Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda ve margen para bajar el IRPF otra vez en 2017

Desde el ministerio consideran, en vísperas electoral, que se podrían aprobar nuevas bonificaciones para las cotizaciones de la Seguridad Social

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

El Gobierno en funciones del PP cree que hay margen para abordar una nueva rebaja del IRPF a partir del 1 de enero de 2017, según explican fuentes del Ministerio de Hacienda en vísperas de las próximas elecciones del 26-J.

El Ejecutivo popular considera que hay que profundizar en la bajada de impuestos porque impulsa el crecimiento económico, aseguran desde Hacienda. De esta forma, la próxima reducción del impuesto sobre la renta sería gradual a partir de 2017 y se haría en dos fases hasta 2018. Además, abundan en que habría margen para profundizar en las bonificaciones sobre las cotizaciones de la Seguridad Social. No habría que hacerlo todo de forma completa, matizan, sino acompasándolo a la marcha de la economía.

Con esa medida, el Gobierno haría caso omiso de la opinión de la Comisión Europea, que ha cuestionado la rebaja fiscal del año pasado, también aprobada en víspera electoral, y que perjudicó a la reducción del déficit público. Bruselas ha amonestado verbalmente a España por la desviación sobre los objetivos presupuestarios. Las Administraciones tenían que rebajar el déficit hasta el 4,2% en 2015, pero incurrieron en un desfase de más de 10.000 millones de euros y dejaron la brecha entre gastos e ingresos públicos en el 5,1% del PIB. El Ejecutivo comunitario considera que no es aconsejable otra rebaja de impuestos cuando aún existe un desfase presupuestario muy importante.

Bajada de cotizaciones

Desde Hacienda justifican que la rebaja fiscal es necesaria para impulsar el crecimiento económico que contribuye a la creación de empleo. Explican que la economía terminará creciendo este año por encima de lo programado en el plan de Estabilidad (2,7%) y esperan que ese margen adicional permita abordar la rebaja de impuestos. Además, el próximo año los precios volverán a crecer. Recuerdan que la inflación sirve de propulsor de la recaudación fiscal y permitiría reducir la brecha de la Seguridad Social.

La última reforma fiscal, que comprendía una rebaja del IRPF y del impuesto de sociedades entre 2015 y 2016, ha tenido un coste para las arcas públicas de algo más de 8.000 millones de euros. Con esta cantidad, el Gobierno habría podido contener el déficit público al límite fijado por Bruselas, pero España crecería menos y la creación de empleo sería menos vigorosa.

Respecto a introducir nuevas bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social, que registró un agujero de unos 13.000 millones en 2015, desde Hacienda explican que el crecimiento económico y la inflación permitirán esta ayuda a la contratación pese al problema de financiación estructural del organismo público.

Más información