Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias y Garzón quieren convertir su pacto en una alianza estable tras el 26-J

La coalición se presenta como una "plataforma patriótica" y se fija como objetivo ser alternativa al PP

“No hay vuelta atrás”. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró este jueves que la coalición con Izquierda Unida, pactada inicialmente como alianza instrumental para concurrir a las elecciones del 26 de junio, tendrá más recorrido tras esos comicios. Iglesias, al igual que Alberto Garzón, nuevo dirigente de la federación de izquierdas, considera que Unidos Podemos y las candidaturas territoriales en Cataluña, Galicia y en la Comunidad Valenciana deben formar “un espacio de futuro en España que representa la posibilidad de una alternativa al Partido Popular”. La formación emergente, que lideraría esa alianza, presentó su campaña por separado, pero compartirá lema y los actos centrales, entre ellos apertura y cierre, con IU.

Iglesias y Garzón.

En medio de una convocatoria de lanzamiento de la campaña electoral del 26-J, Iglesias quiso ir más allá al situarse ya en la próxima legislatura. “Estoy de acuerdo con Alberto”, dijo el candidato de Unidos Podemos al ser preguntado sobre el futuro de la coalición. “De alguna manera, se está configurando un espacio político que también adquiere sentido en la medida de que reconoce la diversidad de los actores que forman parte de ese espacio”, agregó. En esa alianza incluyó no solo a IU, sino también a Compromís, a los socios catalanes de En Comú Podem o los gallegos de En Marea. Estas afirmaciones reflejan, por un lado, que los estrategas de la coalición dan ya por hecho el sorpasso al PSOE y miran al futuro; y por otro, que en esta campaña tendrán que hacer equilibrios para respetar las identidades de cada fuerza y compaginar los mensajes de Podemos y de IU, diferentes e incluso contradictorios en el plano ideológico.

El logo que usará Izquierda Unida, con el fondo blanco.
El logo que usará Izquierda Unida, con el fondo blanco.

El exlíder de la federación de izquierdas Julio Anguita también abogó hoy por dar pasos adelante en la alianza. “Esta confluencia tiene que profundizarse y agrandarse más”, expresó, con una “confluencia social paralela”, y apeló a las mareas ciudadanas a sumarse al proyecto. Anguita confirmó que participará en la campaña de la coalición, y sostuvo: “El objetivo es formar un contrapoder y gobernar”.

Pese a la voluntad de Iglesias y Garzón, la decisión de convertir Unidos Podemos en una alianza estable bajo el liderazgo de la formación emergente está todavía en ciernes. Todos reconocen que habrá dificultades organizativas, el líder de Podemos también se enfrentará a las previsibles resistencias de los sectores próximos a Íñigo Errejón, que de momento han evitado manifestarse, y el nuevo dirigente de la federación de izquierdas tendrá que poner en marcha un proceso profundo de renovación interna en su partido. Garzón apelará a este proyecto este mismo fin de semana, en la asamblea de IU que le ratificará como coordinador federal. El futuro grupo parlamentario de la coalición será, en cualquier caso, el primer banco de pruebas de este matrimonio en el que, de entrada, las diferentes voces comparten el objetivo principal: ser la fuerza hegemónica de la izquierda, por encima de los socialistas.

Iglesias y Garzón quieren convertir su pacto en una alianza estable tras el 26-J

Patria, sonrisa y corazón

Para intentar lograrlo el 26-J, Unidos Podemos hará hincapié en unas imágenes concretas. La patria, el corazón y la sonrisa son los símbolos centrales. Podemos presentó en solitario la campaña electoral, a pesar de que compartirá la mayor parte de los mítines centrales con IU. Iglesias, acompañado de los dirigentes del partido Íñigo Errejón, Carolina Bescansa e Irene Montero dieron a conocer el lema conjunto de la coalición, La sonrisa de un país, y el logo, representado por el nombre de Unidos Podemos con un corazón multicolor. La candidatura se define, además, como una “plataforma patriótica”, explicó Errejón, director de la campaña. “Las sonrisas que miran al futuro están buscando representar un futuro mejor”, afirmó Iglesias. Estos símbolos buscan contrarrestar el efecto de las críticas de los adversarios y presentarse como alternativa al PP en la defensa del sentimiento patriótico.

Los líderes de Podemos e IU abrirán y cerrarán la campaña con actos conjuntos en Madrid. Además, ambos dirigentes compartirán escenario en otras tres ocasiones en Barcelona, Alicante y en Jerez. El mitin de cierre está previsto que sea el más potente, con la presencia de Iglesias y Garzón, pero también de otros referentes de Podemos y sus aliados. El candidato de IU compartirá cartel además con el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, en dos ocasiones, en Málaga y A Coruña. La imagen de coralidad se buscará también en Barcelona el día 11, uno de los actos que se espera que sea masivo y en el que también participará Ada Colau, y en Alicante, el 17, que contará con la presencia de Mònica Oltra. Mallorca será otro escenario plural, donde la coalición quiere hacer énfasis en la idea de la convergencia con sus distintos aliados territoriales.

Más información