Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procesados por cohecho tres mandos militares y dos contratistas de Defensa

El juez militar desimputa a una decena de empresas por no hallar pruebas de que pagaran sobornos

Sede central del Ministerio de Defensa en Madrid.
Sede central del Ministerio de Defensa en Madrid.

El titular del Juzgado Togado Militar Central 2 ha dictado el procesamiento de tres mandos militares y dos directivos de empresas contratistas del Ministerio de Defensa por delitos contra la Hacienda Militar, negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y cohecho.

Los militares procesados son el teniente coronel de Intendencia C. P. R., exjefe del Área de Estrategias de Compras en el Programa de Modernización de la Contratación del Ministerio de Defensa; el teniente coronel de Intendencia E. R. R., destinado en la dirección de Asuntos Económicos del Ejército de Tierra; y el teniente S. G. M., del Gabinete de Comunicación de Defensa. Los empresarios son M. R. A., consejero delegado de Unión Castellana de Alimentación (Ucalsa); y L. B. M., director general de Proman Servicios Generales.

El juez asegura que los dos tenientes coroneles asesoraban —a cambio de una retribución fija, comisiones, dádivas, invitaciones o regalos— a empresas que pujaban por obtener contratos en materia de seguridad privada, alimentación, limpieza o pólizas de seguros en el ámbito de Defensa, ayudándoles a preparar ofertas y recursos, facilitándoseles información privilegiada —como la entrega anticipada del pliego de condiciones técnicas— y prometiéndoles agilizar los pagos, una vez adjudicado el contrato.

El auto relata que Ucalsa, adjudicataria de contratos con Defensa por varios millones desde 2002, transfirió 20.000 euros a la cuenta del teniente coronel E. R. R., quien los utilizó para pagar parte del precio de un Audi A5 Sportback. Aunque los afectados aseguran que se trató de un préstamo, no se formalizó documento alguno ni se declaró a Hacienda ni se le requirió nunca que lo devolviera. Un hijo de C. P. R. fue contratado por Ucalsa.

Además, el 13 de abril de 2015, una patrulla de la Policía Local de Madrid detuvo el Mercedes en el que circulaban los dos mandos militares con dos directivos de la compañía Proman, adjudicataria de contratos con Defensa por más de tres millones de euros solo en 2014. Durante el cacheo a los ocupantes del vehículo, los agentes hallaron dos sobres con 2.000 euros en efectivo cada uno en la chaqueta del teniente coronel E. R. R., quien supuestamente los recibió de manos del director general de Proman. Además, un hijo de E. R. R. fue contratado por la misma empresa.

En el domicilio de C. P. R., la policía halló un reloj valorado en 2.870 euros adquirido en una conocida joyería de Madrid por una firma asociada a Ucalsa.

Según el auto, “queda acreditada la entrega [a los dos mandos militares] de una importante cantidad de dinero” por parte de las dos empresas contratistas de Defensa, así como su labor de asesoramiento a otras compañías, aunque no se ha demostrado que estas llegaran a pagar.

La falta de pruebas ha llevado al juez a desimputar a una decena de firmas: además de Proman y Ucalsa (cuyos directivos siguen procesados a título personal), Seguridad Integral Canaria, Seguros Galilea, Ariete, Willis Ibérica, Beyond Soluciones y Servicios, Olmata, RMC JIT, Cleanet y RC Informática S. L. La investigación sobre Tecnove y Clece continúa abierta.

 

Más información