Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miquel Roca explicó a la policía el supuesto chantaje de Manos Limpias en el caso de la Infanta

El abogado mantiene que el sindicato le ofreció retirar la acusación a cambio de dinero

Virginia López-Negrete, la abogada de Manos Limpias. FOTO: CATI CLADERA (EFE) / VÍDEO: ATLAS

Miquel Roca, el abogado de la infanta Cristina, declaró ante la policía sobre el presunto chantaje al que Manos Limpias —cuyo líder ha sido detenido este viernes por una investigación por extorsión— había intentado someterle. El letrado detalló a los investigadores de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que mantuvo una reunión, en Madrid, con un directivo de una entidad bancaria que le trasladó la propuesta del sindicato ultra. El directivo es, según fuentes de la investigación, Gonzalo B., director de la asesoría jurídica del Banc Sabadell, que trasladó a Roca que, a cambio de una compensación económica, Manos Limpias estaría dispuesto a retirarse como acusación popular en la causa abierta por fraude fiscal contra Cristina de Borbón en el caso Nóos.

Tras escuchar las explicaciones del banquero, que se limitó a trasladar la propuesta de Manos Limpias, Roca decidió acudir a declarar a la policía y convenció también a Gonzalo B. para que lo hiciera. Ambos acudieron ante la UDEF junto a otro abogado de su despacho. Pau Molins, otro de los abogados de la Infanta, también ha confirmado que Manos Limpias le pidió una cantidad de dinero "absolutamente desorbitada" a cambio de retirar la acusación contra la hermana del Rey. En declaraciones al canal 3/24, Molins ha considerado que se trata de un "chantaje" inaceptable, que puso de inmediato en conocimiento del juez.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, ha sido detenidos este viernes por incurrir en supuestas extorsiones al cobrar dinero a cambio de retirar acciones judiciales contra personas físicas y jurídicas. En cualquier caso, la acusación contra la Infanta se mantendrá mientras Manos Limpias no se retire, según fuentes de la fiscalía y de la defensa de Cristina de Borbón.

La letrada de Manos Limpias

Virginia López-Negrete, la abogada de Manos Limpias, el sindicato que acusa en solitario a la Infanta en el juicio del caso Nóos, ha asegurado este viernes que, a no ser que su cliente renuncie, mantendrá la acusación popular contra la hermana del Rey. "Yo sigo aquí y la causa sigue aquí. Quedan dos meses y medio escasos de juicio y yo voy a seguir dando el do de pecho, como lo he venido haciendo hasta ahora", ha dicho la letrada.

"Yo no puedo responder por las actuaciones del señor Bernad", ha explicado López-Negrete, que ha insistido: "Yo el martes [cuando se reanudan las sesiones del juicio en Baleares] voy a estar aquí y, si se me permite, voy a terminar mi ejercicio profesional en esta causa porque creo que debo hacerlo. Si yo me marchara de este caso, probablemente, quedaría impune".

López-Negrete ha reiterado lo que ya había avanzado el jueves: que si Manos Limpias le hubiese dicho que retirara la acusación contra la hermana del Rey, en ese momento se hubiese planteado "el abandono como letrada" del caso Nóos. Manos Limpias, a quien López-Negrete representa en el este juicio, pide para Cristina de Borbón ocho años de prisión por su supuesta participación en dos delitos fiscales cometidos por su esposo Iñaki Urdangarin, en los ejercicios 2007 y 2008, a través de la empresa Aizoon, compartida por la pareja al 50%. La abogada ha recalcado que es una profesional externa y que solo responde por ella, ya que no conoce los movimientos de Manos Limpias. La letrada ha reconocido el deterioro de imagen del sindicato tras la operación policial y ha indicado que si Bernad no puede continuar hay otras personas en la organización.

López Negrete retiró en febrero la acusación contra Miguel Tejeiro, asesor financiero de Nóos, para quien solicitaba hasta ese momento 10 años de prisión por seis delitos de corrupción. La decisión, considerada extemporánea e inusual por el resto de las partes, obligó al tribunal a absolverlo. Días después, tras abandonar el banquillo de los acusados, Tejeiro compareció como testigo.

La letrada alegó entonces que la retirada de la acusación se produjo "dentro de la legalidad y por motivos exclusivamente procesales": evitar que Iñaki Urdangarin y Diego Torres responsabilizasen al asesor financiero de las irregularidades cometidas en el instituto y sus empresas satélite. "Se trata de una práctica habitual y legal", indicó la abogada, que se mostró "indignada" ante las insinuaciones de que hubo motivos espurios en su decisión procesal.

La defensa de la Infanta

La defensa de la Infanta ha comentado, además, que quieren que el juicio termine mediante sentencia. "Queremos que la situación procesal de la Infanta se resuelva en este proceso", ha asegurado este viernes el abogado Jaume Riutord. El equipo legal de la hermana del Rey, que dirige el bufete de Roca, quiere que se mantenga la acusación de Manos Limpias porque están convencidos de que lograrán una sentencia absolutoria.

Tras conocer la operación policial contra Manos Limpias, Riutord ha reclamado que "no haya ninguna maniobra procesal que afecte al proceso". "Queremos que sea en este procedimiento [el juicio del caso Nóos] donde se esclarezcan las cosas y que se termine mediante sentencia", ha explicado el abogado que se ha mostrado convencido de que el fallo será "absolutorio" para la hermana del Rey.

Pau Molins ha señalado que sospechaban de la actividad de Manos Limpias porque es extraño que tomaran decisiones como retirarse "en el minuto uno de un juicio contra un acusado al que le pedían 10 años sin dar explicaciones". Molins ha recordado que instó a los medios de comunicación a investigar "qué interés mueve a Manos Limpias y quién les financia", algo que cree que ha quedado aclarado.

El letrado ha dicho que la operación no afecta de manera automática al juicio por el caso Nóos porque ya está en marcha, pero ha indicado que sí tendría consecuencias si retiraran la acusación en un gesto "de decencia", ya que la Infanta quedaría absuelta.

Molins ha hecho estas afirmaciones después de que Bernad haya sido detenido en una operación contra el sindicato y Ausbanc por supuestamente formar parte de una trama que extorsionaba a entidades bancarias a cambio de no iniciar causas judiciales contra ellas. La Policía Nacional investiga al sindicato por ofrecer a dos entidades bancarias retirar la acusación contra la infanta Cristina en el caso Noós a cambio de cobrar tres millones de euros.

Más información