Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía práctica de la evaluación externa de sexto de primaria

La prueba para estudiantes de 11 y 12 años no cuenta en el expediente pero la nota del alumno le acompañará al instituto al que vaya. En ESO y Bachillerato, los exámenes son reválidas

Alumnos de primaria de un colegio público de Madrid.

Mayo, mes de exámenes. Cataluña inaugura este miércoles, a su manera, las pruebas de evaluación externa de sexto de primaria (11 y 12 años) que son obligatorias para los cerca de 460.000 alumnos que acaban la etapa este año. Hay comunidades autónomas (hasta ocho, de momento) que rechazan estas pruebas y las han llevado incluso a los tribunales. El Ministerio de Educación confía en que, al final, todas las regiones lo realicen. La ley obliga a que pasen este examen antes de que acabe el curso. Estas son las principales preguntas (y las respuestas) sobre una prueba escolar situada en el centro del debate político.

¿Cuántos exámenes externos hay?

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE, aprobada por el PP en 2013) establece cuatro pruebas externas. La primera de ellas, para los alumnos de tercero de primaria (para alumnos de 8 y 9 años), comenzó a aplicarse el curso pasado. Hay otras tres: la evaluación final de primaria (en sexto curso, con 11 y 12 años), la reválida de ESO (cuarto de secundaria, 15 y 16 años) y la de bachillerato (17 y 18 años).

¿Cuándo se hacen?

La evaluación externa de sexto de primaria (12 años) está prevista para este año, según la LOMCE. Se debe completar antes de que acabe el curso escolar, por lo que la mayoría de las comunidades autónomas que no la cuestionan (principalmente, las gobernadas por el PP) las han fijado hacia mediados de mayo. Las reválidas de secundaria y bachillerato están previstas a partir del curso que viene (2017) y las órdenes que las regulan, aún no publicadas, están pendientes del debate con las comunidades autónomas previsto para el próximo 13 de mayo.

¿Hay que aprobar la prueba externa de primaria para pasar de curso?

El examen de sexto es una prueba diagnóstica, es decir, no constará en el expediente del alumno aunque la normativa contempla que se haga un informe individual para cada estudiante con “carácter informativo y orientador” que se trasladará al centro al que se matricule para proseguir con sus estudios de secundaria. Las siguientes pruebas (ESO y bachillerato) son reválidas, es decir, el alumno deberá aprobarlas para obtener el título y poder seguir estudiando. Esto último no se aplicará en la primera convocatoria de 2017 al considerarlo como un año de rodaje.

¿De qué se examinan los alumnos?

El examen de sexto de primaria se centra en competencias lingüísticas, matemáticas, científicas y tecnológicas. Algunas regiones, como Madrid, examinará a sus alumnos también de inglés. Son las comunidades las que redactan las preguntas, de las que hay múltiples ejemplos en esta pestaña de la web oficial del ministerio. El real decreto que regula las pruebas especifica que las preguntas a los alumnos estén contextualizadas “en entornos próximos a la vida del alumnado, e incluirán situaciones personales y familiares, escolares, sociales y científicas y humanísticas”.

¿Cuánto duran las pruebas?

Serán hasta cuatro días de exámenes (el margen lo fijan las comunidades autónomas). En Ceuta y Melilla, territorio que gestiona directamente el ministerio, se harán en dos días. Los exámenes de ciencia y tecnología y el de matemáticas tendrán allí 60 minutos de duración cada uno. La pruebas de comprensión oral  serán de 50 minutos (castellano y primera lengua extranjera) y las de expresión escrita, 25 minutos.

¿Se harán públicos los resultados?

La posibilidad de que se establezcan clasificaciones de centros en función de las notas de sus alumnos, los conocidos rankings, ha sido una de las cuestiones más discutidas de estas evaluaciones y con las que el PP inicialmente estaba de acuerdo. Recientemente, el Ministerio de Educación ha rectificado e incluye en la normativa para Ceuta y Melilla que estas pruebas "tendrán difusión únicamente en su comunidad educativa y los resultados de las evaluaciones no podrán utilizarse en ningún caso para la clasificación de centros docentes". El ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, se ha comprometido personalmente a evitar los rankings aunque lo cierto es que no hay ningún apartado en la normativa que comprometa a las comunidades autónomas a no publicitar los resultados después de que la LOMCE eliminara un enunciado similar de la ley anterior, la Ley Orgánica de Educación (LOE) que elaboraron los socialistas.

¿Se preguntará algo más a los alumnos y a sus familias?

Además de las materias a evaluar, los estudiantes, sus familias y la dirección del centro tendrán que completar un cuestionario de contexto, publicado en el BOE el pasado 15 de abril, para determinar la situación socioeconómica de los alumnos del colegio. Entre otras cuestiones, pregunta a la familia por el trabajo de los padres, su nivel de estudios o su nacionalidad o cuánto tiempo dedican sus hijos a los deberes escolares.

¿Qué comunidades rechazan la prueba?

Hasta el momento, ocho comunidades han manifestado que no la harán. Unas, como Cataluña o Navarra, dicen que aplicarán su propio modelo de examen. País Vasco ha explicado que no evaluará este curso a sus alumnos porque aprobó los currículos de primaria a mitad de curso. También la rechazan Cantabria, Extremadura, Castilla- La Mancha, Canarias y Aragón.

 ¿Qué pasa si el examen no se hace?

Si el que no acude es el alumno, hay alternativas para que realice la prueba otro día. La orden que regula el examen en Castilla y León, por ejemplo, establece que el estudiante que no pueda examinarse “por ausencia o indisposición, con carácter excepcional, deberá efectuarla el primer día lectivo de su reincorporación al centro”.

En el caso de que sea una comunidad entera la que no acuda al examen, Educación no especifica qué medidas se pondrán en marcha. Es la Inspección Educativa la que debe decidir las sanciones, según un portavoz oficial. El curso pasado, hubo al menos dos comunidades autónomas - País Vasco, que realizó una prueba piloto con una treintena de centros, y Cataluña, donde hubo colegios que se declararon abstencionistas- en las que el examen de tercero de primaria no se hicieron como fijaba la LOMCE. No ha habido ninguna sanción, según señalan oficialmente desde el ministerio.