Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz cree que el PSOE debe permitir a Rajoy formar gobierno

La presidenta de la Junta andaluza afirma: “Los ciudadanos nos han mandado a la oposición”

La presidenta andaluza, Susana Díaz, esta mañana.
La presidenta andaluza, Susana Díaz, esta mañana.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, considera que el PSOE no debe intentar la formación de gobierno dados sus resultados en las elecciones generales y por tanto debe permitir que el PP gobierne. A diferencia del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, que aboga porque Mariano Rajoy sea presidente, Díaz lo ha dicho esta mañana entre líneas. "No he escuchado a mi compañero Vara. Los ciudadanos nos han dado los votos que nos han dado y es evidente que nos han mandado a la oposición".

Con su frase, Díaz se desmarca de la dirección federal después de que el portavoz socialista, Antonio Hernando, ha avanzado que el PSOE no va a apoyar la investidura de Rajoy ni se va a abstener. Tras la derrota sufrida anoche por el PSOE andaluz con 20 escaños frente a los 23 del PP, Díaz ha eludido sentirse responsable y ha disparado por elevación a Ferraz al recordar que eran "elecciones generales, y los ciudadanos votaron en esa clave".

El 64% del voto perdido por el PSOE es andaluz

El PSOE perdió en las elecciones generales del domingo por 120.606 votos respecto al 20-D, de los cuales 77.651 fueron en Andalucía. Seis de cada 10 votantes que dieron la espalda a los socialistas lo hicieron desde esta comunidad (el 64%). Este rechazo ha dejado una seria resaca en el PSOE andaluz. Porque a pesar de que solo les costó dos escaños de los cinco a nivel estatal, para la federación que lidera Susana Díaz supuso pasar de ganador a perdedor. De sacar pecho por la apurada victoria en diciembre (22-21 frente al PP) a reconocer esta semana una inesperada y clara derrota (20-23) en su histórico feudo.

Los resultados constatan una caída progresiva en votos para los socialistas en Andalucía durante las últimas citas en las urnas. Pese a ello, Díaz ha querido delimitar las culpas de este retroceso en las urnas: “Han sido unas elecciones generales y los ciudadanos han votado en esa clave (...) una derrota del PSOE en toda España”. A continuación, señaló a la dirección federal. “Si no estoy contenta con un 31% aquí [por Andalucía] no voy a estarlo con un 22% allí [ámbito estatal]”.

La líder del PSOE andaluz ha evitado sin embargo contestar si veía a Sánchez legitimado para liderar la nueva etapa del PSOE. “No estoy en cuestiones individuales, sino en un proyecto colectivo”.

La presidenta andaluza se presentó a la prensa con un mapa de Andalucía con fondo rojo que resaltaba las victorias en los municipios pero evitaba cifrar los escaños y el número total de votos. Díaz culpó al candidato socialista por no haber descartado en campaña la posibilidad de un pacto con Unidos Podemos para formar un Ejecutivo progresista. “Creo que nos ha restado mucha credibilidad la mera hipótesis de que [el PSOE] pudiera alcanzar el Gobierno de la nación mediante un acuerdo con Podemos. Lo creo. Estoy convencida de ello”, insistió. Sobre Podemos dijo: “Pablo Iglesias le ha hecho el juego a Mariano Rajoy, como Julio Anguita lo hizo con [José María] Aznar. No es nada nuevo”.

La oposición andaluza utilizó la derrota de Díaz para cuestionar sus posibles aspiraciones a liderar el PSOE federal. Lo hizo el dirigente andaluz del PP, Juan Manuel Moreno: “Lo tenía todo preparado para que anoche fuera su fiesta particular y su asalto a Ferraz, y al final los ciudadanos han puesto a cada uno en su sitio. Ha perdido la soberbia”, ha resumido.

Cuando un periodista le ha pedido concreción sobre los posibles pactos, el tablero abierto, y la posibilidad de permitir "por omisión" un Gobierno del PP, Díaz ha echado balones fuera: "Hay un [escenario] nítido y evidente. Si con 90 escaños no fuimos capaces de hacer gobierno, con 85 (...) Donde nos han mandado es a la oposición, y tenemos que ser coherentes".

La presidenta andaluza ha culpado al candidato socialista, Pedro Sánchez, por no haber descartado en campaña la posibilidad de un pacto con Unidos Podemos para gobernar. La líder socialista ha achacado la derrota de los socialistas a la mera posibilidad de que se produjera esa alianza para generar una mayoría de izquierdas y formar un Ejecutivo progresista.  "Creo que nos ha restado mucha credibilidad la mera hipótesis de que [el PSOE] pudiera alcanzar el Gobierno de la nación mediante un acuerdo con Podemos. Lo creo. Estoy convencida de ello", ha señalado Díaz, tras destacar que "Pablo Iglesias le ha hecho el juego a Mariano Rajoy, como Julio Anguita lo hizo con [José María] Aznar. No es nada nuevo".

La dirigente, que ha avanzado que hoy hablará con Sánchez, considera que el PSOE ha evitado el sorpasso de Unidos Podemos gracias a los votos que consiguió en Andalucía. Díaz dice que es "claro" que los votantes han enviado al PSOE "a la oposición" y que, tras un debate "profundo y sosegado", el partido decidirá la formación del Gobierno. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, ha dicho esta mañana que Mariano Rajoy tiene que ser presidente. Sin embargo, César Luena ha asegurado que no apoyarán al PP "ni por acción ni por omisión".

Después de meses de tensiones y una paz firmada para afrontar las elecciones, Díaz ha evitado pronunciarse sobre su rivalidad con el candidato socialista y que la derrota en Andalucía diluyó ayer. "¿Cree que Pedro Sánchez está legitimado de momento para poder liderar esta nueva etapa", le ha preguntado una periodista. Díaz ha eludido responder la cuestión y mencionar un apoyo explícito al secretario general del PSOE: "No estoy en cuestiones individuales, sino que estoy en un proyecto colectivo y creo que cuando llegue el orgánico, tocará el orgánico. A mí me preocupa España y quiero que le vaya bien".

Los resultados de ayer constatan una caída progresiva en votos para los socialistas en Andalucía, su tradicional bastión, durante las últimas citas en las urnas. Pese a ello, Díaz ha evitado la autocrítica: "Han sido unas elecciones generales y una derrota del PSOE en toda España, hemos perdido dos millones y medio [de votos] y en Andalucía 98.000. El PSOE tiene que reflexionar en toda España". A continuación, y mediante un mapa de Andalucía con fondo rojo justificado por las victorias en los municipios y que evitaba los escaños y el número total de votos, Díaz ha ensalzado que los "graneros" andaluces son los que mejor han aguantado el tirón.

La presidenta andaluza ha admitido que no está satisfecha con los resultados, con los de Andalucía, pero tampoco con los nacionales. "El tsunami es en toda España", ha insistido la líder socialista. "Estas han sido unas elecciones generales y ha habido una derrota del PSOE en toda España. No he sido la candidata, pero he trabajado como la que más".  

El PP ganó las elecciones en esta comunidad, gran feudo tradicional del PSOE, al obtener 23 escaños, 3 más que los socialistas. Los populares obtuvieron 1,4 millones de papeletas, casi 100.000 más que los socialistas, el primer triunfo de Juan Manuel Moreno y un giro que pone en aprietos a la líder socialista. El PSOE ha logrado 20 escaños, Podemos ha subido de 10 a 11 diputados y Ciudadanos ha sufrido una leve caída, al pasar de 8 a 7 diputados.

Más información