Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP resurge en sus feudos pese a la corrupción

Los populares se convierten en primera fuerza en Andalucía y ni los escándalos en la Comunidad Valenciana ni el caso Fernández Díaz les pasan factura

El PP recupera terreno en sus feudos y se convierte en la primera fuerza en uno ajeno: Andalucía, una comunidad en la que siempre ha gobernado el PSOE y donde los socialistas ganaron el 20-D. Ahora han vencido los populares, que ganan dos escaños. La corrupción no pasa factura al PP, que remonta en la Comunidad Valenciana y Madrid. Los populares diseñaron una campaña para arañar escaños en provincias pequeñas y llamando al voto útil frente a Ciudadanos. Ha funcionado.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. SANTI OTERO (EFE) / ATLAS

"Nunca habíamos diseñado la ruta de campaña tan minuciosamente como esta vez”, explicaba el secretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo. El partido seleccionó tres tipos de plazas estratégicas a las que enviar al candidato Mariano Rajoy: las circunscripciones donde bailaba un escaño (Zaragoza, Teruel, Lleida…), los lugares donde querían denunciar la política de pactos que les había desalojado del poder en 2015 (Santa Pola, Torrevieja…) y sus tradicionales feudos, donde sufrieron una sangría de votos el pasado diciembre (Comunidad Valenciana, Murcia…). Los resultados les dan la razón. Siguen lejos de los 10,86 millones de votos que obtuvieron en 2011 y parece que los porcentajes de entonces nunca volverán, pero la remontada por territorios les ha brindado 14 escaños más.

Andalucía. Es la comunidad que más escaños aporta al Congreso (61) y un símbolo para el PSOE. Por eso la victoria andaluza tiene doble valor para el PP. Rajoy se volcó en la comunidad. La visitó en precampaña y hasta cuatro veces en los 15 días previos a las elecciones. Finalmente, el PP ha obtenido el 33,56% de los votos, y 23 escaños, es decir, dos más que en diciembre. Son los de Almería, que Rajoy visitó durante la campaña, y Sevilla. En Granada, donde un escándalo de corrupción urbanística apartó el pasado abril a José Torres Hurtado, alcalde de la localidad durante 12 años, el PP mantiene tres diputados y sube el porcentaje de votos.

Comunidad Valenciana.Los valencianos castigaron al PP en las elecciones del pasado diciembre. El partido perdió nueve escaños y pasó del 53,32% de los votos en 2011 al 31,30% en 2015. Ahora, con un 35,5% de las papeletas, empiezan a recuperarse, aunque lentamente, del golpe, y ganan dos diputados en el epicentro de los escándalos de corrupción que afectan al partido. Rajoy viajó dos veces en campaña a la comunidad, aunque prescindió en los actos de presencias incómodas como la de Rita Barberá.

Madrid. El PP suma dos diputados más, hasta 15, en la Comunidad de Madrid. Ni las revelaciones del caso Púnica ni la dimisión de la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, les han pasado factura. Ciudadanos pierde un diputado y el PSOE gana uno. Tendrán escaño en el Congreso Marimar Blanco, hermana del concejal asesinado por ETA, y Francisco Martínez, secretario de Estado de seguridad.

Cataluña. Las elecciones del pasado diciembre relegaron al PP a la sexta fuerza política. Esta campaña el partido aspiraba a conseguir un escaño por Lleida, y se dirigió a los votantes de Ciudadanos y a los huérfanos de Unió. Finalmente, lograron ese escaño. No ha tenido coste para el PP el escándalo por las grabaciones de la conversación entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cabeza de lista por Barcelona, y el jefe de la oficina antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en la que el primero indaga sobre casos de corrupción que puedan hacer “daño político” a dirigentes de ERC y CDC. Rajoy declaró que estaba muy tranquilo y que el ministro no iba a dimitir. El PP aseguraba en privado que las grabaciones no le iban a hacer daño en las urnas y que, al contrario, hasta podría beneficiarles. El escrutinio les da la razón. En Barcelona suben casi tres puntos porcentuales respecto a diciembre.

Castilla- La Mancha. El PP sube dos escaños, hasta los 12, en la comunidad, con un 42,79% de los votos. Uno de ellos es el de Guadalajara, circunscripción que Rajoy visitó en campaña,y el otro, en Toledo. El candidato popular puso a la región de ejemplo de cómo los votos a Ciudadanos acababan beneficiando a Podemos y llamó al voto útil. El partido de Albert Rivera, que obtuvo tres diputados en diciembre, se queda ahora sin ninguno.

Galicia. En la comunidad, que celebra elecciones en otoño, suben dos diputados (A Coruña y Ourense).

Murcia. El territorio donde el PP acaparaba en 2011 más del 64% de los votos sigue dando mayorías al partido, pero con porcentajes mucho más discretos. El PP obtiene ahora el 46,75% de apoyos, seis puntos más que en diciembre, aunque el mismo número de escaños (cinco). Rajoy visitó la región en campaña y manifestó públicamente su apoyo al presidente, Pedro Antonio Sánchez, al que la Guardia Civil vincula con la trama Púnica.

Canarias. Rajoy visitó el archipiélago en campaña sin la compañía de su amigo José Manuel Soria, que, a dos meses de las elecciones, tuvo que renunciar a su cargo de ministro de Industria y Turismo por su vinculación con paraísos fiscales. El candidato popular también le defendió públicamente en las Las Palmas, donde Soria solía ser el cabeza de lista. El PP obtiene un escaño más (por Tenerife) que el pasado diciembre.

 

 

Más información