Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reencuentro amigable de los líderes políticos tras el fracaso de la investidura

Santamaría, Sánchez, Iglesias, Rivera y Garzón aparcan sus diferencias por unas horas

Pablo Iglesias se abraza a Alberto Garzón, en la entrega de los premios. C. Álvarez

En la entrega de los premios Ortega y Gasset, celebrada anoche en el Palacio de Cibeles de Madrid, se han cruzado muchos de los políticos que han protagonizado las tres rondas de contactos de la fallida investidura con Felipe VI. Con el 40 aniversario de EL PAÍS como escenario y con la nueva convocatoria de elecciones en el horizonte inmediato, se han reencontrado el líder socialista, Pedro Sánchez; el de Podemos, Pablo Iglesias; el de Ciudadanos, Albert Rivera, y el portavoz de Izquierda Unida, Alberto Garzón. En representación del Gobierno ha acudido Soraya Sáenz de Santamaría, además de otros ministros. Además estuvo presente en el acto el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos.

En plena precampaña electoral, con los partidos ultimando los preparativos para lanzarse a la carrera del 26-J, el mensaje político también se ha colado en le entrega de los premios. Podemos e IU han centrado gran parte de la atención después de que las bases de la segunda de estas fuerzas respaldaran este jueves presentarse a los comicios conjuntamente. "Estamos trabajando en ello [sobre llegar a un acuerdo] con IU. Hay que dejar trabajar tanto a Pablo Echenique como a Adolfo Barrena para que ese acuerdo sea posible", ha apuntado Pablo Iglesias.

Una unión sobre la que también se ha pronunciado, en la misma gala, Felipe González: "Yo no me preocuparía [de la alianza entre IU y Podemos]. Los dirigentes tienen el mismo origen y vuelven a la misma matriz". "Todo lo que nos parece nuevo ya se ha repetido. Es exactamente lo mismo que ocurrió a partir del 81-82, cuando el PCE se convierte en IU y empiezan con esta especie de alianza entre distintos grupos para aumentar el número de votantes", ha apostillado el expresidente del Gobierno, sobre un tema que también ha abordado Susana Díaz, actual jefa del Gobierno andaluz.

La líder del PSOE-A ha calificado la posibilidad de que la confluencia supere a los socialistas como una "broma". "Los que siempre han pretendido el sorpasso han llevado a una representación irrisoria a su fuerza política. Como Julio Anguita", ha remachado Díaz. Por su parte, el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, no quiso hablar de nada que no fuera EL PAÍS: "Esta noche solo tengo palabras de agradecimiento para EL PAÍS y para todos los periodistas".

Ante un panorama político incierto, Felipe VI también ha reservado un hueco en su intervención al "momento de alta intensidad política" en el que se halla España. En su primer discurso tras el fracaso de la XI legislatura por falta de acuerdo entre las diferentes formaciones, el monarca ha diluido este mensaje al extenderlo a “otros países de nuestro entorno y del resto del mundo”. Para tranquilidad de los representantes políticos que asistían al acto del 40 aniversario de EL PAÍS.

El encuentro de la clase política ha tenido un envoltorio amigable, aunque la campaña iba por dentro. No lejos, también estaba el ya expresidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, que ha preferido mirar hacia delante: "Uno nunca debe tener melancolía del pasado, sino determinación para afrontar el futuro".

Más información