Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los presos de ETA acusan al Gobierno vasco de querer “romper” el colectivo

Los reclusos dicen que son "bastante mayores como para decidir entre todos cuál es el paso que debe dar cada uno" para salir de la cárcel

Expresos y huidos de ETA presentan en marzo un manifiesto.
Expresos y huidos de ETA presentan en marzo un manifiesto.

El Colectivo de Presos de ETA (EPPK) asegura que la carta que les remitió el Gobierno vasco para que conozcan los pasos que pueden para acogerse a los beneficios penitenciarios que contempla la legislación y mejorar su situación en las cárceles es "un renovado intento para romper" la unidad de este grupo de 400 reclusos.

En un comunicado remitido al diario Gara, los presos de la banda terrorista rechazan la iniciativa del Ejecutivo de Urkullu y le responden que son "bastante mayores como para decidir entre todos cuál es el paso que debe dar cada uno". "Parece que, 27 años después de haber sido puesta en marcha, quieren recoger ahora lo sembrado por la política de dispersión", lamentan los reclusos en la carta publicada este miércoles.

La Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, que dirige Jonan Fernández, remitió en abril pasado una misiva "informativa" a cada preso condenado por delitos relacionados con el terrorismo de ETA y en la que se detallan los procesos que existen para pasar del primer al segundo grado y de este al tercero.

El EPPK confirma que la carta ya ha sido recibida por buena parte de los presos internos en cárceles españolas. Los presos sostienen que ese documento contiene las dos opciones que "la legislación de excepción" actual ofrece a los presos: "El arrepentimiento colectivo de la izquierda abertzale o el de cada uno de nosotros".

La respuesta del colectivo de presos deja claro que no van a adoptar medidas individuales para obtener beneficios penitenciarios y recuerdan al Gobierno vasco que se sitúan "dentro de la izquierda abertzale" y están dispuestos a "cumplir con la función" que les corresponde "en esta nueva fase del proyecto de liberación independentista". "El proceso de liberación no se detendrá y no esperará hasta la salida de prisión del último preso. Y afortunadamente, cada vez que uno de nosotros salga de la cárcel contará con una excusa menos para lastrar el proceso de liberación, y nosotros, con un activo más para fortalecerlo", aseguran en el comunicado.

La respuesta de los presos llega después de que el líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, animara a los presos el pasado 2 de mayo a tomar en consideración la legislación vigente. Más de 600 expresos de ETA hicieron público en marzo pasado su apoyo a que los reclusos de la banda se acojan a medidas individuales y con eso faciliten su acercamiento a las cárceles vascas. El lehendakari también ha apoyado en varias ocasiones que los presos tengan capacidad para tomar en libertad decisiones individuales con el fin de acceder a beneficios penitenciarios y favorecer su reinserción.

Ante ello, los presos de ETA advierten de que han decidido hacer uso de los mecanismos legales existentes para salir de las cárceles "pero no a solas": "Queremos recorrer ese camino con el apoyo del pueblo. Y, como hasta ahora, todos juntos, a pesar de tener que desarrollar la trayectoria jurídica cada cual", destacan en su último mensaje.

En el comunicado también critican la actitud del Gobierno francés con los internos recluidos en cárceles del país vecino, cuyas autoridades "en lugar de dar pasos en el camino de la resolución del conflicto, han apostado por que la situación se pudra y se encone, igual que hacen en España".

"Nos utilizan como rehenes políticos", añaden, "y detrás de esa estrategia, además de sed de venganza se esconden también objetivos políticos". Uno de los cuales, en su opinión, pasa por "generar inquietud y resignación en el seno de la izquierda abertzale, crear contradicciones artificiales e impulsar la división y la desafección".

Más información