Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada una pareja por maltratar a un menor hasta su muerte

Pena de 20 años de cárcel a los cuidadores de un niño al que golpearon, quemaron y cortaron

Ampliar foto
Dos mujeres caminan frente a la casa del menor fallecido.

La Audiencia de Málaga ha condenado a un total de 20 años de cárcel a una pareja acusada de maltratar y dejar morir a un niño de tres años a quien cuidaban en su casa de Marbella (Málaga). El homicidio ocurrió en mayo de 2014. El matrimonio ha sido penado tras el veredicto de culpabilidad emitido hace unos días por un jurado popular y en la sentencia se ha aplicado la atenuante de reconocimiento de los hechos. Los acusados admitieron durante su declaración que golpearon al pequeño y que el día de su muerte no lo atendieron, pese a los gritos que daba por el dolor.

Unos meses antes de la muerte del niño, los cuidadores se pusieron de acuerdo con su madre para hacerse cargo de él por una prestación mensual de 300 euros. El pequeño se trasladó a la vivienda del matrimonio, de origen marroquí, igual que la madre, y ahí empezó su calvario. Desde ese momento, “fue objeto de continuos y reiterados malos tratos que se materializaban en golpes, quemaduras, cortes y otras agresiones que le propinaban los acusados debido al carácter inquieto del menor”, subraya la sentencia.

La madre veía al niño ocasionalmente, pero la situación de maltrato se agravó durante los últimos meses de convivencia porque la mujer no pagaba las cantidades que había acordado con la pareja y dejó de visitarlo. Las agresiones “se fueron incrementando” y se generalizó su desatención. El pequeño no pudo soportar las “habituales y severas” palizas que le daban y murió en mayo de 2014 por una peritonitis que le provocaron los múltiples golpes que había recibido, sobre todo a nivel abdominal.

Sus últimas horas, explica la sentencia, fueron “especialmente drásticas”, ya que la peritonitis le produjo “vómitos y un cuadro de dolor muy agudo que fue ignorado por completo por los acusados, privándole de la asistencia médica necesaria que hubiera podido evitar su muerte”. Cuando se descubrieron los hechos, el pequeño tenía numerosos hematomas y presentaba síntomas de desnutrición.

Además de a la pena de 10 años de prisión para cada uno de los acusados, la sentencia establece que deben indemnizar de forma conjunta con 120.000 euros a la madre del niño, quien fue expulsada del país y no pudo ser localizada cuando se celebró el juicio.

Más información