Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La carta a Bruselas desmonta las promesas económicas de Rajoy

Toda la oposición rechaza el compromiso asumido con Juncker por el presidente en funciones

La precampaña tomó el lunes derroteros inesperados al desvelar EL PAÍS el compromiso de Rajoy con la Comisión Europa de efectuar nuevos recortes si sigue al frente del Gobierno. La oposición y los sindicatos consideran este hecho de extrema gravedad y contrario a las promesas electorales de Rajoy. “El PP debe someter a votación sus propuestas de recorte e incluirlas en su programa”, exige el PSOE, cuyo líder acusó ayer a Rajoy de “mentir sin pudor”. “¿Por qué se compromete con Bruselas si no sabe si gobernará?”, reprocha Ciudadanos. “Ese es su programa electoral oculto”, denuncia  Unidos Podemos.

Rajoy y Juncker, en una imagen del pasado febrero.

El contenido de la carta que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, envió el pasado 5 de mayo al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, desvelado por EL PAÍS, ha revolucionado el panorama político. “Una vez que haya un nuevo Gobierno estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas” a partir de “la segunda mitad del año”, le escribe Rajoy. Con este compromiso, el presidente en funciones trata de evitar la multa que Bruselas impondrá a España por incumplir las metas fiscales. Esta misiva va a estar presente durante toda la campaña electoral.

Los socialistas exigirán todos los días que el PP “someta a votación los recortes que va a hacer para que los ciudadanos lo sepan”, explica a este periódico el responsable económico del Gobierno en la sombra de Pedro Sánchez. Es decir, el PSOE quiere que el PP incluya “los recortes en su programa electoral”. El socialista Pedro Sánchez sí hará públicas sus intenciones para el cumplimiento del déficit a través de tres líneas de actuación: la renegociación con Bruselas para que España pueda cumplir el déficit en dos años; una reforma fiscal que no afecte al IRPF, pero sí a impuestos de patrimonio, sociedades y medioambientales; y un drástico recorte en los gastos de las Administraciones públicas, sintetiza Jordi Sevilla.

Ayer en el Foro de la Nueva Economía, el líder socialista acusó a Rajoy “de mentir sin pudor” al haber negado que fuera a poner en marcha más recortes. Especialmente grave le parece a Sánchez que Rajoy anuncie que “va a bajar los impuestos por motivos electorales”.

Esa carta oficial al jefe del Gobierno europeo ha conmocionado también por la certeza que muestra Rajoy de que no saldrá del Palacio de la Moncloa. Esta reflexión fue especialmente enfatizada por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, antes de viajar a Venezuela. “Mariano Rajoy debía ser más prudente y no aventurarse a tomar decisiones cuando no se sabe quién gobernará después de las elecciones”. Al igual que el PSOE, el partido de Rivera está comprometido con el cumplimiento del déficit, “pero negociando una vía más laxa que permita recortar el agujero sin hacer más recortes”. Una política fiscal diferente, el ahorro en las administraciones públicas y una lucha sin cuartel contra el fraude fiscal son medidas de Ciudadanos para cumplir el déficit, y sobre las que hubo acuerdo con el PSOE en su intento común de formar Gobierno.

Podemos sospecha que Mariano Rajoy puede gozar de cierta magnanimidad de las autoridades europeas, o al menos del presidente de la comisión, al ser ambos de signo conservador. El responsable económico de la formación, Nacho Álvarez, no lo duda. “Las autoridades europeas flexibilizan la voluntad fiscal según sean los Gobiernos de un signo u otro”, lamenta Álvarez. “¿Por qué Rajoy no lo dice en público?”, reclama Álvarez. “Es irresponsable e incoherente decir en público lo contrario de lo que se dice en privado”, apunta a este periódico. “La carta confirma que las rebajas fiscales son los recortes del futuro”.

Renegociar el déficit

Podemos tiene un proyecto macroeconómico que se encuentra en las antípodas del PP y defiende un modelo de economía “expansiva”, que busca recaudar más a través de una reforma fiscal progresiva para aumentar el gasto público en la próxima legislatura.

Este partido tiene la aspiración de disputar a los socialistas la segunda posición en las elecciones del 26 de junio. ¿Qué haría Pablo Iglesias si se encontrara en el lugar del jefe del Ejecutivo en funciones? Según apunta Álvarez, “el próximo Gobierno lo primero que tendría que hacer es renegociar el déficit” con Bruselas. “Ya hemos visto”, prosigue, “cómo la sucesión del objetivo de reducción del déficit ha fracasado en los últimos siete años”.

La carta a Juncker ha suscitado, además, que los partidos de la oposición hablen de “programa oculto del PP”, como aireó ayer la diputada de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol. “Rajoy se ha comprometido con la UE a seguir aplicando medidas de ajuste, es decir, más recortes laborales en las pensiones y más privatizaciones de servicios públicos”.

Comparecencia en la Diputación Permanente

Los partidos y los sindicatos CC OO y UGT tratarán de que Rajoy dé explicaciones en la Diputación Permanente del Congreso. El primero en lanzar la idea ha sido el líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. “Esa carta puede afectar profundamente a los ciudadanos, por lo que el presidente del Gobierno en funciones debe acudir a la Diputación Permanente y aclarar su contenido”, pidió Toxo en el foro de la Nueva Economía, donde había acudido para escuchar las propuestas de Sánchez. UGT también considera que Rajoy “debe dar explicaciones públicas sobre el contenido de esta carta” e insta a todas las fuerzas a ser transparentes sobre estas cuestiones.

Más información