Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OCDE recomienda a España retrasar los itinerarios educativos

Los hijos con padres a los que no les gustan las matemáticas pueden atascarse en esta materia

Los estudiantes españoles empiezan a elegir asignaturas optativas dirigidas hacia Formaicón Profesional o el bachillerato con 14 años, a partir de 3º de la ESO. Es uno de los cambios que introdujo la Ley Orgánica para la Mejora Educativa (LOMCE) aprobada por el PP en 2013 y que acaba de cuestionar la OCDE. El  organismo internacional, en un informe sobre la enseñanza de las matemáticas, reclama España que postergue el año en el que por primera vez se les hace elegir itinerario.

Alumnos de un instituto de Barcelona durante un examen.

Es una de las conclusiones del informe Educación y Desigualdades: Hacer las Matemáticas Accesibles a Todos que ha elaborado por el organismo internacional que señala además que los estudiantes a cuyos padres no les gusta la materia “tienen un 43% más de probabilidades de sentirse impotentes” a la hora de resolver un problema o un cálculo que aquellos a cuyos progenitores sí les interesan.

El estudio analiza los resultados de los estudiantes de 15 años en la evaluación PISA de 2012 y destaca la importancia del razonamiento matemático "en todo", desde preparar la comida a explorar el espacio. Por ese motivo, pide que todos los estudiantes tengan la "oportunidad de desarrollar estas habilidades de pensamiento para su vida adulta". "La falta de acceso a contenidos matemáticos en clase puede dejar a los jóvenes en desventaja económica y social de por vida", subraya el documento.

Los alumnos españoles dedican una media de tres horas y 30 minutos a la semana a las clases de matemáticas. Es similar a la media de la OCDE (tres horas y 32 minutos) y les sitúa entre los estudiantes más familiarizados con los contenidos de esta materia, según el informe. Pero ese tiempo de contacto “no está asociado con una mejora en el rendimiento en matemáticas”, añade. De 2003 a 2012 los resultados en matemáticas de los alumnos se han mantenido estables en España (484 puntos en las últimas, ocho menos que la media de la OCDE y el puesto 33 de 65 países).

Innovación y tareas atractivas

Además de pedir que se retrasen los itinerarios educativos, la OCDE pide a España que asuma una estrategia política “centrada en dar a todos los estudiantes oportunidades similares para aprender” esta materia, lo que “podría, en última instancia, redundar en una mayor movilidad social”. Un cambio para el que recomienda aumentar recursos educativos para todos los estudiantes, el apoyo a los profesores en la resolución de problemas en las clases o “abordar la heterogeneidad en el aula” con apoyo individualizado a los alumnos con más dificultades y ofreciendo formación pedagógica a los profesores, además de introducir innovaciones y buscar “tareas atractivas” para enseñarla.

Más información