Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias no arriesgará y buscará un tono presidencial

El candidato de Podemos aguarda con interés su primer cara a cara con Rajoy, al que no subestima

El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, en un mitin el sábado en Barcelona.
El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, en un mitin el sábado en Barcelona. EFE

Pablo Iglesias llega al debate con el viento de cola, con una tendencia al alza de Unidos Podemos en las encuestas que le aconseja no arriesgar. Hay más que perder que que ganar, consideran en el entorno del candidato de Podemos, a diferencia de la campaña anterior, cuando el partido tuvo que consumar una “remontada” que logró en parte, según su análisis, gracias a su buena actuación en los debates. Este cara a cara "no es a vida o muerte" y si es determinante en los resultados de la coalición "será si hay errores", analizan en Podemos. Los fallos se temen toda vez que la campaña está discurriendo muy favorable a sus expectativas, según analizan. Hay que evitarlos.

Iglesias llega tranquilo — “los debates se nos dan muy bien”, dicen en su equipo— y ese tono sosegado, que le aleje de aparecer como “faltón” o “peleón”, será el que buscará en el debate. Se apoyará en “mucho dato”.

Iglesias persigue lograr también un “tono presidencial”, por dos motivos: porque por primera vez Podemos aparece como una opción real de Gobierno, y porque es la imagen que sabe que tiene que compensar. El candidato de Podemos aguarda con ganas su primer cara a cara con Mariano Rajoy, al que no subestima: será “prudente” con él porque, aunque la televisión no es una de sus fortalezas, sabe que es un buen parlamentario y “un glaciar”.

¿Cómo ve a sus otros dos adversarios, Pedro Sánchez y Albert Rivera? Iglesias se encuentra fuerte respecto al líder del PSOE y al de Ciudadanos, que cree que van a estar agobiados, tal y como se está desarrollando la campaña, que no les es favorable. El líder de Podemos rehuirá el cuerpo a cuerpo con el candidato socialista, en línea con la estrategia de campaña de Unidos Podemos: en la coalición quieren seguir atrayendo a los votantes socialistas descontentos y por eso la táctica es no responder a los ataques del PSOE.

El candidato de Podemos se ha reservado la tarde del sábado, el domingo y el lunes para preparar el debate con su equipo. En su casa de Vallecas (Madrid) visionará los últimos cara a cara televisivos de los cuatro partidos: el de las mujeres, el de portavoces parlamentarios y el económico de este domingo por la noche, con el objetivo de analizar los argumentarios que están utilizando el resto de partidos.

No se esperan sorpresas en la vestimenta de Pablo Iglesias, que siempre es informal, aunque tal vez utilice corbata, como ha vuelto a hacer con asiduidad las últimas semanas. Lo que no hará será llevar chaqueta: no se encuentra cómodo con ella, porque no la ha usado prácticamente nunca, y su equipo sabe que generaría demasiada atención.

Más información