Sánchez prepara su intervención en el debate de investidura con "mil argumentos" contra el PP

Ampliar foto
Patxi López, este lunes, en la sede del PSOE.

El PSOE no ha recibido, a día de hoy, ninguna petición formal por parte de alguno de sus líderes territoriales para celebrar un comité federal en el que los socialistas se replanteen su voto en contra de la investidura de Mariano Rajoy y la posibiliten con su abstención. La dirección del partido tampoco tiene previsto formularla. "De momento, no se ha puesto esa posibilidad encima de la mesa", ha asegurado este lunes Patxi López, secretario de Acción Política y Ciudadanía. "No hemos hablado nada de eso", ha coincidido Susana Sumelzo, secretaria de Administraciones Públicas.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, planteó en este diario que la convocatoria del máximo órgano de control del PSOE entre congresos pueda producirse después de las elecciones vascas y gallegas, que se celebrarán el 25 de septiembre. Los estatutos del PSOE recogen que la ejecutiva o un tercio de los 295 miembros del comité federal pueden convocar de forma extraordinaria a dicho comité. El partido aprobó por unanimidad en su último comité federal, el pasado 9 de julio, el rechazo a Rajoy, aunque no lo reflejó en una resolución por escrito. Lo hizo semanas antes de que el tablero político cambiara con al acercamiento de Ciudadanos al PP.

La reunión de la ejecutiva permanente en Ferraz se ha centrado en el discurso de Pedro Sánchez en la investidura de la próxima semana de Rajoy. "No se ha discutido sobre la posición política del PSOE, que está clara y es el no a Rajoy y al PP. Ha sido una reunión de trabajo para preparar el debate de investidura", ha explicado Óscar López, portavoz en el Senado y vicecoordinador de la última campaña electoral. La dirección permanente de los socialistas, que no estaba al completo, se reúne con carácter semanal salvo cuando hay reunión del pleno de la ejecutiva. La constituyen la presidencia del PSOE, el secretario general, el vicesecretario general, los secretarios de área, los portavoces del grupo socialista en el Congreso y en el Senado, y el secretario general de Juventudes Socialistas.

La intervención de Sánchez en las Cortes, coinciden distintos miembros de la dirección, buscará un "debate sereno en el que se justificará el no a Rajoy con mil argumentos". "Defendemos una enmienda a la totalidad de las políticas económicas y sociales del PP. Por coherencia y por ética: hemos pedido la dimisión de Rajoy, presidente de un partido imputado", esgrime López. Sánchez ya adelantó la semana pasada que, llegado el caso, votarían en contra de los presupuestos de 2017 que presentase un Gobierno del PP.

El actual presidente en funciones requiere al menos 176 votos, es decir, mayoría absoluta, en la votación del 31 de agosto, después del debate de investidura del día 30. Dos días después, el 2 de septiembre, la votación saldría adelante siempre que hubiera más síes que noes. De momento, Rajoy cuenta con los votos favorables de los 137 diputados del PP y negocia un pacto de investidura con Ciudadanos, que cuenta con 32 escaños. Los populares han abierto también negociaciones con Coalición Canaria para tratar de cerrar el respaldo de su única diputada antes del sábado. De esta forma, Rajoy contaría con 170 votos a favor, a seis de la mayoría absoluta en la primera votación. Manteniendo los mismos apoyos, sería investido presidente en la segunda votación con 11 abstenciones de la bancada del PSOE. López ha insistido este lunes en que busque los votos del PNV, con cinco diputados. Aun así, el PP necesitaría al menos una abstención.

Más información