Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias llama al orden interno y pide a los suyos no dividirse en facciones

El líder de Podemos reconoce que ha habido tensión con sus alianzas "entre ser jacobinos y plurinacionales"

Pablo Iglesias y el general Julio Rodríguez, antes del consejo ciudadano de Podemos. ATLAS

Pablo Iglesias ha pedido este sábado a la dirección de Podemos no generar facciones y no apuntarse discursos que puedan alentar división interna tras el resultado de las elecciones del 26 de junio. El líder del partido se ha dirigido a los más de 80 miembros del consejo ciudadano, máximo órgano de decisión entre asambleas, para llamar al orden e invitarles a centrarse en el futuro más que en el análisis de lo que pudo pasar. Iglesias ha evitado la autocrítica y ha rechazado, en su intervención inicial, abierta a los medios de comunicación, que la pérdida de más de un millón de votos respecto al 20-D dependa del acuerdo con IU, que él defendió, o del diseño de la campaña electoral, responsabilidad de su número dos, Íñigo Errejón.

“Creo que es imposible saber científicamente qué cosas han ocurrido, y creo que además que ninguna de las dos se sostiene demasiado”, ha señalado. “Me preocupa que de alguna manera los relatos se alejen de su objeto científico y se conviertan en lo fundamental de la política”, ha considerado antes de agregar: “Lo fundamental de la política y de la religión no es explicar nada ni tener razón, sino generar facción e identidad”.

Iglesias ha recurrido a un símil histórico para ilustrarlo. “¿Qué importa que tuvieran más razón los protestantes o los católicos a la hora de interpretar los Evangelios? Al final lo que se constituyen son dos iglesias paralelas con un enorme poder social. Al final lo importante no es tanto tener razón en el diagnóstico sino las identidades que se generan en torno a eso. Entonces, en este que es un órgano de dirección, yo evitaría que la gente se fuera apuntado explicaciones que después solo funcionan en clave de corriente o en clave de facción. Hay cosas más importantes que discutir y saber a ciencia cierta lo que pasó”.

Julio Rodríguez, invitado permanente

El consejo ciudadano de Podemos nombró este sábado por aclamación al general Julio Rodríguez “invitado permanente” del máximo órgano de dirección entre asambleas. El ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa dirigirá, según anunció Pablo Iglesias dirigirá la política de defensa de la formación y trabajará con Rafael Mayoral y con Pablo Bustinduy en las áreas de sociedad civil y de internacional. Rodríguez, que no logró escaño en el Congreso, no puede entrar formalmente en la ejecutiva ni en el consejo ciudadano por no haber sido elegido en primarias. El nuevo, cargo, no obstante, le permitirá asistir a las reuniones y seguir trabajando con la dirección.

“Os pediría que tengamos un debate político, que no hablemos tanto de nosotros mismos, sino de la situación de España y de lo que podamos hacer”, ha pedido el líder de la formación, que ha asegurado, en referencia al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que “no hay nada más patético que un discurso triunfalista”. Antes de la reunión, que ha comenzado a las 10.30, ha calificado de "patético" que el dirigente socialista "no esté preocupado por Rajoy sino por Podemos". Sin embargo, ha evitado reconocer abiertamente errores: “A veces hemos sido víctimas de nuestra propia lucidez, de que parecía que todo lo hacíamos todo bien”.

El consejo ciudadano convocado hoy en Madrid aborda el análisis del resultado como punto de partida para las decisiones futuras. Errejón ha repasado la campaña electoral, Carolina Bescansa ha presentado los datos de un estudio demoscópico encargado para determinar qué ocurrió el 26-J y Pablo Echenique ha abordado el debate sobre los círculos y la organización territorial.

Esta es otra de las cuestiones que preocupan a Iglesias, quien ha reconocido que la relación con sus alianzas territoriales ha generado tensión, a pesar del elevado nivel de entendimiento que asegura tener con Xavier Domènech, líder de En Comú Podem. “Ha habido una cierta tensión entre ser jacobinos y plurinacionales al mismo tiempo. Fue virtuoso pero es insostenible en el tiempo”, ha dicho. “Tenemos un desafío de liderazgo. De momento, nos lo han reconocido fuerzas políticas y eso implica revalidarlo. Si aspiramos a ser la referencia o el motor de ese espacio político plural y complejo que contiene muchas identidades políticas, tendremos que asumir un desafío ulterior, que es la construcción de un bloque histórico que solo se puede hacer con los movimientos populares y sociales”. A este propósito ha lanzado una advertencia a un sector de su formación al afirmar que "a los recién llegados con conocimiento exclusivamente escolásticos de los movimientos sociales todavía les cuesta entenderlos". Forma parte de lo que Iglesias considera, medio en broma, medio en serio, como su "cruzada personal contra el hipsterismo político"

El secretario general de Podemos ha enumerado también otros desafíos a los que se enfrentan. Entre ellos, el “riesgo del cretinismo parlamentario”. El partido quiere evitar quedar atrapado en las rutinas legislativas del Congreso de los Diputados “Hay que seguir siendo sexys a la vez que somos parlamentarios”, les ha dicho Iglesias a los miembros de la dirección. La formación debe dirimir, además, “ser una máquina de generar empleados, que se organizan sindicalmente”.