Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacen los primeros linces en 30 años en los Montes de Toledo

Se han localizado dos camadas, cada una de cuatro crías, nacidas de dos hembras que se liberaron el año pasado

El lince ibérico se reproduce ya en los Montes de Toledo, gracias a la suelta de ejemplares criados en cautividad. Por primera vez en 30 años, agentes ambientales y técnicos del programa Life Iberlince han localizado dos camadas, cada una con cuatro crías. Las madres nacieron en cautividad y fueron liberadas en la zona el año pasado.

Una de las camadas de lince nacidas en los Montes de Toledo.

El 28 de abril pasado los científicos del programa Life Iberlince (proyecto para la recuperación de la distribución histórica del lince ibérico) y agentes ambientales de Castilla-La Mancha localizaron una camada de cuatro linces. “Fue algo increíble, porque los últimos datos de cría en esta zona son de principios de los 80 y los últimos avistamientos de algún ejemplar de finales de la misma década”, explica Ramón Pérez de Ayala, responsable de Life Iberlince de WWF. A este éxito se ha sumado el descubrimiento el lunes pasado de otro grupo de cuatro cachorros, tras llevar a cabo una revisión rutinaria de las imágenes de una cámara de fototrampeo.

La madre de las primeras crías halladas es Keres y procede del centro de cría de Zarza de Granadilla (Cáceres). La segunda camada localizada procede de Kuna, una hembra nacida en 2013 en el centro de cría de Silves (Portugal), que llegó a los Montes de Toledo tras ser liberada en diciembre de 2014. Ambas camadas tienen unos 45 días.

Pérez de Ayala sospecha que pueden existir más hembras con crías, pero “tenemos mucho cuidado para no molestarlas y que no sospechen que estamos cerca, por eso vamos localizando a los cachorros poco a poco”. La tasa de supervivencia de las crías de lince ibérico en la naturaleza está en torno al 70 %. Sin embargo, estos cachorros cuentan con mayores opciones de salir adelante al recibir más cuidados por parte de los técnicos del programa. Les facilitan conejos vivos como alimentación complementaria. “Lo normal es que tengan dos o tres crías como mucho y puede ser que con cuatro el alimento no les llegue”.

Los cachorros de lince dan sus primeros pasos. ampliar foto
Los cachorros de lince dan sus primeros pasos.

Los linces pasan en su crecimiento un momento muy delicado en torno a los dos meses de edad. Los cachorros se pelean y no calculan bien sus fuerzas, por lo que se pueden dañar e incluso morir. “Esto ocurre sobre todo con madres primerizas, porque cuando ya tienen experiencia saben cómo separarlos”, concreta el investigador de WWF. En Toledo se soltaron el año pasado 10 linces y este año otros 10, la última suelta ha tenido lugar hoy. Uno de ellos llegó hasta a Madrid, a Aranjuez, el 12 de febrero del año pasado y estuvo entrando y saliendo de la región hasta el 20 del mismo mes.

Más información