Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los casos de corrupción del PP imposibilitan el acuerdo con Ciudadanos

La juez procesa al partido de Rajoy por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas

Ampliar foto
José Manuel Villegas, en una imagen de archivo. EFE

La dirección de Ciudadanos se ha reafirmado este martes en su compromiso de permanecer en la oposición y no votar a favor de la investidura de Mariano Rajoy tras conocer el auto judicial que propone procesar al PP por la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas. La magistrada Rosa María Freire Pérez cree que esa acción perseguía "impedir que datos importantes relativos a la contabilidad paralela" del extesorero acabaran en manos del juez Pablo Ruz, que investiga la caja b del partido de Génova. Esa revelación incluso ha provocado un debate interno en la formación de Albert Rivera, donde ya hay dirigentes que proponen replantearse la abstención a la que se ha comprometido Ciudadanos y votar en contra de la investidura de Rajoy.

"Noticias como esta hacen que gente del partido nos diga si no sería mejor mantenernos en el no para alejarnos de la corrupción y el pasteleo con los separatistas, pero de momento nos vamos a mantener en esa abstención", explica José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos. "Esto ratifica nuestra posición de que en España hace falta que el partido conservador también se regenere, se renueve y se limpie", añade en conversación con EL PAÍS. "Ya había sobre la mesa cosas lo suficientemente graves, como todo lo que tiene que ver con el caso Bárcenas", subraya.

"Rajoy no nombró a Bárcenas, pero fue tesorero bajo su presidencia, y todos hemos visto cómo le daba su apoyo", añade. "Todos estas sospechas sobre hechos que han acaecido en un momento en el que Rajoy era presidente del PP, y por tanto máximo responsable, nos reafirman en nuestra idea de que hace falta una renovación y una regeneración en el PP". Y remata: "Estamos en el no, y estas noticias ratifican esa decisión".

Tras las dos últimas elecciones generales, los casos de corrupción han actuado como un cortafuegos entre el PP y Ciudadanos. Después del 20-D, el estallido de las operaciones Taula y Acuamed impidieron cualquier acercamiento al unirse a los casos Gürtel, Púnica y Bárcenas. Una vez celebrada la repetición electoral del 26-J, el auto conocido este martes tiene el mismo efecto: al estallar en medio de las negociaciones para formar Gobierno, dificulta que Rivera ceda, comprometa el voto afirmativo de sus 32 diputados y entre en un Gobierno del PP. El líder de Ciudadanos está convencido de que el caso Bárcenas afecta directamente a Rajoy. Así se lo dijo al presidente en funciones durante el debate a cuatro de la pasada campaña electoral. Y así lo reiteró la semana pasada, cuando explicó su negativa a entrar en el Ejecutivo durante una entrevista con EL PAÍS.

—¿Ser parte del Consejo de Ministros no es la mejor forma de regenerarlo? Hay partidos de centro europeos que se han especializado en determinadas carteras: economía, hacienda…

—En esos Gobiernos de Europa no aparecía el presidente en los papeles de Bárcenas. Es distinto. En España tenemos un problema de corrupción. Tiene que haber un cambio, no una continuidad de un sistema que se degrada.

La juez no solo ha procesado al PP. Además, propone juzgar también por daños informáticos y encubrimiento a la tesorera Carmen Navarro; al abogado Alberto Durán; y al informático José Manuel Moreno. La fiscalía, por su parte, solicitó el archivo de la causa durante la fase de instrucción.

Más información