Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Pineda me dijo: ‘O me das los 300.000 euros o te hundo el negocio”

El presidente de CreditServices explica el suplicio que padece desde que se negó a pagar el supuesto "chantaje" al que le sometió Luis Pineda

Luis Pineda, tras ser detenido por la policía. El País Vídeo

El presidente de la asociación de consumidores Ausbanc, Luis Pineda, pidió 300.000 euros anuales (una parte del dinero tenía que ser “en B”) al primer ejecutivo de la firma CreditServices, Javier López, a cambio de "publicidad", de modificar “el rumbo” informativo sobre esta firma y proporcionarle apoyo “redaccional”; es decir, empezar a hablar bien sobre su negocio en las diferentes revistas económicas que posee. Los 300.000 euros eran en concepto de “publicidad, suscripciones y protocolo”. EL PAÍS ha tenido acceso a algunos pasajes de las grabaciones que hizo Javier López (ver vídeo que se adjunta en esta información) en dos de los tres encuentros que mantuvo entre 2005 y 2006 con Pineda con la intención de tratar de frenar la campaña de imagen negativa que había emprendido contra su compañía. "Me comentó que, o daba los 300.000 euros, o podía hundirme el negocio", asegura López.

El presidente de Ausbanc, que ha sido interrogado este lunes por el juez Santiago Pedraz por delitos de extorsión, fue detenido por la policía el pasado viernes junto al secretario general del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernald, y otras 13 personas vinculadas con ambas asociaciones en la llamada Operación Nelson. El juez ha ordenado este lunes su ingreso en prisión. A Pineda y Bernald, amigos desde hace años, se les atribuye haber creado una “organización criminal” dedicada supuestamente a extorsionar a entidades bancarias, instituciones y personas a cambio de no hablar mal de sus negocios o bien retirar de los juzgados querellas o demandas interpuestas contra ellas bajo la figura de la acusación particular. Ambos negaron todas las acusaciones.

La querella de Manos Limpias en el caso Nóos es, por ejemplo, la que propició que la infanta Cristina se haya sentado en el banquillo en Palma de Mallorca. Y su abogado, Miguel Roca, es una de las personas que ha denunciado ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía que Manos Limpias pidió una cantidad desorbitada de dinero, tres millones de euros, a cambio de retirar la acusación por delito fiscal contra Cristina de Borbón. Salvo Caja Madrid y el BBVA, muchas entidades bancarias han pagado dinero camuflado en conceptos de publicidad para evitar críticas en los medios de la Asociación de Usuarios de Banca, Ausbanc.

Javier López es una de las víctimas que han acudido a la UDEF para denunciar la extorsión sufrida. Ha vivido (y aún lo sufre) un auténtico suplicio con Pineda. Entre 2005 y 2006, su empresa, CreditServices, llegó a tener 7.000 empleados y casi 600 oficinas en España y otros países cuyo cometido era la reunificación de deudas y actuar de intermediaria de personas con dificultades económicas para acceder a créditos bancarios. Según explica López, Pineda le llamó en una ocasión para indicarle que tenían que hablar sobre una denuncia que había llegado a Ausbanc procedente de un consumidor. Y hubo una primera cita. En ella, Pineda le comentó que él podía “tener muy mala leche” y le recordó que, con sus denuncias, había logrado "meter en la cárcel a Mario Conde", por lo que le conminó a “enseñar la patita”, según explica López. Él cifró esa patita en 300.000 euros todos los años.  Y le comentó que si se avenía a sus peticiones, podría instar un cambio de actitud de su organización hacia CreditServices. En ese sentido le sugirió que podía lavar su imagen ese año entregándole junto “a Emilio Botín el premio al mejor financiero del año”.

600 euros diarios entre costas, intereses e indemnizaciones, "una cantidad inasumible"

Según López, parte de los 300.000 euros al año que le pidió Pineda era para hacerle "informes de gestión, apoyo periodístico y suscripciones de sus revistas en las oficinas". “(…) Ha habido un banco que me ha pedido un favor, se lo he hecho y me ha comprado 100.000 ejemplares más (…)”, señala Pineda en la grabación. Javier López asegura que posteriormente también le denunció ante la oficina que certifica la difusión de los medios, OJD: “Me habló de que le firmara como si vendiera en suscripciones en mi oficina 30.000 revistas, pero avisándome de que solo me daría 3.000. Y que el motivo era para darle esos datos a OJD”.

El ejecutivo de CreditServices añade a EL PAÍS: “También me comentó que, o daba los 300.000 euros, o podía hundirme el negocio. Muchas veces se tapaba la boca con las manos mientras hablaba, quizás temía ser grabado. Yo me fui de allí, de su oficina, alucinado. Comenté en medios bancarios lo sucedido y me dijeron que tuviera cuidado con él, pues hacia lo mismo con otras entidades”.

