Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE y Podemos intentaron una vía paralela para salvar el pacto

Los contactos se interrumpieron al constatar que entre Errejón e Iglesias no había diferencias en las cuestiones de fondo

Pacto PSOE Podemos
Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez durante el último pleno del Congreso de esta legislatura. EFE

Pedro Sánchez exploró todas las posibilidades de acuerdo con Podemos sin romper con Ciudadanos, por lo que abrió una vía secreta de diálogo con el partido de Pablo Iglesias. Se buscó un camino paralelo de negociación, no del todo alternativo al oficial ya que en el primero estaban personas de la máxima confianza de Sánchez. Después de tres encuentros, parte del equipo negociador socialista creyó que el acuerdo era posible, llevado por el talante dialogante de Íñigo Errejón. Los contactos se interrumpieron al constatar que entre Errejón e Iglesias no había diferencias en las cuestiones de fondo.

Tras la vorágine negociadora del mes de febrero, que culminó con la firma del acuerdo “de legislatura” entre el PSOE y Ciudadanos y las sesiones fallidas de investidura de Pedro Sánchez, se hizo el silencio. Las conversaciones del equipo negociador del PSOE con Podemos se habían limitado a una reunión que terminó mal. “¿Y ahora qué?” Esa era la pregunta machacona que se escuchaba en el Congreso en vísperas de Semana Santa.

Aparentemente, se entraba en un proceso de reflexión y sosiego, pero no fue así. Sánchez e Iglesias abrieron una vía paralela de diálogo con personas de su máximo confianza que se mantuvo entre el 21 y el 30 de marzo, sobrevivió con debilidad hasta el 6 de abril y los hilos se rompieron definitivamente el 7 de abril. Una vez que Pablo Iglesias compareció en una conferencia de prensa para anunciar que el PSOE estaba “secuestrado” por Ciudadanos se cegaron todos los caminos.

De nada sirvió el diálogo discreto que inauguraron Juan Manuel Serrano e Irene Montero, jefes de gabinete Sánchez e Iglesias. Las delegaciones se ampliaron después con Antonio Hernando, Rodolfo Ares y Jordi Sevilla, los tres miembros del equipo negociador oficial del PSOE; e Íñigo Errejón, secretario político, e Ignacio Álvarez, responsable económico, del lado de Podemos.

Los testimonios recogidos por EL PAÍS entre dirigentes del PSOE y Podemos que conocen de primera mano el desarrollo de los contactos ponen de manifiesto que las posibilidades de acuerdo siempre fueron remotas. La economía y la participación de Podemos en el Gobierno fueron las principales razones del fracaso, no el referéndum sobre Cataluña. En estas apreciaciones coinciden las dos partes.

Con la apertura de la vía paralela de diálogo se trató de constatar por parte del PSOE si, en un ámbito más restringido y sin la presión mediática los dirigentes de Podemos, el partido de Iglesias tenía una actitud más abierta. Además, en el PSOE albergaban la expectativa de que Errejón representaría una vía más proclive al pacto que la defendida por el secretario general. No fue así. Ahora reconocen que no encontraron diferencias entre los dos en las cuestiones de fondo.

“El acuerdo está hecho”

Dentro del equipo negociador del PSOE ha habido miembros proclives a creer en la posibilidad del pacto y, otros, escépticos desde el primer momento. Pedro Sánchez estaba entre los primeros e incluso después de su última entrevista con el líder de Podemos pensó que el acuerdo sería un hecho, y así se lo dijo a los suyos. Fue una impresión errónea de la que se desdijo minutos después, al escuchar la conferencia de prensa de Iglesias.

Los negociadores socialistas admiten que, a menudo, se sintieron “desconcertados” tras sus citas con Podemos. El chasco solía producirse cuando Iglesias daba su versión pública y se constataba que no daba ni un paso atrás. Durante las reuniones no era tan claro, según el PSOE.

La dirección de Podemos tomó formalmente la decisión de romper la negociación con el PSOE entre la noche del 7 y la mañana del 8 de abril. Tras la reunión a tres de los equipos negociadores, en la que también participó Ciudadanos, Iglesias suspendió la comparecencia que había anunciado y la aplazó para el día siguiente. En esas horas, consultó a su ejecutiva y expuso sus conclusiones al grupo parlamentario. ¿Por qué no esperó la respuesta del PSOE al documento 20 “cesiones” que le había entregado? Desde la cúpula de Podemos se responde que en la reunión a tres comprobaron que no había margen para el entendimiento. Sánchez pone por testigo a Iglesias de que nunca traicionó a Ciudadanos.

La pregunta del por qué de la ruptura

Tras la reunión a tres entre los equipos negociadores, PSOE y Ciudadanos creyeron que había margen para el diálogo. Pero Podemos lo descartó sin que los partidos de Sánchez y Rivera tuvieran tiempo de estudiar el texto que les dio Iglesias. Afirman que el documento era lo de menos. Iglesias no lo entregó al principio de la reunión para su discusión, sino cuando se levantaban. En Podemos señalan que el desacuerdo fue siempre evidente y que el PSOE no soltaba la mano de Ciudadanos.

Más información