Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cayo Lara se despide como líder de IU con recelo: “Me va a costar votar”

El coordinador saliente admite su malestar por que Pablo Iglesias sea el cabeza de lista de la coalición Unidos Podemos

Lara mira a su mujer en su despedida. Atlas

Alberto Garzón, economista de 30 años, asumirá este domingo las riendas de Izquierda Unida como quinto coordinador general y decidido a revolucionar una formación cuyo futuro está marcado por la reciente alianza con Podemos, que quiere hacer estable. El líder saliente, Cayo Lara, le cede el testigo a regañadientes, con discrepancias políticas por las que apoyó una candidatura alternativa a la suya y con recelos al pacto con Podemos, hasta el punto de que se despidió del cargo con una dura confesión: “Me va a costar votar en estas elecciones”.

Las últimas palabras de Cayo Lara, de 64 años, como líder de IU, expresaron un malestar guardado en silencio los últimos meses. El sindicalista, que tras casi ocho años al frente de IU se va unos meses al paro antes de jubilarse y escribir sus memorias, pronunció un discurso emotivo de agradecimiento a gran parte de la organización. Ante el medio millar de delegados llegados de todo el país a la XI Asamblea Federal del partido, Lara fue, sin embargo, especialmente frío con su sucesor, que será votado hoy nuevo coordinador general. Desde la tribuna —en la que lucía el nuevo logo de IU, encuadrado en un corazón multicolor fruto del acuerdo electoral con Podemos— Lara no dedicó a Garzón una sola palabra elogiosa.

“Alberto, tú has sido, eres y serás mi candidato a presidente del Gobierno”, dijo el coordinador saliente, pero con ello expresaba su queja porque, tras el acuerdo con Podemos, el candidato a La Moncloa por la coalición Unidos Podemos es Pablo Iglesias, como cabeza de lista. “Me va a costar votar en estas elecciones”, aseguró, y muchos se revolvieron en la silla del auditorio de la sede de UGT en Madrid al escucharlo. “Pero voy a votar, y votaré el día 26 como si fueras tú quien encabezara la lista por Madrid”, concluyó Lara, a pesar de que Garzón figura en el número cinco de la lista. Lara explicó después a los periodistas que había tratado de convencer a los indecisos que, como él, albergan recelos ante la figura de Pablo Iglesias. Pero en el partido se interpretaron sus palabras como un desahogo y, sobre todo, como un error.

El coordinador saliente marcó distancias con Podemos también respecto al acuerdo programático suscrito entre ambas organizaciones, que ha soslayado materias clave para IU. “El no a la OTAN y el sí a la República son inseparables de nuestro ADN”, subrayó Lara, que también recordó que había apoyado una candidatura alternativa a la de Garzón para el liderazgo de IU, aunque concluyó: “Todos somos compañeros”.

El nuevo líder, no obstante, goza de un respaldo mayoritario en la organización y en las bases, que avalaron con un 74,7% de los votos en primarias su lista para la dirección. Garzón toma las riendas del partido con un cambio de estatutos para que IU elija a todos sus candidatos por primarias abiertas a simpatizantes, generaliza las consultas a las bases para todo tipo de decisiones y establece la figura del revocatorio, esto es, la posibilidad de que se celebre un referéndum sobre la continuidad de los cargos internos si es pedido por los militantes. Medidas, todas ellas, que se asemejan a la organización interna de su nuevo socio electoral, el partido de Iglesias.

El nuevo coordinador abre al máximo las decisiones a las bases para evitar que las estructuras más conservadoras del partido puedan frenar sus proyectos de futuro, incluidos los de crear una nueva organización que supere a IU y que converja con otros partidos y organizaciones. Garzón, además, rejuvenece y feminiza la dirección ,que tendrá mayoría de mujeres. Ismael González, dirigente del Partido Comunista de Madrid e impulsor de la iniciativa Red de Solidaridad Popular, será su nuevo secretario de Organización, según confirmaron fuentes de la dirección a EL PAÍS. Tres mujeres jóvenes desempeñarán otros cargos de relevancia: Sira Rego, teniente de alcalde de Rivas Vaciamadrid (Madrid), asumirá la responsabilidad de “estrategias para el conflicto” (social), la eurodiputada Marina Albiol, el área de internacional y Clara Alonso, jefa de campaña de Garzón, revalidará el de comunicación.

La XI Asamblea de IU, a la que este sábado asistieron los líderes sindicales de UGT y CC OO, Josep María Álvarez e Ignacio Fernández Toxo, el poeta antifranquista Marcos Ana o la viuda de Marcelino Camacho, Josefina Samper, entre otros, culmina este domingo con la votación y discurso de Alberto Garzón. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, asistirá como invitado.

Más información