Campaña de desprestigio

Como no accedió a darle los 300.000 euros, inició en sus medios una "nueva y permanente" campaña de “desprestigio contra mí y la compañía”, añade Javier López. “Por ejemplo, puso una foto mía y una cuerda en la que señalaba que CreditServices y yo estábamos en la cuerda floja”, entre otras informaciones difamatorias. Y no solo eso: además, contrataba a personas para que repartieran la revista con informaciones negativas a las puertas de mis oficinas de Madrid, Sevilla y Barcelona”. Ausbanc, Justicia y Derecho, Mercado de Dinero (con ediciones en Londres y Miami), Dinero y Salud, Alcuza, Guía de la Vida Buena son algunas de las publicaciones del grupo.

Pineda comentó a López que podía “tener muy mala leche” y le recordó que, con sus denuncias, había logrado "meter en la cárcel a Mario Conde"

Agobiado, Javier López le puso una denuncia por intromisión al honor aunque  finalmente acabó telefoneándole para otra cita e intentar así que le "dejase en paz”, cuenta. En esta ocasión, se llevó una grabadora oculta en su chaqueta. La reunión fue en el hotel Fénix. “Y volvió a pedirme 150.000 euros”. Javier López regateó para reducir la cantidad. En la grabación, sin embargo, las palabras de Pineda no parecen las de un comercial amable que trata de disuadir al ejecutivo de una empresa para captar publicidad. Incluso le dicta los periodos en que debe ingresarle “50.000, 50.000 y otros 50.000” (más otros 150.000 como protocolo); y, cuando Javier López le indica que es una cantidad desproporcionada para él, le pregunta cuánto dinero le ha costado la campaña de CreditServices en televisión, e insiste en que no reduce su petición económica. Además, le sugiere que parte del dinero debe dárselo en B. “Hay un mínimo de lealtad, claro, (...) entiéndeme, dame un poquito de tiempo. El roce hace el cariño, joder, a mí me haces un gesto de lealtad como ha de ser, 50.000, 50 y 50. (...) coño (...) digo, oye: no me pidas tú ni (...) aparte, o sea, primero novios y luego nos casamos, yo te digo: ya, pero enséñame el anillo porque es que una vez estuvimos tonteando y salió muy mal. (...)".

Javier López indica que le respondió que él ´"no manejaba dinero en B” y entonces Pineda le pidió que lo extrajese de su sueldo. “Pero mi sueldo son 50.000 euros”, le indicó López. A instancias de Pineda, accedió a enviarle al día siguiente de esa entrevista, por escrito, una petición de publicidad en sus revistas por ese importe. Estaba casi decidido a hacer la primera entrega, pero se echó atrás: “Me indigné por semejante extorsión, le llamé y le dije, como excusa, que me diera un poco de tiempo más, que estaba pensándomelo”.

Según este ejecutivo, días después se produjo un tercer encuentro al que también se llevó la grabadora. En esta tercera reunión, en sus oficinas, Javier López le comentó que había estado hablando con otros directivos de su entidad y que acordaron no pagar. “¿No vas a pagar?”, le preguntó Pineda elevando la voz, siempre según Javier López. Y a renglón seguido, “sacó una grabadora, se la puso al lado de la boca y empezó a decir: ‘acaba de venir CreditServices a pedirme publicidad y hemos decidido no darle cobertura porque su entidad tiene cosas oscuras (…)”. La respuesta de Ausbanc a este tercer desencuentro fue arreciar las críticas en sus revistas hacia la firma.

Ante esto, el presidente de CreditServices no se estuvo quieto. En respuesta, acudió también a páginas de Internet donde denunció lo que le había sucedido y lo que definió como un chantaje. Pineda le interpuso una demanda contra el honor y, tras ganar CreditServices en el juzgado de primera instancia merced a un informe pericial sobre la grabación elaborado por Miguel Ángel Gallardo, recurrió Pineda y ganó el pleito en instancias superiores. "En la actualidad, tengo que pagar 600 euros diarios entre costas, intereses e indemnizaciones. Es una cantidad inasumible para mí. Mis abogados estudian ahora personarse en la causa del juez Pedraz con la finalidad de revisar esa sentencia", concluye Javier López.

Este periódico intentó ayer sin éxito recabar la versión de algún colaborador de Pineda, pero alguno de sus principales directivos habían sido detenidos o se encontraban prestando declaración en la Audiencia Nacional. No obstante, durante el pleito mantenido con López el presidente de Ausbanc negó que hubiera existido ningún chantaje y alegó que el directivo de CreditServices pretendía anunciarse en sus medios (los de Ausbanc), pero lo rechazaron alegando que su firma realizaba practicas irregulares.

investigacion@elpais.es

Más información