Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía recurre al Supremo la absolución del líder de Def con Dos

La acusación pública considera que César Strawberry cometió un delito de humillación a las víctimas del terrorismo

César Strawberry, líder del grupo Def con dos. Samuel Sánchez

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha anunciado este miércoles que recurrirá ante el Tribunal Supremo la absolución de César Augusto Montaña Lehman (conocido como César Strawberry), líder del grupo musical Def Con Dos, por un delito de enaltecimiento del terrorismo por una serie de tuits publicados entre noviembre de 2013 y julio de 2014 en los que hacía chanzas de víctimas de ETA como José Antonio Ortega Lara o Eduardo Madina. Strawberry fue absuelto el pasado martes después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional considerara que no está acreditado que con sus expresiones buscase “defender los postulados de una organización terrorista” ni tampoco “despreciar o humillar a sus víctimas”. Ese fallo contaba con un voto particular, del magistrado Nicolás Poveda, que entendía que el artista debió ser condenado.

Entre otros mensajes en la red social, Strawberry escribió: “El fascismo sin complejos de Esperanza Aguirre, política del PP, me hace añorar hasta los Grapo” o “Street Fighter, edición post-ETA: Ortega Lara versus Eduardo Madina”. El cantante retuiteo, “haciéndolo suyo”, según el tribunal, este otro comentario: “¿Se puede llevar una camiseta con un estampado de Miguel Ángel Blanco? Lo pregunto desde el respeto y el verano”.

En el anuncio de su recurso, el fiscal Carlos Bautista insiste en que se debe condenar a Strawberry por un delito de enaltecimiento del terrorismo en su modalidad de humillación a las víctimas. El acusador público reclamó en el juicio una pena de un año y ocho meses de prisión.

Durante la vista oral, los abogados de Strawberry, Gonzalo Boye e Isabel Elbal, aportaron una serie de peritos y testigos que convencieron al sector mayoritario del tribunal de que los tuits del acusado se encuadraban en su actividad artística y de que este “en su vida tanto profesional como privada no mantiene postulados de apoyo a grupos terroristas o a la violencia de cualquier tipo” aunque sí “una actitud irónica y provocadora”. El tribunal tuvo en cuenta un artículo publicado por el artista en Diario 16 en enero de 2001 en el que pedía la desaparición de ETA y una actuación de su grupo en 1997 en Escalarre (Lleida) el que un lazo azul en repulsa al asesinato de Miguel Ángel Blanco presidió el escenario.

Más información