Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PP mantiene su propuesta de bajar el IRPF pese al déficit

El PSOE propone mantener la tarifa para las rentas medidas y bajas e incrementar la de las rentas del capital y Ciudadanos revisará su propuesta de rebajarlo

Mariano Rajoy, este lunes, en Badajoz. FOTO: OTO (EFE) / VÍDEO: QUALITY

El incumplimiento del objetivo del déficit y la necesidad de recortar 8.000 millones de euros entre 2016 y 2017 no ha sido suficiente motivo para que el PP modifique sus promesas electorales de bajada de impuestos. El PP ha dispuesto en su página de precampaña electoral un conversor de indecisos para tratar de atraer el voto de quienes todavía no saben qué papeleta coger el próximo 26 de junio y, al pinchar en la opción "Nos subieron los impuestos", el PP explica que se vieron "obligados" a hacerlo por la herencia recibida del Gobierno del PSOE y porque el déficit público estaba tres puntos por encima del comprometido con Europa. 

Sin embargo, el partido promete rebajarlos —bajar el IRPF del 19 hasta el 17% y el tipo máximo del 45% al 43%— pese a que España cerró 2015 con un déficit del 5,1% del PIB, 10.000 millones de euros por encima del objetivo, y se expone a una sanción de hasta 2.100 millones sin mencionar de dónde obtendrá los 8.000 millones necesarios para cumplir con Bruselas.

Por su parte, el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, ha señalado que el PSOE se ha visto obligado a "actualizar" su programa electoral debido a la "amenaza de multa" realizada por la Unión Europea ante el "incumplimiento" del Gobierno de Rajoy de los objetivos de déficit.

El PSOE ha presentado este lunes un el documento de 18 folios que contiene los "Compromisos del PSOE para un SÍ al gobierno del cambio". Según este, el objetivo es promover la transición hacia un nuevo modelo económico manteniendo la tarifa del IRPF para las rentas medidas y bajas e incrementar la de las rentas del capital. La reforma fiscal de los socialistas también incluye una tributación mínima en el Impuesto de Sociedades, un mínimo común en los Impuestos de Sucesiones y Patrimonio, una reducción del IVA cultural y que alcance, al menos, el peso promedio que tiene la fiscalidad ambiental en los países de la OCDE.

"Una reforma fiscal que sancione ejemplar y eficazmente el fraude fiscal, excluya definitivamente las amnistías fiscales y persiga los paraísos fiscales. Se aprobará en el plazo máximo de seis meses", se compromete el documento.

Entre sus objetivos concretos, el PSOE también adelanta su voluntad de aprobar una "subida inmediata" del salario mínimo en un 4 por ciento para alcanzar el 60 por ciento del salario medio neto en dos legislaturas, "en línea con las recomendaciones de la Carta Social Europea".

Además, Ciudadanos ha anunciado que revisará su programa fiscal debido al desvío del déficit. Mientras que en la campaña del 20-D prometió reducir los tipos de tramos del IRPF, ahora considera que ha de revisarlos ya que su planteamiento inicial suponía que el Estado recaudase unos 2.100 millones de euros menos.

Podemos rechaza la propuesta del PP de rebajar el IVA y apuesta por aumentar el número de tramos del IRPF a partir de 60.000 euros, y elevar progresivamente el tipo marginal de cada tramo desde el 45 % actual hasta alcanzar un tipo marginal del 55 % para rentas superiores a 300.000 euros anuales.

El programa de IU detalla respecto del IRPF la recuperación de la subida que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy nada más llegar al Ejecutivo, en 2011, y que fue eliminada el año pasado.

El programa contempla “consolidar como definitivo el aumento del gravamen complementario en el IRPF. Este aumento de la cuota íntegra estatal que estableció, de forma temporal, el real decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre”, según señala la propuesta fiscal de IU. La reforma de Rajoy aprobada con aquel real decreto supuso una subida progresiva de entre 0,75% para las rentas más bajas y hasta siete puntos más para las más altas (a partir de 300.000 euros), lo que hacía que el impuesto fuera mucho más progresivo, además de colocarlo entre los más elevados de Europa. El Gobierno del PP eliminó este gravamen en la reforma fiscal que ha entrado en vigor en enero del presente año.

Con información de Natalia Junquera, Anabel Díez, Juan José Mateo, Francesco Manetto y Elsa García de Blas.

Más información