Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo dice que Gibraltar hará “mal negocio” si no acepta la cosoberanía

España pedirá que se excluya a la colonia de las negociaciones sobre el 'Brexit' entre Londres y la UE

Colas a la entrada de Gibraltar desde La Línea de la Concepción.
Colas a la entrada de Gibraltar desde La Línea de la Concepción. EFE

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha anunciado este viernes que España planteará formalmente en septiembre al nuevo Gobierno británico una oferta de cosoberanía de Gibraltar como única fórmula posible para que la colonia siga en la Unión Europea tras la salida del Reino Unido. Margallo, que dio por hecho que nuevo Ejecutivo español asumirá esta propuesta, la calificó de “generosa” y aseguró que sería un “mal negocio” para los gibraltareños no aceptarla. “Fuera de la UE hace mucho frío y tienen la posibilidad de quedarse si aceptan la mano tendida de España”, argumentó.

En una ruedad de prensa conjunta con la canciller argentina Susana Malcorra, Margallo recordó que Gibraltar forma parte de la UE porque Londres asume su política exterior y añadió que la única forma de que la colonia permanezca en la UE es que España ostente su representación mediante un acuerdo de cosoberánía que, en todo caso, sería transitorio y no supondría la renuncia de España a su integridad territorial.

Según Margallo, España está dispuesta a aceptar que los gibraltareños mantengan la ciudadanía británica, si lo desean, y el Peñón su régimen económico-fiscal, siempre “que sea compatible con el derecho comunitario”, por lo que “la seguridad jurídica sería total” desde el minuto uno una vez que se ponga en práctica el divorcio entre el Reino Unido y la UE.

Lo que no admitirá España, advirtió Margallo, es que Gibraltar forme parte de las negociaciones entre Reino Unido y la UE para fijar las futuras relaciones entre ambos, ya que se trata de un asunto que debe abordarse “exclusivamente” entre Londres y Madrid. Margallo insistió en la necesidad de que se ponga en marcha el foro de diálogo ad hoc —con participación de España, Reino Unido, Gibraltar, la Junta andaluza y el Campo de Gibraltar— para abordar la cooperación local.

El Gobierno gibraltareño no tardó en contestar al jefe de la diplomacia española. El ministro principal, Fabian Picardo, arremetió contra Margallo por rechazar que la colonia forme parte de las negociaciones sobre la desconexión del Reino Unido de la UE. “Está claro que el señor Margallo no es un experto en la UE y tampoco un demócrata”, declaró Picardo. Al contrario que en Inglaterra y Gales, donde ganó el Brexit, el 96% de los llanitos votaron por el Bremain y Picardo está intentando que Gibraltar, junto a Escocia e Iralnda del Norte, permanezca en la UE aunque se vaya el resto del Reino Unido, lo que las instituciones comunitarias rechazan de plano. Además, Picardo acusó a Margallo de poner en riesgo el emploe de los casi 9.000 españoles que trabajan en el Peñón y cruzan cada día la Verja.

 

Más información