Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ya no hace falta un buen nivel de idioma para pedir una Erasmus

Educación amplía la estancia a siete meses y elimina el requisito de la lengua, que acreditaron uno de cada cuatro becados a cambio de 100 euros más de beca

Los universitarios españoles que el curso que viene se marchen de Erasmus seguirán entre los que menos cobren de la UE. El Ministerio de Educación elimina el requisito de acreditar un B2 —el equivalente al First Certificate en inglés, un nivel medio alto— que presentaron uno de cada cuatro beneficiarios a cambio de 100 euros más al mes. Todos cobrarán ahora entre 200 y 300 euros mensuales. Las estancias serán más largas, pasan de cinco a siete meses.

Estudiantes de Erasmus a las puertas de una Universidad de Roma.
Estudiantes de Erasmus a las puertas de una Universidad de Roma.

Tener un B2 en inglés, por ejemplo, supone "comunicarse cara a cara de manera eficaz; seguir las noticias, escribir ensayos, informes y cartas, y leer todo tipo de textos" en ese idioma, según un experto de la Universidad de Cambridge. Era la definición que daba en 2014, cuando el anterior ministro, José Ignacio Wert, incluyó este requisito para acceder a las llamadas Eramus.es, que sumaban 100 euros más al mes a la cuantía genérica de la ayuda europea para estudiantes "excelentes". En el curso 2015-2016, la obtuvieron uno de cada cuatro alumnos, 12.500 de los 45.000 becarios españoles.

El Ministerio de Educación actual, con el ministro en funciones Íñigo Méndez de Vigo a la cabeza, ha unificado todas las ayudas y ya no habrá dinero ni requisito extra. Según explican desde el ministerio, lo habían reclamado los rectores ante la carga de gestión y las trabas administrativas de dos programas distintos. Ningún alumno recibirá a partir de ahora 100 euros más por su nivel de idioma. Educación lo ha eliminado, pero hay alumnos que lo siguen acreditando porque se lo piden en las universidades de destino.

Entre las ayudas más bajas de Europa

Con esta reducción, la ayuda que reciben los Erasmus españoles queda así en la parte baja de la horquilla de Europa, como ha pasado en otras convocatorias. Las ayudas se dividen en tres grupos en función del nivel de vida del país de destino. En el grupo 1 están los más pudientes -Austria, Finlandia, Francia, Italia o Reino Unido, entre otros- . Para estos, los estudiantes españoles recibirán 300 euros mensuales. La propuesta de la Comisión Europea en este grupo oscila de 250 a 500 euros, según consta en la página 50 de la guía Erasmus+ 2016.

Al grupo 2 pertenecen los países con rentas medias, como España. Están Alemania, Bélgica o Grecia, en los que se dan 250 euros mensuales mientras que la recomendación de la Comisión es otorgar entre 200 y 450 euros de ayudas. El grupo 3, el más modesto, incluye a Bulgaria, Polonia o Rumanía. Para estos destinos, la cuantía mensual será de 200 euros (la CE recomienda entre 150 y 400).

Los futuros Erasmus estarán más tiempo fuera que los anteriores, con siete meses de media frente a los cinco actuales. Es otra rectificación del actual ministro a su predecesor, que redujo la estancia a la mitad en 2014: se pasó de ocho a cuatro meses. Educación modifica también esta medida porque el plazo medio que pasaron los estudiantes el curso pasado fue de siete meses (aunque con la cuantía correspondiente a cinco), según explica un portavoz del ministerio.

España ha incrementado con 5,5 millones de euros los fondos propios para el programa Erasmus+. Aporta 29 millones, la cuarta parte de los 118,8 millones que corresponden al país y que completa Europa. Se destinarán a 1.687 proyectos dentro y fuera de los límites de la Unión.

Menos dinero para FP y más para salir de la UE

La mayoría del dinero (97,5 millones) se destina a estudiantes de educación superior. Pero hay otros programas. Hay un montante específico para Formación Profesional, que asciende a 16,7 millones, cinco menos que el curso pasado. Sube la cuantía de los programas para profesores de educación escolar con casi cuatro millones, 200.000 euros más que en la convocatoria previa para que 2.150 profesores de infantil, primaria y secundaria participen en cursos en otros países europeos. El dinero para proyectos de educación de adultos se mantiene en 572.150 euros.

El programa reserva 13,9 millones de euros para ayudas fuera de Europa, un 11,7% más que en 2015 y con la incorporación de países de África, Caribe y Pacífico. Son 3.850 becas. El curso pasado, fueron solicitadas principalmente para China, Rusia, Marruecos y Bosnia Herzagovina, según una nota del ministerio.