Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera pone seis condiciones al PP para negociar el ‘sí’ a la investidura de Rajoy

El líder de Ciudadanos exige además que el presidente en funciones ponga fecha y hora al debate

Albert Rivera ha anunciado este martes que negociará el apoyo de sus 32 diputados a la investidura de Mariano Rajoy si antes el PP acepta seis medidas y una condición “irrenunciables”. Los dos líderes se reúnen este miércoles a las diez de la mañana con esas exigencias como telón de fondo: anunciar ya la fecha de investidura, expulsar a todo cargo público imputado por corrupción, eliminar los aforamientos, cambiar la ley electoral, acabar con los indultos por corrupción, limitar el mandato presidencial y crear una comisión parlamentaria del caso Bárcenas. Incluso si pactan, Rajoy necesitará la complicidad del PSOE o los nacionalistas para ser presidente.

Albert Rivera durante su comparecencia ATLAS

Ese listado de medidas contra la corrupción y a favor de regeneración, dijo Rivera, está diseñado para combatir “el talón de Aquiles de este Gobierno en funciones, en el que no confiamos”. El líder de Ciudadanos le ha transmitido este martes al del PP sus exigencias por teléfono, aprovechando el canal de comunicación permanente que ambos establecieron la semana pasada. Ese progresivo acercamiento de Rajoy y Rivera, construido sobre la buena disposición de las dos partes a negociar el techo de gasto y los Presupuestos de 2017, acrecienta a cada paso la presión que recibe el PSOE para facilitar la formación de Gobierno con la abstención de sus 85 diputados.

La condición inicial de Rivera es que Ana Pastor, presidenta del Congreso, fije fecha y hora para la votación de investidura —“sin eso no nos sentaremos a negociar”, advirtió José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos—. Segundo, el PP tiene que aceptar que las exigencias de Ciudadanos tendrían que ponerse en marcha en los tres primeros meses de gobierno. Tercero, los dos líderes saben que tienen que acelerar sus conversaciones si quieren que haya Ejecutivo a tiempo de consensuar los Presupuestos antes del 15 de octubre para evitar una sanción multimillonaria de Bruselas. Y, cuarto, el PP y Ciudadanos tienen que convencer al PSOE para que negocie. La posibilidad de facilitar la presencia de los socialistas esperando hasta después del 25 de septiembre, fecha de las elecciones de Galicia y el País Vasco, no agrada en la formación.

Las condiciones de Rivera

Precondición:

El PP debe fijar fecha y hora para la sesión de investidura


1 Expulsión inmediata de cualquier cargo público imputado por corrupción política


2 Eliminar los aforamientos


3 Aprobar una nueva ley electoral (desbloqueo de listas, fin del voto rogado en el extranjero y modificación del peso relativo de cada voto en el reparto de escañoso)


4 Acabar con los indultos por corrupción política


5 Limitar los mandatos presidenciales a ocho años o dos legislaturas


6 Crear comisión parlamentaria para investigar el caso Bárcenas


Para Rivera, Pedro Sánchez, secretario general de los socialistas, es hoy un político que ha decidido “desentenderse de España”. Un dirigente, ha insistido este martes, “desaparecido políticamente”. Un líder, ha rematado, “con el que no se puede contar para los asuntos de Estado”. El PP y Ciudadanos piden “responsabilidad” al PSOE. Y Rivera justifica sus intentos de facilitar el desbloqueo —pasando del no a la abstención; que ahora podría ser un por contraposición a un Sánchez “inmovilista”.

“Si el PSOE no quiere hacer ese papel de Estado, lo haremos nosotros. Preferimos ser útiles a creernos importantes. En este momento, es mucho más útil estar al servicio de los españoles y del desbloqueo que el no por el no”, dijo Rivera, que en la campaña electoral se comprometió repetidamente a no favorecer la continuidad de Rajoy. “Si el PSOE ha decidido tirar la toalla y no estar presente en una negociación, lo haremos nosotros”, subrayó. “Se puede poner en marcha este país si hay una apuesta inequívoca por la regeneración y contra la corrupción”, argumentó. “Después de que la vieja política fracase, nosotros no podemos hacer lo mismo”, añadió. “En este momento importante y delicado de España, donde hay muchos riesgos, hay que dar un paso, mojarse y buscar soluciones”.

Firme negativa

En consecuencia, el camino al voto afirmativo de Ciudadanos quedará totalmente despejado en el momento en el que el PP acepte esos siete puntos y sea posible que las dos partes nombren equipos negociadores. Así, las dos formaciones abren ahora una nueva etapa condicionada por el calendario.

“Rajoy se ha hartado de decir que hay urgencia”, recordó Villegas, número dos de Ciudadanos. “Tendrán que darse prisa en contestar, pero no hay un ultimátum”, añadió sobre las condiciones que Ciudadanos le plantea al PP. “Cuanto antes acepten, antes podremos negociar”, añadió. “Este es un intento de desbloquear la situación. No sabemos si perjudica o beneficia a nuestro partido, pero está claro que estamos buscando soluciones ante la situación de inmovilismo del PP y del PSOE, que no toman la iniciativa para desbloquear la situación”, criticó. “Con humildad, y ante la inacción de unos y otros, hemos decidido dar el paso para intentar evitar las elecciones. Unas terceras elecciones serían un grave error”.

Mientras Ciudadanos rectifica su estrategia electoral y se acerca al PP, el PSOE se mantiene con firmeza en su negativa a apoyar la continuidad de Rajoy. Los 169 votos que sumaría el candidato si cuenta con el apoyo de Ciudadanos no serían suficientes para que siga como presidente. Rajoy necesita 176 apoyos en primera vuelta (mayoría absoluta) o más síes que noes en la segunda. Quiere que esos votos sean del PSOE. Y cree que puede conseguirlos si antes se garantiza el apoyo de Ciudadanos. Si la semana pasada consideró “un primer paso en una larga caminata” su reunión con Rivera, tiene la oportunidad de dar una zancada decisiva. Si Rajoy le transmite al líder de Ciudadanos su disposición a aceptar sus exigencias, comenzará el descuento para desbloquear la formación de Gobierno.

Más información