Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

54.000 personas mueren cada año en España sin recibir cuidados paliativos

Los especialistas afirman que hay 284 unidades más otras nueve pediátricas

Una mujer coge la mano de una anciana.
Unidad de Paliativos en Tres Cantos (Madrid)

MÁS INFORMACIÓN

Casi 54.000 personas mueren cada año en España sin recibir los cuidados adecuados en su fase terminal, ha denunciado la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) en el congreso internacional que se está celebrando en Sevilla al que EL PAÍS ha acudido como ponente. En su nuevo directorio presentado hoy, se afirma que los sistemas sanitarios solo cuentan con 284 "recursos asistenciales específicos de cuidados paliativos", de los que 94 "no cumplen todos los requisitos exigidos por la clasificación de Secpal" para ser considerada una unidad completa de paliativos. "Solo nueve son pediátricos y de estos solo tres se pueden considerar equipos", recoge el nuevo directorio de la sociedad.

Aparte de los datos, lo preocupante es que la situación no mejora, y ello pese a que hace ya 10 años que se aprobó la Estrategia Nacional de Cuidados Paliativos, como manifestó durante la inauguración del congreso Paloma Casado, subdirectora general de Calidad del Ministerio de Sanidad. En 2009 el entonces presidente de Secpal, Javier Rocafort, alertaba: "200.000 personas sufren cada año una enfermedad terminal en España. Y no todas reciben la misma atención. Solo hay 400 unidades especializadas en cuidados paliativos, y están muy mal repartidas". Ayer, en Sevilla la presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer, Isabel Oriol, que recibió un premio del congreso, repitió su denuncia: no hay igualdad en el acceso a estos recursos. 

Esas 200.000 personas son ya 300.000, según los cálculos que dio Álvaro Gándara, actual presidente de la sociedad. Pero Xavier Gómez-Batiste, otro especialista del área y director del Observatorio Qualy para la promoción de la atención paliativa, aumenta esa cifra hasta una horquilla que va del 1,2% al 1,5% de la población, lo que eleva el número de personas que necesitan estos cuidados hasta el medio millón. Ello se debe a que no solo los enfermos terminales requieren de estas unidades. Muchas personas con varias dolencias crónicas también se beneficiarían con estos servicios. De hecho, si actualmente se considera que una de cada tres personas que recibe paliativos tiene cáncer (estos servicios se diseñaron inicialmente para pacientes oncológicos), en el cálculo de Gómez-Batiste la proporción de personas con tumores es de uno a siete, lo que indica que son muchos más los que podrían beneficiarse de estas atenciones, si las conocieran y las tuvieran disponibles.

El repaso de los cuidados al final de la vida de la Secpal destaca más déficits. Por ejemplo, solo 14 unidades están completas (médico, enfermería, psicólogo y trabajador social), y hay 114 básicas (solo personal médico y de enfermería). En muchas, los trabajadores están a tiempo parcial (por ejemplo, uno de cada cuatro médicos).  En el entorno sociosanitario, como las residencias, donde el 30% de las personas pasan sus últimos meses de vida, menos de la mitad ofrecen este servicio.

Por autonomías, la distribución de recursos asistenciales registrados es la siguiente: Cataluña (60), Madrid (39), Andalucía (35), Valencia (34), País Vasco (20), Castilla y León (16), Galicia (10), Asturias y Castilla-La Mancha (9), Aragón, Extremadura e Islas Baleares (8), Canarias y Cantabria (5), Murcia y Navarra (3), La Rioja, Ceuta y Melilla (1).

Aparte de la cantidad de unidades, la formación de los trabajadores tampoco es la adecuada. La médico Mar Bescós, presente en el congreso, señala en Twitter: "De los 800 paliativistas que estamos en Sevilla, ninguno tiene la misma formación básica. No hay un mínimo de formación en cuidados paliativos. La atención depende de la autoformación de cada uno".

Más información